''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Más vueltas con La Manada

El libertinaje, lo sagrado y lo hortera

Tiziano, "La bacanal de los andrios", Museo del Prado.

Reafirmémoslo con júbilo: en el campo del erotismo todo es legítimo, todo es posible y deseable. Con dos condiciones obvias.
Javier R. Portella

8 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Ese terreno de fuego, ese campo de lava, esas flores de carne que se abren en el esplendor de su lujuria, esas delicias que embriagan y arrebatan…, ¿cómo no serían cosa alta, grande, sagrada? Salvo si nos empeñamos en restringir lo sagrado a Dios y a los santos, ¿cómo no sería sagrado lo que los hombres y las mujeres (o los hombres y los hombres, o las mujeres y las mujeres) nos jugamos al ensamblar nuestras carnes y hurgar en nuestras almas? ¿Cómo no sería sagrado ese erotismo cuya lujuria nos arroja tan lejos, tan dichosa, tan inmensamente lejos de la realidad pastosa y gris de cada día? Nos arrebata, nos transporta… Pero ¿adónde? ¿Adónde, sino a ese espacio incandescente —sagrado— donde nada se da con razón y determinación, donde nada se encuentra ni descubre, salvo lo esencial, salvo aquel “no sé qué —decía el místico— que se halla por ventura”?

El erotismo, “ese inquebrantable núcleo nocturno”, decía André Breton. Atrae, seduce, deslumbra… Y espanta. ¿Cómo no temer tanta noche, tanto descontrol, tanto desasosiego? ¿Cómo no lo van a temer, quiero decir, la gran masa de hombres y mujeres, ellos que, contrariamente a los libertinos, tienen lo sosegado y plácido como el horizonte mismo del existir? Miedosos y pusilánimes, ¿cómo no van a huir de los grandes fastos de la carne uncida al alma? ¿Cómo podrían los virtuosos del comedimiento, los apóstoles del raciocinio abrazar la más alta de las contradicciones: ese grito de bestia exultante que sólo desde lo más refinado del espíritu se puede lanzar?


Dos formas históricas de huir

De dos formas opuestas han tratado los hombres (y mujeres) de huir de lo que tanto les espanta y subyuga. Según el modo tradicional y según el moderno. Veamos cada uno de ellos.

Lo propugnado por la Tradición (por aquella en todo caso cuyo reino habrá durado desde finales del siglo IV hasta mediados del XX) era el rechazo, la huida: categórica, sin paliativos —teórica o doctrinalmente al menos. Reprimir la concupiscencia, limitar la sexualidad a la reproducción, evitar así “los pecados de lujuria”, que decía san Juan Crisóstomo: tal era la orden. Tajante, categórica… aunque parcialmente incumplida siempre.

Incumplida no sólo porque la fuerza del deseo siempre burlará mal que bien las barreras destinadas a domeñarlo; incumplida en primer lugar por sus propios preceptores, cuya doble moral los llevaba a tener manga ancha tanto para ellos mismos como para sus ovejas, tolerando y eventualmente perdonando en el sacramento de la confesión los goces que les dio por tildar de pecaminosos.

Desde la prostitución al adulterio, eran múltiples las formas que en el mundo de la Tradición permitían transgredir la moral hipócrita y oficialmente proclamada. Salvo el mal menor en que consistía, nada hay que celebrar ni añorar de aquella transgresión que lo envolvía todo en el halo ponzoñoso de la culpa y el pecado, una transgresión que, además, era mucho más difícil (aunque no imposible) de practicar para la mitad femenina de la humanidad.

Sí, es cierto, la sexualidad implica transgresión, “necesita del tabú”, como dice Sertorio en el artículo publicado en estas mismas páginas y con el que estoy en parte dialogando. Pero esa transgresión no tiene absolutamente nada que ver con el bien y con el mal, con la culpa y la moral. Es de un orden totalmente distinto. Es la transgresión —el salto, sería más exacto decir— que, conjuntando un alucinado grito de bestia y unas elaboradas construcciones del alma (¡sí, hasta en las zafiedades de La Manada aletea algo de alma!), nos arrebata, nos lleva más allá, al otro lado, fuera del orden pulcro, atildado y racional de la vida.

Más allá… A esa noche de luz y sombras para huir de la cual el hombre moderno —infinitamente más cobarde y pusilánime que el de la Tradición— aplica, como en todo, su táctica habitual: la de no poner nada en cuestión, la de aceptarlo todo… para mejor corroerlo, para desactivar más sutilmente, como el que no quiere la cosa, aquello cuya fuerza explosiva que está en juego.

Rodeado el hombre moderno de los mayores bienes; o más exactamente, rodeado de lo que podría ser la plasmación de tales bienes (desde los conocimientos científico-técnicos hasta las libertades cívicas pasando por la igualdad de condición), se dedica nuestro hombre a malbaratar dichos bienes transformándolos en pura y simple perdición.

Pero como no es posible entrar más detenidamente en ello,[1] nos limitaremos a ese otro bien que, por darle un nombre, lo llamaremos desculpabilización de la aventura erótica. Ya no hay pecado. Ya se han derrumbado los viles artificios que envolvían de culpa los arrebatos del alma envuelta en carne. Ya todo es legítimo, hasta los excesos más desenfrenados. Ya todo se puede, y al poderse todo —se dice como si hubiera relación de causa a efecto— todo se vuelve anodino y gris, frívolo y banal, sin chispa, fuego, ni pasión.

Por supuesto que todo se vuelve mortecino y gris. Como en la vida toda de nuestro tiempo. Como en el conjunto de ámbitos de nuestra vida, se debe sin embargo añadir. No, la desculpabilización del erotismo (o con otras palabras, la pérdida de los mecanismos de canalización o codificación erótica) no es en absoluto lo que origina su banalización. Su causa hay que buscarla en la banalización general del mundo, en su achatamiento empequeñecido, en su pérdida de sentido y de sustancia. El hombre (o la mujer) que sólo ve una entretenida diversión en lo que deberían ser estremecidas, lujuriosas —sagradas— aventuras amorosas, es, junto con mil otras degeneraciones, el mismo hombre o mujer que, vestido de turista, dedica su ocio a invadir en manada los altos lugares del arte, la historia y la civilización que nada en verdad le dicen, que nada en realidad le estremecen.

Reafirmémoslo con júbilo: en el campo del erotismo todo es legítimo, todo es posible y deseable. Con dos condiciones obvias: que todo sea plenamente consentido por los amantes y que todo —pero esto nunca se agrega— consista en una afirmación pletórica, alta y grande de la vida. Dejémonos de nostalgias reaccionarias: no añoremos para nada las viejas cortapisas. Volver a canalizar, postergar o culpabilizar determinadas prácticas eróticas, aparte de imposible y pernicioso, tampoco haría desaparecer la banalización con la que el hombre moderno intenta defenderse de sus angustias y debilidades.

Olvidando un instante nuestra banalización de la vida, celebremos (hay tan pocas cosas que celebrar…) ese gran principio de nuestro tiempo: toda práctica erótica consentida, hasta la más desaforada, es legítima. Incluso lo es, por poner un caso extremo, el de una chica de dieciocho años —volvemos a La Manada— que de forma manifiestamente consentida hasta llegar al famoso portal, y posiblemente en éste también, se entrega a una orgía con cinco hombres (de forma irresponsable, es cierto: sin darse cuenta de que, en caso de cambiar de opinión, tendría harto complicado abandonar la partida). El consentimiento parece en todo caso haber existido. Lo parece…, lo cual es tanto como decir que caben ciertas dudas. Un magistrado opina que sí hubo consentimiento, otros dos que no. Las turbas vindicativas —su facción histéricamente feminista, quiero decir— tienen muy claro que, aunque hubiera habido consentimiento, es como si no lo hubiese habido. Lo que en todo caso está claro es que no se dio para nada la otra condición. La que nadie reivindica: la de que se haga lo que se haga, se realice siempre mediante la afirmación pletórica, grande y alta de la vida, algo que no podía darse ni por asomo en las sórdidas condiciones en las que se desarrolló aquel encuentro en las calles de Pamplona.

Si cualquier desenfreno erótico entre personas consintientes es legítimo, lo que no lo es en absoluto es la zafiedad, la vulgaridad y la banalidad —todo ese comportamiento de “piara”, en efecto, como dice Sertorio— con la que todo estuvo envuelto aquella noche de los Sanfermines, como lo está siempre que el hombre-masa, el hombre gregario, se lanza, bebido y acaso drogado, a festejar lo que sea a la calle.

Pónganse, por supuesto, las adecuadas cortapisas ante tales comportamientos. Codifíquense, reprímanse. Pero no por su libertinaje, sino por su zafiedad hortera y vulgar. La misma que destila cualquier botellón, la misma que rezuma cualquier manada turística.



[1] Para quien le interese, la cuestión se halla ampliamente abordada en mi libro Los esclavos felices de la libertad, Madrid, 2011.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 10 de mayo de 2018

Miren las manifestaciones.

Miren lo que sacan las teles. Quíten el volumen. Versión carpetobetónica de El silencio de los Corderos, de Acusados... En seguida se deduce quienes son l@s buen@s quines son l@s mal@s

# Publicado por: Puig (Valencia)
jueves, 10 de mayo de 2018

Fe de erratas

Evidentemente, en mi anterior comentario quería decir que hay que felicitarse por la desaparición de los cientos de toneladas de bochorno, fobias, convencionalismos y tabúes que han marchitado durante siglos en Occidente una actividad humana tan peligrosamente exultante y bella como el sexo. Mas no nos engañemos. En el reino del erotismo, todo es posible, pero no todo es gratificante ni conveniente. ¿Dónde han quedado el amor y la pasión indisolublemente matrimoniados con la carnalidad en nuestro siglo? ¿Hacia dónde va una sociedad podrida, banal, veleidosa y mecánica? ¿Dónde está realmente el límite entre la pura zafiedad y la zafiedad interesadamente exornada con una buena retórica y una sacralidad vaga e imaginaria?

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
miércoles, 9 de mayo de 2018

Feminazi buena / Feminazi tóxica

Donde esté una rubia con el uniforme de las SS y ligueros que se quiten estas mosquitas muertas que matrimonian con notarios del Opus, para a continuación, después de parir 8 criaturas, quejarse del ´´patriarcado´´y clamar que quieren ´´ser libres´´.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
martes, 8 de mayo de 2018

Ni Banalización ni Animalización

En general, es justo felicitarse por los cientos de toneladas de bochorno, fobias, convencionalismos y tabúes que históricamente han impurificado la sexualidad en Occidente, limitándola a la simple reproducción animal. También lamentar su presente trivialización y relativización. Y finalmente desear regenerarla a través de su sacralización, con total de que sea bajo el encantamiento del romanticismo y el amor. En el erotismo, sí, todo es legítimo, pero no todo es deseable ni gratificante.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
La gran sustitución
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |