''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 20 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán

SERTORIO
Contra Popper (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Mayo del 68 y su legado

Cuando París fue una fiesta


Los niños bitongos de aquella erupción de acné y brote de escarlatina eran tan burgueses como sus papás.
Fernando Sánchez Dragó

7 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


Se veía venir. La batalla de Armagedón no se libró el 10 de mayo del 68, que es cuando la teología progre fecha la Noche de las Barricadas, sino mucho antes. Dani el Rojo, que luego diluiría su color en el aguachirle ecologista, había mojado tres meses atrás la oreja del rector de la Universidad de Nanterre acusándolo de no follar. Aquello encendió la mecha. Un revuelo de mozos avec culottes de Levi’s y de mariannes en minifalda se puso a practicar el swinging y el cruising por las calles de París. Desengáñense. Nosotros, los de entonces, lo que queríamos era ligar. Permitan que me incluya en ese plural democrático. Los franceses, tan leídos ellos, arman una marimorena cada poco. Todo, de hecho, estaba en los libros. Sartre, la Beauvoir, Fromm, Fanon, Reich y sus orgones, Guy Debord y el situacionismo, Lévi–Strauss y el estructuralismo, Althuser, Lacan, Adorno, Marcuse y su pepla del hombre unidimensional... ¡Menuda tropa!, exclamó Pasolini. Cuando París estornuda, el planeta se resfría. El mayo francés fue ventisquero, embalse y delta de una red hidrográfica global. Fidel ya había entrado en La Habana. Dien Bien Phu había caído. Argelia se había independizado. Bertolucci había rodado Prima della rivoluzione y Godard La Chinoise. Mao Tse Tung había soltado a sus guardias rojos sin cadena y sin bozal. Campillo había fundado el Partido Prochino en su covacha de la Sorbona. El Tío Ho Chi Minh y el Tío Sam braseaban los arrozales vietnamitas. Pronto novelaría Norman Mailer la marcha de los Ejércitos de la Noche sobre Washington y los tanques del Pacto de Varsovia cortarían las flores de la primavera de Praga. El becario Pol Pot tejía en el Boul’Mich la tela de tarántula de los jemeres rojos. Timothy Leary pastoreaba a Cary Grant por los vericuetos del LSD. Los cachorros de samuráis del Zengakuren esgrimían sus katanas en los campus de Japón. ETA empezaba a matar. Aranguren, García Calvo, Montero Díaz y Tierno Galván habían sido apartados de sus cátedras. Raimon estaba a punto de cantar el Diguem no en la Universidad de Madrid y Pete Seeger el We shall overcome en el Madison. En Tlatelcoco hervían ya los chinchulines de la matanza del 2 de octubre. Woodstock se avecinaba. ¿Todo al tiempo? No, pero así se ven hoy las cosas desde la torre vigía del cincuentenario de aquel mayo resultón. ¿Qué pintaba yo en él? Mucho antes, en febrero del 56, un grupo de jaraneros y alborotadores (así nos bautizó Franco) habíamos organizado en Madrid una algarada similar. Creíamos que el Caudillo caería antes de la Nochebuena. No lo hizo. Murió diecisiete años después. El 30 de junio del 68 ganó De Gaulle las elecciones por una mayoría arrolladora. La Francia del bon sens le dio doscientos noventa y tres diputados. Después de Robespierre siempre llega Napoleón y, con él, la desbandada. Muchos nos fuimos a Kathmandú, nos hicimos jipis y encerramos los sueños en las volutas del hachís. Aún éramos pobres y felices. Cierto es, como señala Albiac en Fin de Fiesta, que el comunismo à la manière de Lenin y de Stalin se fue al carajo. Los niños bitongos de aquella erupción de acné y brote de escarlatina eran tan burgueses como sus papás. Sólo querían liquidar el consumismo y hacer el amor en vez de la guerra. Pero igual de cierto es que de aquellos polvos, en el doble sentido de la palabra, vinieron los lodos del relativismo, el cinismo y el multiculturalismo, nacieron los antisistema y el consumo, lejos de desaparecer, se convirtió en única deidad. ¿Mea culpa? Sí, también, porque yo, como digo, arrimé el hombro, aunque lo hiciese con mando a distancia, y porque el mundo de hoy es peor de lo que era el 2 de mayo de 1968.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 10 de mayo de 2018

Dirigentes comunistas hijos de papa

Se repìte, se insiste poco en que los obreros franceses del 68 se negaron a ir con lo estudiantes pues vieron, casi a la primera, que aquello universitarios eran los hijos de sus patronos...Y ni picaron. Hoy los ´´dirigentes españoles´´ de la progresia ocultan muy bien la fortuna familiar...

# Publicado por: Puig (Valencia)
martes, 8 de mayo de 2018

Enlace

No salen los enlaces, Osvaldo. ¿Te has enterado de la historia del gigoló de Barcelona? ¿El ´´estafador del amor´´? Pues resulta que le han detenido varias veces por sacarle la pasta a sus clientes femeninas. Así que si un tipo se va de putas, él es el malo, y si una titi se va de gigolós, el malo es el gigoló.
Respecto a los del cine español: ´´Cada vez que oimos ´´cine español´´ nos llevamos la mano a la pistola y a la cartera´´.Eso es un lema.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
lunes, 7 de mayo de 2018

Pero pon el video, Derechón

https://www.youtube.com/watch?vM8xfzsjB2jI

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
lunes, 7 de mayo de 2018

El hombre blandengue

La verdad es que los estudiantes de Madrid 1968 se la jugaban, no como los de París 68. Lo curioso, es que tan sólo 16 años después de los eventos -en 1984- un hombre del pueblo como El Fary hacía en un programa de TV una de las descripciones sociológicas más certeras y visionarias que se han hecho jamás. Era algo que describía un fenómeno del momento, sin duda nacido en el espíritu del 68, y que no iba más que a crecer exponencialmente hasta llenar España de babas, de criadillas castradas, de varones exhudando estrógeno por las orejas, de ñoñez, y de autosatisfacción plena de ´´dignidad´´, ´´respetabilidad´´ y ´´encaje en el sistema´´: el hombre blandengue. La diferencia entre el hombre blandengue de 1984 y el de hoy en día, es que el de entonces era simplemente ñoño sin más pretensiones, e ´´integrado´´. Era un alienado pero al menos abrazaba su alienación. El de hoy va de ´´guay´´, de ´´cool´´, de ´´machote´´, y de ´´hípster´´. Y mientras compra tampones para su mujer en el supermercado bajo amenaza de divorcio, se cree un tipo muy duro. Como esos personajes del cine español, que son todos muy intensos, muy circunspectos, y que miran al horizonte en estado de trance e inspiración.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
´Magistra vitæ´
El suicidio de los medios
La edad de la penumbra
´Spasiba´, señor Putin
Mujer contra mujer
Ley Bozal
Un gallo para Asclepio
Rey@s Mag@s
Lo mejor ya ha pasado
Tuiteo y tuteo
Gramaticidios
De Expaña a España
Juan y Medio
¡A mí la Legión!
Tienen miedo
El hombre sin atributos
Dos millones menos uno
Y ya es una puta
La guerra de las Galias
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JORGE VERSTRYNGE
Verstrynge de nuevo y no por última vez
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 GUILLAUME POINGT
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |