''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 20 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán

SERTORIO
Contra Popper (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Amnesia histórica


ETA no ha dejado de matar; ETA fue inutilizada gracias a la labor de las fuerzas del orden y de los servicios de inteligencia.
Sertorio

10 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


El 7 de junio de 1968, en la Nacional I, a la altura de Villabona, el guardia civil José Pardines Arcay, de veintitrés años, fue asesinado por la espalda mientras se hallaba en cuclillas, examinando los números de la placa de un Seat 850. El asesino, Javier Echevarrieta, niño bien de colegio de curas, le descerrajó otros cuatro tiros mientras Pardines yacía en el suelo desangrándose. Su cómplice, Ignacio Sarasqueta, se refugió en la iglesia de Régil. Éstos fueron los primeros héroes de ETA. Desde entonces, los etarras han asesinado a guardias civiles, policías nacionales, militares, políticos, intelectuales, obreros, periodistas, embarazadas y niños. No han faltado crímenes de masas como la matanza de Hipercor, donde los gudaris separatistas asesinaron a veintiún barceloneses, o el atentado de la cafetería Rolando, en la calle del Correo de Madrid, donde mataron a trece personas, de las cuales sólo una pertenecía a la policía; los demás eran gente que estaba tomando un café, entre ellos dos matrimonios jóvenes de provincias.

De la catadura moral de estos héroes de la izquierda marxista española nos podemos hacer una idea con la tortura, muerte y desaparición de tres emigrantes gallegos de Irún el 24 de marzo de 1973. José Humberto Fouz, Jorge Juan García y Fernando Quiroga cruzaron la frontera para acudir a San Juan de Luz a ver El último tango en París, prohibida en España por su contenido erótico. Después de acabada la película, se detienen en un bar de carretera a tomar unas copas y allí su acento galaico suscita los insultos xenófobos de unos etarras. Estalla una pelea y, tras ella, cuando tratan de regresar a España, los tres emigrantes son secuestrados en la carretera por los separatistas, cuyo jefe era Tomás Rodríguez Revilla, alias Hueso. Las víctimas fueron llevadas a un caserío donde se les torturó y mató con ferocidad extrema. Baste decir que les sacaron los ojos con un destornillador. Se cree que sus restos se enterraron en una finca que fue propiedad de Telesforo Monzón, líder histórico del nacionalismo vasco.  

Esto sucedía en 1973, con Franco vivo, antes del asesinato de Carrero Blanco, cuando la lucha de ETA, según lo que empieza a ser la historiografía oficial, era "limpia" y "necesaria" porque combatía a una dictadura "fascista". Para toda la izquierda podemita, a la ETA de aquellos años hay que agradecerle su activismo antifranquista y, por supuesto, el atentado contra Carrero Blanco, perpetrado por la misma red de apoyo en Madrid que masacró a las víctimas de la calle del Correo y entre los que destacaban los muy progres Eva Forest y Alfonso Sastre. Para mayor escarnio, Eva Forest sería senadora por Herri Batasuna en 1989 y no tuvo el menor empacho en presentarse como activista pro derechos humanos.

Desde 1968 hasta hoy mismo, ETA ha contado con el apoyo indisimulado de la Iglesia vasca y con su auxilio institucional. La lista de eclesiásticos que han ofrecido sostén, homenaje y refugio a los etarras llenaría varias páginas de esta publicación, pero baste con recordar al vicario general de monseñor Setién, José Antonio Pagola; al arcipreste de Irún, José Ramón Treviño; al abad de Arbonne, Martin Carrère; o a los curas Pantxoa Garat y Michel Idiart. Durante decenios no se ha podido recordar en las iglesias a las víctimas de ETA y los funerales de los asesinados por los marxistas abertzales se hacían poco menos que clandestinamente y por la puerta de servicio. La equidistancia entre víctima y matarife, ahora tan de moda entre separatistas y podemitas, fue en principio una ocurrencia eclesial, de monseñor Setién. No olvidemos que los hilos de la madeja de la disolución de ETA vienen, en gran medida, de Roma. Siempre se ha resaltado (y con razón) el carácter marxista y separatista vasco de ETA, pero rara vez se insiste en su íntima conexión con el cristianismo de izquierdas y con la teología de la liberación. No hay dirigente etarra sin una fuerte impronta de progresismo cristiano. Las guerrillas jesuíticas que Ellacuría y Sobrino fomentaban en América, se recreaban en los santuarios, casas de ejercicios y parroquias del País Vasco, que servían de centro de reunión, madriguera y hasta archivo de la banda.

Más de cien mil vascos tuvieron que abandonar su tierra para no ser asesinados, chantajeados y discriminados por sentirse españoles. Juan María Araluce, José María Arrizabalaga, Jesús Ulayar y tantos otros pagaron con sangre el no ser separatistas. De esta limpieza étnica nadie quiere acordarse. Eran, como poco, tan vascos y tan de pura sangre como sus asesinos. ¿Se les permitirá volver y recuperar sus derechos?

 Para el separatismo vasco, la política es la continuación de la guerra por otros medios. ETA no ha dejado de matar; ETA fue inutilizada gracias a la labor de las fuerzas del orden y de los servicios de inteligencia. Desde principios de siglo es un trasto inservible, un payaso de las bofetadas, un sparring sonado del peso mosca. ETA no puede matar, ni siquiera es capaz de mover un comando sin que en cuestión de días estén todos a la sombra. Han sido derrotados contundentemente por la acción policial. Lo que el separatismo necesitaba desde 2004, ese año nefasto, era conseguir un rédito político de semejante fracaso. La simple continuación de las medidas policiales, tal y como estaban en aquellas fechas, habría extinguido a ETA. Tuvo que ser esa fatalidad política de Zapatero quien diera una última oportunidad a los etarras y a quienes desde instancias presuntamente más respetables les protegen.

Las innecesarias "negociaciones de paz", iniciadas por el gobierno más incompetente de los últimos dos siglos, abandonaron la triunfante solución policial del terrorismo abertzale e iniciaron una "vía política", sólo útil para los asesinos y los separatistas, que nos ha llevado hasta donde estamos. "ETA ha dejado de matar", pontifican los entreguistas, como si matar dependiera de los etarras. Ya no lo pueden hacer, por eso no lo hacen. No es una libre opción política, es un abrumador hecho policial externo a su voluntad. Su disolución no tiene ningún valor político. Sí lo habría tenido su rendición o su exterminio. Lo que tiene una importancia histórica innegable es la decisiva contribución de ETA al proyecto separatista del PNV y de la Iglesia vasca. Cuarenta años de terror, de pistolerismo, delaciones y chantajes, han creado un consenso abertzale en el País Vasco al que ha contribuido también el abandonismo de Madrid. Hoy, Vasconia es el coto privado de los secuaces de Sabino Arana y Navarra se desliza por la misma pendiente. Sin ETA, los separatismos catalán y vasco carecerían del poder que ahora ostentan.

La malograda victoria policial sobre ETA se ha convertido en un gigantesco triunfo de la izquierda abertzale, que jamás pudo imaginar que se podrían conseguir semejantes beneficios de la estupidez de Zapatero y del cinismo de Rajoy. Para mayor sarcasmo, con su "paz", el primero no pudo evitar el descalabro electoral después de una gestión calamitosa. El segundo, a lo que parece, tampoco podrá repetir mandato. Es decir, el fin del supuesto "conflicto" ni siquiera ha producido un beneficio electoral en ese corto plazo para el que viven nuestros políticos.

ETA no es sólo una agrupación de pistoleros: políticos, curas, artistas, taberneros, oenegés, asociaciones culturales y deportivas y un vasto entramado de agrupaciones y personas que jamás han tocado una pistola también son ETA. La desaparición de la organización armada les ha servido para una descaradísima operación de blanqueo, fomentada en el resto España por los partidos de izquierda y los medios de comunicación. "Como ya no mata, ETA es buena". Semejante simpleza se está dejando correr entre la gente de a pie, que cree que todo se puede negociar "sin violencia", como dicen los cursis, hasta la unidad nacional. Acercamiento de presos, excarcelaciones, indultos de tapadillo, todo vale siempre que no haya muertos. A ETA hay que premiarla porque ha dejado de matar.

Quienes sí se benefician del "proceso de paz" son los separatistas radicales, que han copado el poder municipal, provincial y autonómico y han logrado incorporar Navarra al proyecto abertzale, con un gobierno sostenido, entre otros, por Podemos, siempre amigo de los enemigos de España. Por supuesto, la "paz" es el valor supremo. Si los etarras sin pistolas de Bildu envenenan la enseñanza escolar, instilan el odio a España desde las instituciones y socavan la unidad del Estado con la complicidad de las izquierdas y la cobardía de las derechas, eso está muy bien porque no hay tiros. Tampoco pasa nada porque asesinos y sociópatas como Bolinaga o De Juana salgan de la cárcel sin cumplir ni una mínima parte de su condena. Con semejante país de Jauja, ¿para qué seguir con ETA? Ya lo tienen todo.

Supera la dosis habitual de sarcasmo el que quienes piden memoria histórica para el franquismo y la guerra civil sean tan prodigiosamente amnésicos ante hechos que ha vivido nuestra generación y estrechen la mano de los asesinos de Hipercor, de República Dominicana o del Puente de Vallecas. Porque los abertzales son ETA. No lo decimos nosotros, lo afirmó en su doctrina el Tribunal Supremo.   

Ahora, cuando a nadie le interesa acordarse de nada, conviene que recordemos las imágenes de los niños de la Casa–Cuartel de Zaragoza, de Irene Villa o de la maestra María Dolores Ledo, embarazada de siete meses y muerta a tiros por los etarras en Basauri. Tengámoslos presentes cuando los separatistas nos hablen de "paz", de acercamiento de presos ( es decir, de prisión a la carta) o de reinserción. Sus víctimas sí que no tienen reinserción posible. Eso deberían pensar quienes piden penas draconianas para los delitos "machistas" y, sin embargo, exigen que olvidemos y perdonemos estos centenares de genuinos delitos de odio.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 11 de mayo de 2018

Fe de erratas / Pablo VI

El Levantamiento de Pascua fue en 1916.

Fue el propio Pablo VI quien dijo ´´A través de alguna grieta ha entrado, el humo de Satanás en el templo de Dios´´. Al parecer no lo dijo como queja o prevención, sino con regocijo.


# Publicado por: Derechón (Madrid)
viernes, 11 de mayo de 2018

Ha sido Montini

El ´´Papa´´ Pablo VI, papa durante el Franquismo, era simpatizante marxista. Se pasó por el forro el concordato que la Iglesia tenía pactado con Franco, posterior al final de la guerra civil, por el cual Franco tenía el derecho de proponer a los Obispos españoles. En lugar de poner a los obispos que Franco sugería, Pablo VI (Montini), se dedicó a llenar España de ´´obispos´´ comunistas y proseparatistas... Y de aquellos polvos...
Huelga decir que Montini a su muerte está enterrado con toda suerte de símbolos masónicos, y los cardenales que creó se han encargado de poner papas que poco a poco han ido acabando con la moral y la fe Católicas.

# Publicado por: Requiario (Compostela)
jueves, 10 de mayo de 2018

Paralelismos.,

Poco se habla del origen de/con papás millonarios y curas educadores en/de la primera ETA. Pocas veces se les ha comparado con bandas similares. Como las de Chicago años 30, que luchaban contra una ´´Ley seca´´ que hacia infelices a muchos ciudadanos amantes de la ´´libertad antigua´´ de beber. y que bridaban por los éxitos de la banda... Y parte de esas bandas, acabaron formando parte de Las Vegas -Nevada- (Film Bugsi

# Publicado por: Puig (Valencia)
jueves, 10 de mayo de 2018

La cuestión del género en el terrorismo

El asesinato de los gallegos, en 1973, es un crimen tipo Familia Manson, con toques de ´´Deliverance´´. Da el perfil psicológico de los ´´gudaris´´. De lo que ya eran y de todo lo que fueron después.
Por otra parte, los terroristas del IRA nunca se quejaron de las acciones del British Army contra ellos ni elevaban indignadas protestas a La Haya o clamaban contra la ´´brutalidad policial´´. Probablemente la diferencia es que el IRA se se fundó como un ejército regular a partir del Alzamiento de Pascua de 1918 y estaba compuesto por varones militares como Michael Collins. ETA comienza su actividad violenta en una época en la que están de moda las mujeres terroristas como Patty Hearst o Tamara Bunke, La organización estuvo cuajada de mujeres y siempre jugó esa carta victimista que el IRA no jugó nunca. Además, precisamente el IRA de primera hora, cesó su actividad reconvirtiéndose en la ´´Óglaigh na hÉireann´´, el Ejército de la República de Irlanda, en cuanto se consiguió la independencia del Éire, aceptándose la pertenencia al Reino Unido de los condados de mayoría anglicana del Ulster.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Contra Popper (I)
Mezquita y excatedral
El Burriculum Vitae
Posible y probable
Social-apátridas
Willy Toledo
Anatomía del buenismo
Konstantin Leontiev, el Spengler ruso
Esclavitudes
La Gran Sustitución
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Intromisiones
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JORGE VERSTRYNGE
Verstrynge de nuevo y no por última vez
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 GUILLAUME POINGT
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |