''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El "pensamiento único"

El antes y el después de la corrección política: el cine de "cuotas", en un ejemplo paradigmático, "Los siete magníficos", de Sturges y Fuqua, separados por 56 años.

Quien controla el poder de definir las palabras controla también las mentes. Por este motivo es un gran error subestimar la importancia de la "corrección política".
Alain de Benoist

27 de febrero de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

ALAIN DE BENOIST


Toda lengua es un código, y este código determina categorías de pensamiento. George Orwell lo demostró en 1984quien controla el poder de definir las palabras controla también las mentes. Por este motivo es un gran error subestimar la importancia de la "corrección política": no es ni un fenómeno marginal ni una moda destinada a desaparecer en un futuro próximo, sino que es un elemento fundamental de lo que se llama pensamiento único.


En sentido literal, la expresión no quiere decir estrictamente nada. Incluso en los Estados Unidos, la correctness designa en origen la exactitud y la precisión, y no la conformidad. Pero hoy ya no es así: "políticamente correcto" significa conforme a la ideología dominante. Es la definición concreta de la "neolengua" orwelliana.

Lo políticamente correcto, como muchas otras cosas, invadió Europa, procedente de Estados Unidos, a principios de los años 90. Esta nueva lengua militante se desarrolló al otro lado del Atlántico, diez años antes, en un contexto de hipocresía burguesa y puritana. Al principio, la intención era loable. Se trataba de eliminar del lenguaje corriente determinadas palabras peyorativas, a menudo muy coloquiales, o algunas expresiones ofensivas susceptibles de herir a esta o aquella categoría de individuos, pero también de legitimar las discriminaciones de las que podía ser objeto o favorece su "exclusión".
 
Sin embargo, muy rápidamente, lo políticamente correcto tomó un rumbo ridículo, abusando de los eufemismos y los circunloquios alambicados. Los obesos se convirtieron en "personas con sobrepeso"; los enanos, en "personas de pequeño tamaño"; los sordos, en "personas con problemas de audición". En Francia, los conserjes fueron reemplazados por los "guardas"; los barrenderos por "técnicos sanitarios de caminos públicos"; los minusválidos fueron rebautizados como "personas con minusvalía" y, después, "personas con discapacidad". Los campesinos se convirtieron en "agricultores" antes de transformarse en "productores agrícolas". Pero todo esto seguía siendo bastante inofensivo.

Pero cuando el objetivo principal pasó a ser la "rehabilitación" de categorías discriminadas por razones de pertenencia cultural o étnica, religiosa, sexual, etc., el lenguaje políticamente correcto se convirtió en el lenguaje de los ambientes progresistas y, más concretamente, de los ambientes "antirracistas" y feministas.
 
Empezaron a desaparecer palabras molestas. Así, se decretó que la palabra "raza" tenía que desaparecer porque "las razas no existen". La palabra "sexo" fue también objeto de sospecha y, en los documentos oficiales, fue reemplazada sistemáticamente por "género" (gender). Esto no impide que se hagan llamamientos a combatir el racismo (sin que existan las razas) y el sexismo (sin que existan los sexos).
 
En los Estados Unidos se habla de "nativos americanos" o "indígenas" y no de "indios", y de "afroamericanos" y no de "negros". Asimismo, para designar a un presidente (o presidenta), se ha suprimido la palabra "chairman" (en el que está incluida la palabra "hombre", "man") para adoptar la palabra sin género "chairperson". (¡Aún no se ha sustituido la palabra Manhattan por Personhattan !).

En Francia, donde la lengua francesa sólo tiene dos géneros, el masculino y el femenino, algunos han inventado nuevas grafías, más o menos ilegibles: les députées, les motivées, etc. Y a palabras sin femenino se les ha asignado uno arbitrariamente: la ministre, l’écrivaine, la cheffe d’orchestre – esperando, sin duda, la "dictateure" [en España pasa con invenciones tan disparatadas como "miembras" y, la última, de hace pocos días, "portavozas", ndt]. Y se empieza a hacer todo lo posible para que, en plural, el masculino deje de prevalecer: como todos saben, los hombres y las mujeres son hermosas. La expresión "ellos y ellas" florece en los discursos de los políticos, porque el timbre "ellos" es discriminatorio [en España esto se observa con los gentilicios: ya no basta decir "catalanes", "andaluces" o "extremeños"; hay que decir "catalanes y catalanas", "andaluces y andaluzas", "extremeños y extremeñas", etc., N. d. T.].
 
Mientras se desmerece la casi totalidad de las obras literarias del pasado, todas ellas con una impronta de sexismo o racismo, hay un esfuerzo masivo por escribir libros y hacer películas políticamente correctas. En las novelas, a los "hombres blancos de más de 50 años" se les atribuyen los peores papeles, mientras que las mujeres, las minorías, los homosexuales son promocionados a los papeles de héroes. Esto es un poco molesto en las novelas policiacas, porque basta saber que un sospechoso pertenece a una minoría para deducir que al final se le reconoce inocente, pero ¡todo sea por una buena causa!
 
En el cine, cuando los blancos se enfrentan a los negros, árabes o asiáticos, se invita al espectador a que comprenda claramente que el error siempre es de los primeros. Paralelamente, se multiplican las películas que enfrentan a humanos con extraterrestres, ¡porque son los únicos que pueden ser caracterizados como malos sin correr el riesgo de encontrarse ante un juez! En la literatura, ya no se pueden atribuir papeles de malos a las minorías. En las series policiacas, el papel de bueno es sistemáticamente atribuido a mujeres o a minorías, y los hombres son representados a menudo como bobos o cabrones y, desde luego, machistas. Crónica de una violación [Dupont Lajoie]película de Yves Boisset (1975), creó rápidamente escuela.
 
Ha sucedido lo mismo en la publicidad que, en materia de representación de la "diversidad", ha copiado a Coca–Cola, Benetton o MacDonald's. Cualquier mensaje publicitario que represente un grupo en el que no haya nadie perteneciente a las "minorías visibles" es tachado inmediatamente de "racismo".
En Hollywood se llega hasta el punto de hacer actuar a negros en películas sobre vikingos, la Europa de la Edad Media o la vida de los esquimales. En la película Thor, de Kenneth Branagh (2011), el papel de dios nórdico Heimdall lo hace Idris Elba, un actor británico negro, lo que es tan poco convincente como si el papel de Martin Luther King ¡lo hiciera Romy Schneider!

Otro ejemplo reciente: la nueva versión de la película Los siete magníficos (Antoine Fuqua, 2016) tiene como característica en comparación con la versión antigua de John Sturges (1960), a su vez inspirada en una película del japonés Akira Kurosawa [Los siete samurais], que los siete personajes principales, cowboys clásicos en la versión anterior, han cedido el sitio a un "casting de igualdad étnica irreprochable" (Le Parisien), formado por actores negros, asiáticos, latinos, indios y europeos.

El mundo periodístico se ha adaptado rápidamente a lo políticamente correcto. Los medios de comunicación tienen el papel de una caja de resonancia, tanto por los mantras que se repiten (el "vivir unidos"), como por determinadas expresiones codificadas que el gran público está acostumbrado a traducir: los "jóvenes", los "barrios", las "zonas sensibles", la "población itinerante", son modos de decir las cosas sin designarlas por su nombre. Los inmigrantes se han convertido, lo sabemos, en "migrantes". En los Estados Unidos, los "manuales de estilo" en uso en los medios importantes prohiben también la expresión "migrantes ilegales" porque este último término ("ilegales") es discriminatorio y "deshumanizador".
 
El mundo de los negocios y la industria no se ha quedado atrás. Mientras que las grandes empresas adoptan "códigos éticos" basados en lo políticamente correcto ("diálogo ciudadano", "en conformidad con los derechos humanos", etc.), la patronal hace un uso suculento de esta nueva langue de bois [literalmente 'lengua de madera', expresión francesa utilizada en el lenguaje político para el "hablar y no decir nada"], que permite presentar los despidos como "planes sociales" o "medidas de ajuste de los efectivos", el aumento de precios como "reajuste", la supresión de contratos de trabajo a tiempo indeterminado como una medida relacionada con la "flexibilidad", etc.
 
Pero como mejor ha revelado su verdadera naturaleza lo políticamente correcto es poniéndose al servicio de la ideología de género. Hace tiempo que las feministas denunciaban los "estereotipos", que ya no son considerados por lo que son, es decir, verdades estadísticas indebidamente generalizadas, sino como mentiras o fantasías. El encuentro entre lo políticamente correcto y la ideología de género ha desembocado en resultados asombrosos.

En el transcurso de pocos años, se ha transformado en políticamente incorrecto defender que la identidad sexual tiene relación con el sexo biológico, que existen temperamentos masculinos y femeninos diferentes o que hay trabajos más masculinos o más femeninos que otros. Hay que imponer la igualdad por doquier (salvo en el matrimonio, evidentemente). Mientras se espera que esta igualdad llegue a las comadronas y los basureros, se aplaude que los hombres lleven falda y las mujeres sean capataces. Se prohíbe a los padres que den regalos "de género" a sus hijos y se modifica la lista de nombres para que puedan utilizarse tanto para niños como para niñas. Se sugiere que en el colegio, cuando se representen los cuentos de Perrault, el papel de Caperucita Roja lo haga un niño y el de lobo una niña. "¡No soy una princesa!", pregona Vaiana, la heroína de la última película de los estudios Disney (cuyo director ha sido acusado de haber cedido a los "estereotipos" ¡por haber representado a un polinesio obeso!). Al plantear la igualdad como sinónimo de mismidad, lo ideal es lo neutro.
 
Partiendo del principio que el lenguaje determina las relaciones sociales, los defensores de la corrección política han comprendido con gran rapidez que sus consignas podían cambiar radicalmente los comportamientos.
 
Por consiguiente, para satisfacer las reglas de lo políticamente correcto se ha ordenado a las poblaciones mayoritarias que nieguen su identidad, juzgada intrínsecamente discriminatoria para las demás. Un único ejemplo: un municipio de Venecia que cada 4 de noviembre celebraba tradicionalmente una misa en sus colegios, a partir de 2016 ha tenido que renunciar a esta misa "para respetar a los alumnos de otras religiones". Por la misma razón, en los Estados Unidos ya no se celebran las "vacaciones de Navidad", sino las "vacaciones de invierno"; que ya no se dice "Feliz Navidad [Merry Christmas!]", sino "felices fiestas de invierno [Happy Holidays!]", etc. En Francia, el objetivo son las cruces y los belenes, considerados "ostentosos". Y en los Países Bajos se exige la prohibición del Zwarte Piet, el compañero tradicional de Papá Noel, porque las tradiciones populares le atribuyen un rostro sombrío…

Mientras el antirracismo toma la forma de un racismo en sentido contrario, las minorías ejercen una tiranía perenne sobre una mayoría a la que le exigen arrepentimiento y negación de sí mismas. Cuando en septiembre de 2015 Delphine Ernotte asumió su función de presidenta de France Télévisions, declaró: "Tenemos una televisión de hombres blancos de más de 50 años y ¡esto va a cambiar!". Lo había comprendido todo.
 
Poco a poco llegamos a lo grotesco. En Alemania y en los países escandinavos se llevan a cabo campañas masivas para exigir que se prohíba a los hombres orinar de pie. Muchos parkings públicos son ya "de género": es necesario ser una mujer para aparcar en determinadas plazas. En los Estados Unidos, los municipios que no han creado "baños unisex" (all gender restrooms) corren el riesgo de tener que pagar multas sustanciosas. En todas partes se milita por la prohibición de los pronombres "él" o "ella", sustituidos por un único pronombre "neutro" (en francés, "iel", y no "il" o "elle"). En los Estados Unidos se emplea el plural "they" con un singular para no utilizar el masculino "he" o el femenino "she". En Canadá, la comisión de los derechos humanos de Ontario ha ordenado que se reconozca la legitimidad de los pronombres "elegidos" como ¡ze, xer o hir! De nuevo, el ideal que se revela es el neutro.
 
Por supuesto, a todo esto se ha añadido una faceta punitiva. Muchas violaciones de lo políticamente correcto acaban en los tribunales, asediados regularmente por las ligas inquisitoriales y los lobbies especializados, contribuyendo así a la expansión sin fin de lo que Jean-Claude Michéa llama la "juridificación creciente de las relaciones sociales".
 
Si los países latinos aún resisten a todo esto, los países nórdicos, cercanos a la mentalidad anglosajona y marcados por el moralismo protestante, se han lanzado por completo a los brazos de lo políticamente correcto.
 
En el momento en que escribo estas líneas, "la igualdad favorecida por el hecho de quitar la nieve" (jämställd snöröjning) está planteando problemas en Suecia, donde el municipio de Estocolmo, al observar que las mujeres utilizan más las aceras que los hombres porque llevan cochecitos, decretó en 2015 que sería "sexista" no quitar la nieve de las aceras antes que en las calzadas. Resultado: cuando cae mucha nieve, la circulación es prácticamente imposible.
 
No, lo políticamente correcto no es algo anecdótico. No se trata sólo de cambiar las palabras: cuando se cambia la sociedad, se cambia también la vida.

Traducción de Helena Faccia Serrano.

© Religión en libertad


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 28 de febrero de 2018

Sigamos con ese juego.

En compensación podría representarse un Otelo pelirrojo y pecoso.
La Nora de Ibsen podría ser un marido que está hasta los cuernos de su señora y decide abandonar la casa conyugal dando un portazo.
Se podría hacer una versión de ´´Raíces´´ en la que los granjeros sudafricanos blancos las pasan canutas en aquel país bajo la tiranía del hombre negro, etc.
Vamos a llamar a los periodistas masculinos ´´periodistos´´, a los españoles masculinos ´´españolos´´. A los taxidemistas varones ´´taxidermistos´´. Qué más... ´´juezos´´, ´´alcados´´, ´´poetos´´, ´´taxistos´´, ´´presidentos´´. Urge una campaña por la paridad de varones y mujeres en el gremio de enfermería y de azafatas. ¡Qué demonios! ¿y qué hay los varones que quieren ser amos de casa, pasar la mopa y el ´´centella´´ y tocarse el ombligo y que su señora, currante en la constru traiga el pan a casa?

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La Unión europea está rompiéndose por la cuestión inmigratoria
No confundamos amor y matrimonio
La «ideología de género» contra el sexo
Objetivo: decrecimiento
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
3 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |