''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 21 de julio de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
Eterno Franco

JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería

JESÚS LAÍNZ
El opio del pueblo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
En torno a La Manada y a la histeria feminista que se ha desencadenado

Un juez valiente

Del voto particular del juez Ricardo Javier González.

Y luego está lo que muestra el vídeo. Y el juez aprecia manifiesto consentimiento por parte de la muchacha.
Cosme de las Heras

1 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

COSME DE LAS HERAS


El juez Ricardo Javier González, mostrándose –como debe ser– completamente sordo ante la opinión pública a la hora de hacer su trabajo, se ha manifestado favorable a la absolución de La manada debido a que apreció un claro consentimiento por parte de la víctima.

Casi nadie ha podido ver el famoso vídeo grabado por los acusados, pero todo el mundo ha tenido conocimiento de la cadena de acontecimientos que tuvieron lugar antes de lo sucedido en aquel portal de Pamplona.

La víctima se encontró con los acusados, luego fue con ellos a un hotel buscando una habitación “para follar”, según se declaró en la Sala. Al no haber habitaciones disponibles, se acudió a otro hotel con el mismo fin. Tampoco había habitaciones libres, con lo cual todos se fueron a un portal.

Los recepcionistas de los hoteles son testigos, además de las cámaras de seguridad.

Y luego está lo que muestra el vídeo. Y el juez aprecia manifiesto consentimiento por parte de la muchacha.

Es realmente notorio que la cursicracia se haya rajado las vestiduras ante una práctica sexual que no considera “normal”. Ergo, como no es “normal”, debió de ser una violación.

Es cierto que las parafilias llamadas gang bang o bukake son eso: parafilias, y no precisamente lo que se llama sexo vainilla: el marido con su señora, el sábado por la noche, en el tálamo conyugal, en la posición del misionero, con la luz apagada, el marido con el pijama a rayas y la señora con el camisón, y todo ello abierto a la reproducción.

Pero una parafilia no es un delito si es consentida por ambas partes (o por las treinta partes).

En Estados Unidos se han puesto de moda las acusaciones de violación del “día después” por parte de mujeres que se arrepienten de haberse ido a la cama borrachas con uno que conocieron en la discoteca.

También se ha puesto de moda lo de la “violación matrimonial”, es decir, cuando el buen esposo que quiere practicar relaciones vainilla con su señora insiste cuando ésta tiene jaqueca.

La cursícrata internacional Jessica Chastain, que parece una musa prerrafaelita, ha dicho en Twitter: “No es abuso, es violación”.

Y alguien ha proclamado en la televisión española: “Si una mujer dice que es violación, es violación”.

Profetizaba Esther Vilar en el año 1971, en su ensayo El varón domado: “El mundo se irá hundiendo progresivamente en esa cursilería, en esa barbarie, en ese cretinismo de la feminidad.”


Del interrogatorio del juez Ricardo Javier González a la presunta víctima

J:  Ante esa situación [de shock en que se encontraba], desde el punto de vista de los acusados, ¿qué manifestación hizo usted, de cara a ellos, para que supiesen que usted estaba en situación de shock y que estaban teniendo esa situación de relaciones sexuales sin consentimiento por su parte? ¿Cómo pudieron ellos...? ¿Hizo usted algo, manifestó algo, verbalizó algo?

V: No, no. Yo cerré los ojos... No hablaba, no estaba haciendo nada, estaba sometida y con los ojos cerrados. Sí, eso... Estaba con los ojos cerrados y sin hacer nada, ni decir nada, ni nada. Entonces, si...


J: Desde el punto de vista de los procesados, ¿hizo usted en algún momento, algún gesto, alguna manifestación, alguna actuación suya?

V: No hablé. No, no, no grité, no hice nada. Entonces, que yo cerrara los ojos y no hiciera nada, lo pueden interpretar como que estoy sometida o como que no.

J: En cualquier caso, daño, dolor durante ese episodio ha quedado claro que no sintió usted.

V: Es que no me acuerdo si en ese momento... Lo único que estaba con los ojos cerrados y pensando en que se acabara.

Imagen de una reciente manifestación de la guerra de sexos lanzada por las feministas (con la colaboración de algunos escasos feministos
que aparecen en la imagen).


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 02 de mayo de 2018

Fe de erratas al artículo del 2 de Mayo de 2018

´´Dolce Vita´´.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
martes, 01 de mayo de 2018

Los curas sodomitas

Ahora que se está destapando todo esto de las denuncias falsas, quizá haya que revisar las denuncias de violación hacia los curas, que estallaron hace diez años ¿Y si es todo (o casi todo) mentira? ¿Y si esos monaguillos supuestamente violados han sido pagados por oscuros intereses para levantar falso testimonio?
Una cosa es que haya curas sodomitas, que los hay, y otra cosa es que haya curas violadores de monaguillos. El cura sodomita bien puede serlo con adultos consintientes. También hay curas con barragana, de toda la vida. Pero esto tampoco es un delito bajo el Código Civil o el Penal, tan sólo una falta dentro del Derecho Canónico y hacia la que siempre, el Obispado, ha hecho la vista gorda. Ya que el cura con barragana es un mal menor y una manera de evitar el matrimonio luterano entre religioso y mujer pía.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
martes, 01 de mayo de 2018

A ver si hay otro que mete mano a los violadores argelinos

Aunque no es posible en un estado de deshecho

# Publicado por: J.M. (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Documento de consentimiento de relaciones sexuales
«Mayo 68», la enfermedad infantil del capitalismo
Dominique Venner: ¡Presente!
La ocultación de la inmigración masiva en Alemania y la UE
Desmontando a Lauren
La Semana Santa: cuando lo sagrado se hace esperanza
Moderaditos
Ha nevado toda la noche
Dominique Venner y la supervivencia de Europa
Reino Unido y Alemania censuran la obra de Egon Schiele
Lo que va de 1965 a 2017
La profesora de Osaka
Masturbarse es violar por telepatía
Tórtolos...
Las golfas-monjas
¿Violencia machista?
Acoso sensual
Una Europa en la que podemos creer
Las revoluciones las ganan hoy quienes se ponen a llorar
La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Eterno Franco
2 «No» no es «no»
3 Pensamiento extremo
4 CATHERINE VINCENT
Los robots van a modificar la psicología humana



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |