''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 26 de mayo de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
El cole de las señoras Iglesias

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Tenga usted nietos, pero no hijos

AUDREY D AGUANNO
Un seísmo sacude a Europa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Orwell y el socialismo democrático


Nunca el Gran Hermano fue tan querido por sus esclavos como en la plenitud histórica del "socialismo democrático".
José Vicente Pascual

9 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JOSÉ VICENTE PASCUAL


El próximo 25 de junio se cumplirán 110 años desde el nacimiento de George Orwell, efeméride que bastantes medios de comunicación están aprovechando para reverdecer la figura del escritor que acudió como combatiente a la guerra civil española, se alistó en las Brigadas Internacionales, militó en el Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), y tras aquella experiencia escribió sus célebres Homenaje a Cataluña y Recuerdos de la guerra civil española. Todo lo cual queda fino y muy en onda democrática, como debe ser.

Pero en fin, si hablamos de Orwell, hablamos de Orwell. Cierto es que llegó a Barcelona para alistarse en las Brigadas Internacionales y “matar fascistas porque alguien tiene que hacerlo”, tal como escribió a su amigo Henry Miller en 1936. Combatió en el frente durante más de tres meses. De regreso a Barcelona para disfrutar de un permiso y reunirse con su mujer, se encontró envuelto en los trágicos sucesos de mayo de 1937. El bando republicano se había escindido en dos: por una parte el PSUC, la UGT y ERC, y de otra los anarquistas de la CNT–FAI y el POUM. Los primeros insistían en ganar la guerra por encima de cualquier otro objetivo. Los segundos porfiaban en combatir y hacer la revolución al mismo tiempo. Y andaban a tiros, como es natural.

Orwell se vio nuevamente fusil en mano, defendiendo la sede del POUM hasta que cesaron los combates. El número de muertos en las refriegas se cifra en quinientos durante el enfrentamiento y entre cincuenta y cien ejecutados como represalia a CNT y POUM. Entre las víctimas de este partido se cuenta su secretario general, Andrés Nin, quien no murió durante los sucesos de Barcelona ni en la posterior represión, como ha indicado algún periódico, sino asesinado en Alcalá de Henares, tras sufrir interrogatorios y espeluznantes torturas por parte del comisario político Orlov y otros secuaces tan desalmados como él, todos al servicio de Stalin y, en la práctica, déspotas inquisidores del PCE–PSUC.

George Orwell vino a España “para matar fascistas” y acabó disparando y siendo tiroteado por los comunistas, y de no haber salido a escape habría terminado muerto en el frente, donde tanto peligro corría en los combates de primera línea como por la acción represora de los agentes stalinistas de retaguardia. Vino a “matar fascistas” y puso fin a su aventura huyendo a toda prisa de los agentes soviéticos.

De aquella experiencia nacería su novela más conocida, 1984, una crítica escalofriante del stalinismo. Diez años más tarde publicaría estas frases en un periódico neoyorkimo: “Cada línea en serio que he escrito desde 1936 ha sido escrita, directa o indirectamente, contra el totalitarismo y a favor del socialismo democrático tal como yo lo entiendo”. Una posición muy respetable, aunque, desde mi punto de vista, ingenua como ingenuo fue el escritor que se jugó la vida luchando por la República, aunque afiliado a un partido que anhelaba su desaparición y la instauración de la dictadura del proletariado. Ése es el problema perpetuo, sustancial, del “socialismo democrático”; cuando intenta ponerse en práctica, una de dos: o deja de ser democrático o deja de ser socialismo. Aunque no le neguemos méritos. Aquel raro “socialismo democrático” que Orwell defendía ha conseguido pervivir y mantenerse como melosa utopía hasta nuestro tiempo. Mutatis mutandis, ha generado el núcleo principal del pensamiento bondadoso y las ideologías débiles, convertidas por los dirigentes del sistema en dogma inapelable. Es otra de las grandes paradojas de nuestro tiempo: el “socialismo democrático”, incapaz de transformar la base económica y las estructuras de poder en la sociedad de mercado, instaura su hegemonía en el ámbito ideológico. Un cuerpo doctrinal que, escarmentado tras el fracaso del “socialismo realmente existente”, renuncia a transformaciones profundas del mundo y de la conciencia de los ciudadanos para fundamentar su validez en el contento bullicioso de masas de siervos felices. Lo importante no es ya la realidad, sino la percepción de cada cual sobre su acomodo en el sistema. No es necesario ser libres sino sentirnos libres, tanto como para disfrutar sin freno en una sociedad donde todos pueden decir lo que piensan… porque todos piensan lo mismo.

Orwell está de moda, cómo no. Fue un escritor visionario y premonitorio, de eso no cabe la menor duda. Intuyó como nadie la terrible, devastadora certeza con que termina su 1984“… él, amaba al Gran Hermano”. Así sucede porque no ha podido ser de otra manera. Nunca el Gran Hermano fue tan querido por sus esclavos como en la plenitud histórica del “socialismo democrático”.

© Posmodernia


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 10 de mayo de 2018

Artículo en El Manifiesto del 14 de mayo de 2015

Artículo en El Manifiesto acerca del anarquismo de derechas (no en la onda ´´ancap´´ tipo Rothbard sino más bien en la onda ´´anarca´´ de Jnger):
´´Recordemos el hecho de que George Orwell se definiera en varias ocasiones como un anarchist tory. En múltiples aspectos de su filosofía, Orwell se acerca mucho a la sensibilidad anarquista, pero ello no resume la complejidad de su pensamiento político. Como señala Jean-Claude Michéa, es imposible considerar al autor de 1984 como un anarquista en el sentido doctrinal y militante del término. En ninguno de sus ensayos se defiende la idea de que una sociedad sin estado sea posible o incluso deseable. A decir verdad, Orwell era simplemente un demócrata radical.´´

# Publicado por: Derechón (Madrid)
jueves, 10 de mayo de 2018

Pero Orwell salvó la vida.

El ´´error´´ de Orwell fue no ver que comunismo y fascismo son las dos caras de una misma y sola moneda: El totalitarismo. Que aún hoy muchos se niegan a ver. Se ha novelizado cómo pudo huir, salvarse de aquella Barcelona. Pero como realidad histórica se camufla, como se camufla el final de A. Nin. Se pasa de puntillas, se omite, se niega,,, Pocos hablan de los paralelismos de ´´1984´´ con Barcelona 1937--- unos mas de Frente Popular que otros-

# Publicado por: Puig (Valencia)
jueves, 10 de mayo de 2018

Más premonitorio si cabe

Si Orwell tuvo una presciencia asombrosa, más todavía la tuvo Huxley. Su ´´mundo feliz´´ es esa distopía de un mundo totalmente racionalizado, deshumanizado y desnaturalizado. Y lo mismo habría que decir de Jnger, que expresa su distopía particular a través de ´´Heliópolis´´.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
miércoles, 09 de mayo de 2018

El error de Orwell / Invasión armada panchita

Su error fue ir a combatir por el ´´socialismo democrático´´ con aquella panda de asesinos de anarquistas y ´´troskos´´, que, como ha quedado bien documentado, eran mucho peores que los estalinistas. Si realmente hubiera querido ir a combatir por el socialismo democrático fabiano y oweniano, hubiera ido como representante del Partido Laborista. Pero, claro, es que en España, el ´´equivalente´´ a ese partido era Izquierda Republicana, que, como sostiene Stanley Payne ´´ ni siquiera Izquierda Republicana había demostrado respeto por las normas democráticas´´.
Sin embargo, a su vuelta a Inglaterra, Orwell evolucionó hacia posiciones laboristas y retornó a la Iglesia Anglicana, en la que fue educado.
Off topic;
Invasión armada ´´panchita´´: éramos pocos con la invasión negrata en el Estrecho y ahora parece que los cárteles colombianos están operando en la zona. La actividad de la Policía y de la Guardia Civil es adecuada para los cárteles locales, pero tratándose de grupos armados extranjeros urge la intervención del Ejército.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
Tenga usted nietos, pero no hijos
"¡Es él! ¡Ha vuelto!"
¿Cómo que no ha cambiado nada en Cataluña?
¿Cultura? ¿Eso qué es?
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Tiempos bizantinos
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Dominique Venner: ¡Presente!
2 El barrizal catalán
3 SERTORIO
El cole de las señoras Iglesias
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Tenga usted nietos, pero no hijos
5 Cruces de muerte en las playas catalanas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |