''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La Gran Sustitución

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
El barrizal catalán

"Mis mejores deseos para los catalanes y catalanas musulmanes al comienzo del mes sagrado del Ramadán. Ramadan Mubarak!" (Quim Tora i Pla.)

Inevitablemente, una Constitución sustentada en el más aciago nihilismo no podía defendernos de un desafío como el actual.
Juan Manuel de Prada

21 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JUAN MANUEL DE PRADA


No hay oficio en el mundo tan ingrato como el de profeta. Cuando sus palabras se demuestran erradas, el profeta se gana el escarnio de las gentes; y cuando se demuestran certeras… ¡se gana su cólera y animadversión! Desde que se desatase la crisis catalana hemos escrito decenas de artículos augurando el barrizal en el que ahora tristemente chapoteamos; y no hemos hecho sino recibir vituperios del periodismo farlopero y sus secuaces, que pretenden solucionar este desafío con «mano dura» o –con expresión más eufemística– mediante la aplicación del llamado «Estado de Derecho», que tiene sus fetiches en la nihilista Constitución de 1978 y en la llamada Unión Europea, ese engendro ideológico vacío de todo contenido moral.

La Constitución ampara la libre expresión de ideas contrarias a la comunidad política que supuestamente defiende; y permite también que tales ideas se articulen a través de partidos que subvenciona en su conquista del poder… ¡Pero luego, una vez que han conquistado el poder, no les deja ejecutar sus ideas! Esto es puro y despepitado nihilismo. Pues el más natural anhelo de los seres humanos es plasmar sus ideas en instituciones. Un orden legal que fomenta –por puro tacticismo– las ideas que destruyen la comunidad política y luego pretende impedir su realización es un orden legal aberrante que pone tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias. Cualquier constitución nos parece mala, por consagrar una visión del Derecho contraria a la tradición política española; pero al menos otras constituciones (¡como la alemana!) tienen la coherencia de prohibir lo que nuestra malhadada Constitución ampara y fomenta, para luego tratar de impedir absurdamente su encarnación en instituciones.

Inevitablemente, una Constitución sustentada en el más aciago nihilismo no podía defendernos de un desafío como el actual. Sus recursos, lastimosos y tardíos, son la pura discrecionalidad (pues eso es, en puridad, el artículo 155) o bien la incitación al macaneo jurídico, que sólo conduce a la melancolía (contorsión de las leyes, forzamiento de la tipicidad, etcétera). Un barrizal patético que compromete gravemente el prestigio de nuestros jueces y los expone al ridículo universal, a la vez que concede a jueces de naciones extranjeras (¡como la alemana!) la ocasión pintiparada para humillarnos y escarnecernos ante el mundo entero. Así, al menos, Europa ha mostrado su verdadero rostro; pero los fetichistas seguirán quemando incienso en sus altares.

El problema catalán no se resuelve aplicando leyes, como si fuera un problema de delincuencia común; y mucho menos pretendiendo que las apliquen desde naciones invadidas por las nieblas germánicas. Los catalanes que han pretendido independizarse, aunque engañados por demagogos, no han hecho otra cosa sino querer encarnar en instituciones unas ideas amparadas por un orden legal nihilista. Y pretender que el nihilismo nos saque del barrizal que él mismo ha creado es locura. Tal vez pueda llenar las cárceles de independentistas y hasta bombardear Cataluña (como ya ha pedido algún adalid del periodismo farlopero); pero toda unidad que no se funda en el amor es un Frankenstein putrefacto que tiene los días contados. Esta situación sólo la pueden arreglar gobernantes patriotas llenos de amor a España y Cataluña, capaces de inmolarse sin mirar por el rabillo del ojo las encuestas, capaces de poner bálsamo en las heridas y de reintegrar en España la realidad distintiva de Cataluña, envenenada por siglos de errores que comenzaron con la abolición de sus fueros y se han culminado con un régimen político que ha consagrado el nihilismo más despepitado.

© ABC


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 22 de mayo de 2018

nos aliamos con el perdedor

Cuando la guerra de la sucesión entre Austrias y Borbones, perdimos los aliados con los Austrias y en justa compensación nos anularon los Fueros de Aragón y tambien los de Valencia y Cataluña (que nos los habian otorgado los reyes aragoneses, cuando perteneciamos a esa corona.¿Que esperabamos, que nos concediesen una medalla por haber perdido?. Leamos mas HISTORIA y pasemos de las historietas de chiringuito.

# Publicado por: Adolfo (Benicarló)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Ante la exhumación de los restos de Franco
El ultraderechista Casado
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
El virus borbónico en España
La detención del jefe de los golpistas
Tabarnia se reproduce exponencialmente
La promueven los socialistas, C´s la apoya por acción, y el PP por omisión
Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia
Escipión era franquista
Lleida, Terol y London
Del PCE a Puigdemont: o la voluntad de perder
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Una larga enfermedad
José Vicente Pascual
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo
3 SERTORIO
La Gran Sustitución
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Una larga enfermedad



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |