''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 22 de junio de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
El crepúsculo de los dioses

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
La hora de las mafias

JAVIER R. PORTELLA
Ya están aquí

ALAIN DE BENOIST
La «ideología de género» contra el sexo

JESÚS LAÍNZ
La revolución era esto

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La edad de la penumbra
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
Moderaditos


Prefiero al hombre que eleva la voz para decir sin ambages lo que piensa, aunque lo que piensa sea erróneo, que al hombre que oculta o disfraza lo que piensa.
Juan Manuel de Prada

14 de marzo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JUAN MANUEL DE PRADA

Prefiero al hombre que eleva la voz para decir sin ambages lo que piensa, aunque lo que piensa sea erróneo, que al hombre que oculta o disfraza lo que piensa. Porque el primero es plenamente humano, aunque insista en el error (o precisamente por ello mismo), mientras que el ‘moderadito’, bajo su pérfida apariencia de neutralidad amable, es un ser pérfido.

Y es que el rasgo más característico del ‘moderadito’ es su gustosa permanencia en el redil de las ideas recibidas, que repite como un lorito, a la espera de la ración de cañamones que premie su conformidad.

El ‘moderadito’ nunca tiene iniciativa, siempre adopta los usos del mundo, siempre asume las modas de la época, siempre corea o imita (con virtuosismo de ventrílocuo) las voces del momento. Todo lo que sea salirse de las pautas establecidas le parece exageración y desafuero; todo lo que sea expresarse con entusiasmo, con ardor, con crudeza, con vehemencia, le provoca disgusto, aversión, escándalo. El ‘moderadito’, aunque en su fuero interno no profesa sinceramente ningún principio, puede disimular de puertas afuera que los profesa; pero con la condición de que sean principios hueros, meras declaraciones retóricas, principios que no se apliquen o se puedan aplicar aguadamente.

Y, por supuesto, si alguien expresa esos mismos principios con un tono encendido y pretende aplicarlos sin reservas, se le antojará un energúmeno; y preferirá al que proclama los principios contrarios, siempre que lo haga con corrección, con morigeración, con fría y educada tibieza. Por supuesto, al ‘moderadito’ las afirmaciones o negaciones netas le provocan horror, porque lo obligan a tomar partido; prefiere las opiniones que picotean de todos los cestos, las expresiones brumosas, el sincretismo ambiguo, la borrosidad huera, la perogrullada, el mamoneo, el matiz. ¡Cómo le gustan al ‘moderadito’ los matices! Se moja las bragas matizando, el tío; y si, además de matizar, puede ‘consensuar’, entonces ya es que se corre de gusto. Nada gusta tanto al ‘moderadito’ como ceder una porción de lo que piensa (pues todo lo que piensa carece de valor) a cambio de tomar una porción de la opinión contraria; pues sabe que en este sopicaldo mental su babosería e inanidad pasan inadvertidas.

El ‘moderadito’ odia al hombre que se compromete y empeña su prestigio en defender una posición, porque sabe que su actitud gallarda deja en evidencia su cobardía. Si, además, el comprometido es hombre de verbo fácil y escritura lozana que se derrama con franqueza incontenible e incluso con cierta falta de pudor, el odio del ‘moderadito’ alcanzará cúspides diabólicas; y empeñará sus fuerzas en desprestigiar al hombre comprometido, acusándolo de charlatanería, de radicalismo, de intemperancia, de cualquier vicio real o inventado que lo haga aparecer ante los ojos del mundo como un orate. El ‘moderadito’ odia al hombre comprometido como el eunuco odia al hombre viril; y no vacilará en conseguir su condena al ostracismo (pero siempre de forma indolora, que para eso es ‘moderadito’).

El ‘moderadito’ considera que en toda opinión hay algo bueno y algo malo y que todo pensamiento que se expresa sin ambages es expresión de ciega soberbia. Naturalmente, todo esto son artimañas alevosas para convencernos de que su tibieza y cobardía son prudencia, tolerancia, sentido común. El ‘moderadito’ defiende los hábitos adquiridos, las inercias prejuiciosas, las convenciones establecidas y, en fin, todo lo que envuelve a las personas y a los pueblos en las telarañas de la pereza mental, de la repetición fofa, del estereotipo; en cambio, odia las tradiciones auténticas, que trata de convertir en costumbres maquinales y carentes de significado (y así, por ejemplo, el ‘moderadito’ puede llegar a participar en una procesión de Semana Santa y hasta del Corpus tan campante, con la misma aséptica complacencia con la que puede también participar en un desfile de carrozas del Orgullo Gay).

El ‘moderadito’ nunca se enfurece, nunca se exalta, siempre nada a favor de la corriente. Odia al pecador arrepentido, cuyos errores pretéritos gusta mucho de airear; porque para pecar y para arrepentirse hace falta dominar y ser dominado por las pasiones, y el ‘moderadito’, que es de sangre fría como las culebras, ha reprimido todas sus pasiones.

Al ‘moderadito’ le repugnan los hombres atormentados, porque con sus imperfecciones y recaídas muestran una aspiración doliente al ideal; y el ‘moderadito’ quiere que su ramplonería y neutralidad se conviertan en tabla rasa que nivele la grandeza y la miseria humanas. Porque el ‘moderadito’ es un hombre sin grandeza y sin miseria, es un hombre que no se indigna, que no se asombra, que no rabia, que no se humilla ni se arrepiente.

El ‘moderadito’ carece de orgullo para erguirse y de humildad para arrodillarse; porque, al fin, es un despojo humano, un hijo del demonio, un reptil al que conviene pisar cuando nos lo tropezamos en el camino, antes de que nos muerda con su veneno.

© XLSemanal


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 20 de marzo de 2018

Muerte neuronal

Muchos progres parece que hablan, incluso desde Concejalías, con el único objetivo latente de perder la virginidad con suerte.

# Publicado por: Peloncho (Valladolid)
martes, 20 de marzo de 2018

Aplausos, De Prada.

Pues eso dice De Prada: que hay gente capaz de ir a una romería o procesión que al desfile del Orgullo Gay, sean o no gays. Recuérdese como lo promocionaba Ruíz Gallardón, tan del Opus él.

# Publicado por: Pobre museo del Ejército.¿Qué te hicieron? (PAMPLONA)
miércoles, 14 de marzo de 2018

HOMO BLANDENGUE

El Fary que era un filósofo y se adelantó a su tiempo, un incomprendido entre sus coetáneos, ya habló del ´´Hombre Blandengue´´ cuando los marx-socialdemócratas del mundo hablaban del ´´Hombre Nuevo´´(un individuo superior y perfeccionado espiritual, moral, físico y estéticamente, decían). Hoy es un hecho el homo blandengue, un sabio este Fary.

# Publicado por: el Blues (Madriz)
miércoles, 14 de marzo de 2018

Que vuelva Quevedo

Que haya espíritus valientes que digan lo que sienten,


# Publicado por: La ovejita Lucera (Barcelona)
miércoles, 14 de marzo de 2018

de Prada

Justo hace una hora acabo de leer otro gran artículo de Prada: ´´Formas de egoísmo´´, sobre distributismo chestertoniano contra capitalismo.
´´Orgullo para erguirse y humildad para arrodillarse´´. Esto es muy bueno.
Sin embargo, con lo de las procesiones y las romerías combinadas con la cabalgata LGTBI está desacertado, al menos en lo que respecta a Andalucía, pero es comprensible porque él es de Zamora. El mariquita andaluz es muy devoto. Dice el compositor de sevillanas José Valladares que en los tiempos de Franco iba la Guardia Civil al Rocío, metía a todos los mariquitas en camionetas y se los llevaba de allí. Según Valladares el Rocío, se quedaba vacío. Ver ´´No desirle mariquita´´.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
«Mayo 68», la enfermedad infantil del capitalismo
Dominique Venner: ¡Presente!
Un juez valiente
La ocultación de la inmigración masiva en Alemania y la UE
Desmontando a Lauren
La Semana Santa: cuando lo sagrado se hace esperanza
Ha nevado toda la noche
Dominique Venner y la supervivencia de Europa
Reino Unido y Alemania censuran la obra de Egon Schiele
Lo que va de 1965 a 2017
La profesora de Osaka
Masturbarse es violar por telepatía
Tórtolos...
Las golfas-monjas
¿Violencia machista?
Acoso sensual
Una Europa en la que podemos creer
Las revoluciones las ganan hoy quienes se ponen a llorar
La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista
A favor del aborto entre inmigrantes
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Piketty y el capitalismo en el siglo XXI
José Vicente Pascual
1 JAVIER R. PORTELLA
Ya están aquí
2 BOETHIUS
Historiando la penumbra
3 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
La hora de las mafias
4 SERTORIO
El crepúsculo de los dioses
5 Los valientes de Barcelona



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |