''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Siria

Los terroristas apoyados por las bombas de Estados Unidos, Inglaterra y Francia, las quieren con burka.

Estados Unidos tendría que emplearse abiertamente, con un mínimo de setenta mil soldados pie en tierra, para derribar el régimen de al-Assad. Si se atreve, tendremos una III Guerra Mundial.
Sertorio

15 de abril de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


Ya está: el claudicante Trump ha vuelto a plegarse ante las exigencias del verdadero poder en Estados Unidos y a traicionar el prudente aislacionismo jeffersoniano de sus votantes. Los bombardeos de Siria, de los que a estas alturas no sabemos si van a continuar o pararán con el estúpido despliegue de estas últimas horas, son una agresión innecesaria con un fin no definido frente a una ofensa no comprobada. Salvo por el gasto en munición y el trabajo que proporciona al complejo militar-industrial yanqui, motivo que no es baladí en estas aventuras del gran gorila de la Casa Blanca, no vemos ningún propósito de interés nacional estadounidense en esta salvajada aérea. El infame Gobierno que atribula a España no ha tardado en unirse al coro de los lustrabotas al mentir por boca del cipayo Mariano y considerar esta barbaridad como una acción "legítima y proporcionada".

Si los bombardeos paran pronto, el daño hecho a las estructuras militares de Siria será grave, pero no impedirá la victoria del Gobierno legítimo de al-Assad sobre los mercenarios wahabíes teledirigidos por Washington y Riad. Si continúan los ataques –como sucedió en Libia–, pueden frustrar lo hecho por Damasco, Moscú y Teherán en los últimos años: consolidar un Estado viable y fuerte en Siria, una unidad política soberana y civilizada en medio del caos político desencadenado en Oriente Próximo por la administración Obama en 2011.

La justificación del ataque es la de siempre: una oenegé, casualmente radicada en Londres, fundada por un oficial de inteligencia británico y financiada al alimón por George Soros y USAID (o sea, la CIA), denuncia ataques químicos que nadie ha visto y que difícilmente pueden ser producto de unas tropas gubernamentales que ya han conquistado el terreno. Como en el caso de las armas de destrucción masiva de Iraq o las violaciones y torturas en el Kuwait ocupado por Saddam, el protocolo de actuación nunca cambia (ya nadie se acuerda de la niña kuwaití, la "testigo" que denunció en 1990 ante los parlamentarios yanquis la barbarie de las tropas iraquíes, a la que asistió mientras estudiaba en Londres, prodigioso caso de bilocación). Siempre que se trata del Deep State, la verdad es lo de menos. Unas lágrimas bien lloradas en la pantalla bastan. Eso sí, todavía esperamos ver las imágenes de los centenares de víctimas de los bombardeos humanitarios de los últimos veinticinco años: civiles de los refugios antiaéreos de Bagdad, afganos masacrados en bodas y fiestas, libios carbonizados por los demócratas en Sirte, Trípoli y Bengasi.

Salvo sembrar el caos, único propósito discernible en la política de Washington, no alcanzamos a entender esta infame acción del Pentágono. El régimen sirio es el único que garantiza a cristianos, drusos, alauíes, chiitas y sunníes la libertad de culto y la igualdad jurídica y política. Los mercenarios afganos, saudíes y "europeos" que combaten a sueldo de Riad pretenden imponer un régimen como el saudí o peor, con uno o varios emiratos yihadistas en Damasco, Homs y Alepo, por ejemplo. El triunfo de las bandas salafistas sobre el Gobierno de al-Assad daría lugar a una masacre de cristianos, alauíes y hasta sunnitas, pues el sufismo goza de gran popularidad en Siria y es anatema para el credo de los ulama hanbalitas de Riad. Pero, además, con esta acción, Trump alimenta el aventurerismo saudí, enredado en una guerra en el Yemen, donde sus tropas están haciendo el ridículo frente a la resistencia popular encabezada por los hutíes. Sólo su supremacía aérea le permite mantenerse en un país firmemente chiita, donde las tropas saudíes sufren reveses militares continuos que recuerdan mucho a los de los italianos de Mussolini en Grecia.   

Arabia Saudí cuenta con dos argumentos muy poderosos en su favor: dinero y petróleo. Pero no deja de ser otro débil emirato como Kuwait o Bahrein, sólo que con unas dimensiones físicas enormes. Las alianzas tribales que dieron estabilidad al reino de Ibn Saud han saltado por los aires con la política del actual rey y de su príncipe heredero. Las luchas por el poder en Riad están lejos de haber acabado. La costa de al-Hassa, el corazón petrolero de la monarquía, albergan una mayoría chiita que, como en el caso de Bahréin, tasca con impaciencia el freno de la represión saudí. Y eso por no hablar de los millones de inmigrantes que pueden servir de fermento para cualquier revolución. Quizá sea un síntoma de esa debilidad interna la agresividad de su política exterior, que contradice la tradicional cautela de otros reinados y pugna irresponsablemente con Teherán por ser el hegemón del Golfo. La República Islámica iraní es un Estado-nación sólido, con una tradición de milenios y una conciencia étnica y religiosa extremadamente firme, que fue capaz de superar y vencer un desafío de la gravedad de su guerra con Irak en los años ochenta. Arabia Saudí es una nación ficticia, un negocio de los especuladores petrolíferos, un despotismo familiar en plena hybris al que la Historia puede barrer con un soplido. Como Austria-Hungría con Alemania, las aventuras de un socio menor, de una monarquía decadente, pueden arrastrar a Estados Unidos y a Europa a la catástrofe.

No nos engañemos: las guerras no se ganan desde el aire. Y menos con una nación dispuesta a no dejarse masacrar por las hordas yihadistas. Estados Unidos tendría que emplearse abiertamente, con un mínimo de setenta mil soldados pie en tierra, para derribar el régimen de al-Assad. Si se atreve, tendremos una III Guerra Mundial.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 19 de abril de 2018

Jugar con fuego

¿ Es creíble que Usa haga algo que no esté relacionado con sus propios intereses ? Hay que ser ingenuo para creérselo. También para pensar que el mundo no estaría mejor sin sus injerencias, sin sus bombardeos, invasiones, intimidaciones, abrazando a los enemigos de ayer y golpeando a los que hasta hace poco eran sus amigos, y, por qué no,arrastrando su influencia en el mundo con sus modas, sus infumables series televisivas, la fábrica de ficción de Hollywood, la cultura consumista, su prepotencia, en fin, todo lo que se ha convertido en espejo o modelo a seguir para millones de personas que , de otra manera hubieran desarrollado sus propias culturas y hubieran progresado por sí mismas, sin tener como referencia una sociedad que tarde o temprano explotará por sus propias contradicciones. Pero no, seguirá manteniendo estados vasallos que la apoyen, seguirán destruyendo países sin saber sus ciudadanos dónde situarlos, e ignorando culturas seculares, desintegrandolas si conviene a sus cálculos, a menos que comprendan que juzgar con fuego y practicar el doble juego y la perfidia no conducirá a la Humanidad más que al desastre Y ya no es cuestión de ideologías de izquierda, derecha o centro. Se trata de reflexionar sobre su actuación en los últimos cien o ciento veinte años y juzgar por uno mismo

# Publicado por: Fernando (Madrid)
domingo, 15 de abril de 2018

Macron-May-Trump terroristas.

Artículo claro y sincero para destapar la verdad frente a los submarinos del Club Bildemberg. Enhorabuena.

# Publicado por: Paco (Paracuellos)
domingo, 15 de abril de 2018

Pues a mí me ha parecido un artículo muy moderado

Todo lo que no sea llamar al otanismo anglosionista por su nombre -Imperio del Caos o Imperio del Mal- me parece muy moderado.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
domingo, 15 de abril de 2018

El submarino amarillo

No he podido terminar de leer este artículo porque nada más comenzar ya se le ha visto el gran olor que desprende.
Se puede no estarar de acuerdo con el bombardeo efectuado, aunque cueste creer que tres naciones como EEUU Gran Bretaña y Francia estén equivocadas y no tengan una certeza razonable de lo acontecido. También se podría haber solucionado de otra manera. Tampoco se puede estar muy seguro de las intenciones del presidente de EEUU.
Lo que sí estoy seguro es que este artículo es mucho más toxico que lo que pretende revatir. Vomita acritud, parcialidad, insultos, descalificaciones, ofensas, se esconde tras las creencias religiosas que no profesa, y se convierte en angel del podemítico exterminador con anuncios de cataclismos. Por tanto se le puede aplicar el calificativo de amarillo, tendencios y falso por sí mismo.
No hay nada más peligroso que un periodista inteligente que manejando una noticia.
Recuerda cuando en febrero de 1898, William Randolph Hears propietario del New York Journal, le dijo a su corresponsal gráfico en La Habana, cuando este quería marchar de allí porque afirmaba que no iba a haber guerra: ´´Usted proporcione las imágenes que yo proporcionaré la guerra´´. Y lo consiguió.
Pero este periodista no es así de inteligente. Lástima que se le fuera la pluma, podía haber sido un buen artículo concienciador.


# Publicado por: MAN (Murcia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Social-apátridas
Willy Toledo
Anatomía del buenismo
Konstantin Leontiev, el Spengler ruso
Esclavitudes
La Gran Sustitución
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Intromisiones
Desestabilizando
Eurocidio:Guadalete, Kosovo, Mohacs..., Bruselas
In memoriam August Ames
La isla de los caníbales
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
3 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |