''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Irlanda: una historia y dos lenguas


Irlanda: sometida durante siglos al yugo inglés (y éste sí lo fue de verdad…), ha tenido la inteligencia de mantener libremente, como idioma principal, la lengua universal que es el inglés, al tiempo que ha reconocido todos sus derechos al gaélico, pero sin imponerlo a nadie. Gran lección: no todos los pueblos son tan obcecados como algunos que por otros lares conocemos.
Beatriz Villacañas

15 de marzo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

BEATRIZ VILLACAÑAS


La historia de Irlanda, desde hace siglos, ha venido marcada por la lucha por su independencia frente a la colonización inglesa. En el siglo XII, los anglonormandos, afincados en Inglaterra desde el siglo XI, cruzaron el llamado Irish sea y aun no sin ciertas tensiones, se establecieron en Irlanda sin imponer la lengua inglesa, aprendiendo y hablando la lengua autóctona, el gaélico irlandés. De estos normandos se llegó a decir en la Isla Esmeralda que had become more Irish tan the Irish themselves (se habían hecho más irlandeses que los propios irlandeses).

La colonización de Irlanda en toda su dureza comenzó siglos después, cuando Enrique VIII, nada contento con el hecho de que aquellos anglonormandos establecidos en Irlanda hubieran roto ataduras con la corona de Inglaterra y siguieran siendo “más irlandeses que los propios irlandeses”, se autoproclamó rey de Irlanda y emprendió una serie de campañas militares en tierras irlandesas con el propósito de conquistarlas y dominar a sus gentes, surgiendo de esto, tiempo después, el asentamiento de colonos ingleses, ya por entonces protestantes, lo que contribuyó al recrudecimiento del conflicto, dado el catolicismo de los irlandeses. Desde entonces fueron continuas las luchas del pueblo irlandés contra el invasor para conseguir su independencia. Y las luchas continuaron hasta el siglo XX, en el que tienen lugar el Levantamiento de Pascua de 1916, la partición de la isla en dos países, el Ulster, británico, y Eire, los veintiséis condados del sur acogidos al llamado Irish Free State (Estado libre irlandés), la guerra civil y la proclamación de Eire como República independiente en 1948.

A lo largo de todos estos siglos el inglés fue ganando terreno hasta hacerse la lengua mayoritaria, de tal forma que, hoy día, el cien por cien de la población irlandesa habla inglés, mientras que sólo para un reducido grupo de la población, básicamente en las llamadas zonas gaelteach (zonas de habla gaélica, oeste de la isla), el irlandés sería la lengua en la que aprendieron a hablar, lo que no implica que no hablen inglés también.

Pasamos ahora a la política lingüística del país. A finales del siglo XIX tuvo lugar el llamado Celtic Revival o Renacimiento Céltico, prolongado durante las primeras décadas del siglo XX, cuyos miembros fueron importantes artistas, escritores y políticos como, entre otros, George William Russell, Lady Gregory, William Butler Yeats, John Millington Synge y Douglas Hyde. Apasionados por la cultura, la tradición y el rico curpus literario en gaélico de las milenarias sagas irlandesas, se propusieron, con fervor patriótico, reivindicar la cultura autóctona, en la que la lengua gaélica ocupaba un muy importante lugar. Tanto es así que el académico Douglas Hyde, asimismo lingüista y político, fundó The Gaelic League (La Liga Gaélica), de la que también fue presidente, para reivindicar y dar nuevo impulso a la cultura y a la lengua autóctonas. Su ejemplo fue seguido por autores como Lady Gregory, que, junto a él, llevó a cabo traducciones al inglés de las sagas irlandesas, dando a conocer a sus compatriotas la literatura en la lengua autóctona y a los personajes de estas sagas, como el héroe Cúchulainn entre muchos más. Otros miembros del Celtic Revival, aun sin hablar irlandés, tomaron estas sagas y a sus personajes como inspiración de gran parte de sus escritos en inglés: poderosos ejemplos se encuentran en la poesía de Yeats.

La lengua irlandesa lleva teniendo durante décadas presencia en el sistema educativo irlandés, pero nunca se ha intentado que el inglés sea sustituido por ella: las Gaelscoileanna (Escuelas primarias) y las Gaelcholáistí (Escuelas secundarias), centros de inmersión lingüística en irlandés, constituyen menos del diez por ciento de la totalidad de centros de enseñanza: en éstos, que son más del noventa por ciento, la lengua irlandesa se enseña como asignatura obligatoria, pero no es, por tanto, lengua vehicular. A las Gaelscoileanna y Gaelcholáistí asisten los hijos de padres que, por elección, prefieren que sus hijos reciban enseñanza en irlandés, aunque también merece ser mencionado el hecho de que allí también tienen la lengua inglesa como asignatura obligatoria y, en las segundas, además, se enseña la asignatura de literatura inglesa, que se imparte en inglés. Se exige, eso sí, el conocimiento del irlandés para obtener el certificado de estudios secundarios, cosa lógica puesto que se trata de una asignatura obligatoria, como lo son tantas otras, pero, igualmente, se exige a los alumnos de los centros en los que el irlandés es lengua vehicular que aprueben el examen de lengua y literatura inglesas, que es común para los estudiantes de todos los centros educativos del país.

Ciertamente, en Irlanda se da valor a la lengua irlandesa y se promueve su estudio, pero estudiar en irlandés es algo optativo, no es algo que se haya impuesto nunca. En la red de carreteras irlandesas, los nombres de las poblaciones aparecen en irlandés y en inglés, como habrán visto los numerosos visitantes del país. También hay algún canal de radio y televisión en la lengua originaria.

Es evidente que, en Irlanda, no ha habido ni hay una guerra de lenguas, pese a que las guerras, las de independencia, han marcado su historia. Gran contraste con la situación actual de Cataluña (y lo mismo se podría decir del País Vasco): a quien se empeñe a toda costa en encontrar un parecido entre el caso catalán y el irlandés no le ayudará la lupa ni tampoco el microscopio, por lo que tendrá que recurrir a la inventiva.

 


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 21 de marzo de 2018

Pobre lenguas

Hola Beatriz, pobre irlandés o gaelico que ha sido minorizado a lo largo de los siglos desplazado por el inglés. Ya se sabe, es lo que pasa con un processo de bilinguización, en que la lengua indígena va perdiendo terreno. Por cierto, todas las lenguas se imponen, el castellano se impone en Valladolid, el portugués en Oporto y el catalán en Girona. No es bonita la diversidad y como más lenguas mejor. Que aburrido seria un mundo en que sólo se hablasen tres lenguas. Beatriz, por qué no protegemos las lenguas minoritarias?

# Publicado por: Guillem (Barcelona)
viernes, 16 de marzo de 2018

Emma Murphy

Echen un ojo a la entrada ´´Emma Murphy, the Irish mudshark´´.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
viernes, 16 de marzo de 2018

A Robolmo (¿o Robalcornoque?), alias el Objetivizador

Como no tiene Robolmo
sentido de la ironía,
llega de la tontería
en ocasiones al colmo.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
jueves, 15 de marzo de 2018

REALIDADES.-

El artículo habla de realidades, de hechos fehacientes, Osvaldito. Tu das opiniones, puntos de vista subjetivos que no tienen en absoluto peso específico. Por lo tanto, deberías objetivizar tu texto y dejarte de paparruchadas que no van a ninguna parte.
No sé cuál será el derrotero de Cataluña, pero de momento es un trozo de España y debe atenerse a las normas estipuladas en la Constitución, pese a quien le pese. La lengua oficial en España es el español. Lo otro es un dialecto.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
jueves, 15 de marzo de 2018

Pero es que el catalán es muchísimo más importante que el gaélico

¡Este artículo es inmundo,
un insulto al catalàn,
lengua importante que están
nueve aprendiendo en el mundo!

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Beatriz Villacañas
Shakespeare, más allá de la tragedia
Contra miedo y marea. Pensamientos para hacer frente
La ruta del soneto
La denostada Edad Media
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |