''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La Gran Sustitución

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Tenga usted nietos, pero no hijos


Una señora de 60 años no puede tener hijos —mellizos—, por el método de inseminación artificial, practicado nada menos que en Estados Unidos. No está bien considerada tanta insolencia.
José Vicente Pascual

23 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JOSÉ VICENTE PASCUAL


En España, los ancianos están perfectamente capacitados para cuidar de sus nietos, darles el desayuno, llevarlos al colegio, recogerlos a la hora en punto, cuidar de que almuercen correctamente, hagan los deberes, tomen la merienda y descansen un poco hasta que sus padres vuelvan del trabajo y reinicien sus funciones de custodia. De hecho, sin la ayuda habitacional, material y económica que han prestado a hijos, nietos y biznietos muchas personas mayores, la crisis habría asolada con infinita crueldad a cientos de miles de matrimonios jóvenes. Los abuelos de ochenta años se han constituido en un estabilizador social de primer orden, y nadie ha puesto en tela de juicio su capacidad para hacerse cargo de los nietos (y de las obligaciones económicas de los padres de esos nietos en multitud de ocasiones). Pero una señora de 60 años no puede tener hijos —mellizos—, por el método de inseminación artificial, practicado nada menos que en Estados Unidos. No está bien considerada tanta insolencia. Tarde o temprano el Gran Hermano Vigilante invadirá su vida y le quitará a sus hijos, como en el caso de la burgalesa Mauricia Ibáñez.

En España, vía inseminación artificial o por medio de adopción, pueden tener hijos las parejas de homosexuales y lesbianas, o de transexuales y transgénero y cisgénero y pentagénero y lo que se invente por ahí, y a nadie —prácticamente a nadie—, se le ocurre impugnar ese derecho. Los hijos, hijos son; lo importante es el cariño, la protección y educación que reciban, no el entorno en el que se críen. Por ese motivo, también hay en España miles y muchos miles de niños que crecen y se “educan” en ambientes conflictivos, de drogadicción, alcoholismo, desempleo crónico, miseria extrema, desatención médica, absentismo escolar, incluso delincuencia como modus vivendi… Y, sin embargo, arrebatar la custodia de esas criaturas a sus padres legítimos es tarea ímproba, en extremo complicada por los trámites administrativos y jurídicos necesarios.

Todo lo cual llama la atención si se compara con la prontitud y diligencia con que se ha intervenido la custodia de los mellizos de Mauricia, un caso mediático por la edad de la madre. No importa que sea una persona instruida, con un nivel de cultura personal muy por encima de la media, con recursos suficientes para cuidar y atender a sus criaturas. La gerencia de asuntos sociales de Castilla y León tomó el caso con un entusiasmo sospechoso, entre inquisitorial y ejemplarizante, aduciendo que Mauricia “sigue requiriendo apoyo para mejorar su comportamiento”, aunque “la actitud de la madre ha cambiado porque se ha sometido al programa de intervención familiar para mejorar sus habilidades e intentar recuperar la tutela de los mellizos”.

No ha sido suficiente para el escrupuloso celo de los vigilantes de las buenas costumbres. Los mellizos de Mauricia han sido entregados a una familia de adopción. Lo lógico, lo razonable, lo humano, habría sido que la madre hubiese recibido esa “ayuda” que los servicios sociales dicen que necesita, y que se hubiese observado —y corregido de ser preciso—, su trayectoria en ese “programa de intervención familiar” en el que participa. Aunque esperar lógica, razonabilidad y humanidad del Estado Proveedor es pedir san jacobos a una higuera. El Estado, como censor de la vida de los particulares, no puede consentir de ninguna de las maneras que una mujer sana, cabal, en edad de trabajar y pagar impuestos, se salte el principal de los mandamientos y casi todos los prejuicios y ejerza su derecho a ser madre. En el mismo momento en que el asunto apareció en los medios, en Internet y TV, Mauricia y sus mellizos estaban condenados. Nuestros poderes públicos no legislan “a golpe de telediario”, pero actúan a golpe de tuit. Lo importante no es combatir la exclusión social de los menores, sino que lo parezca. Y en esas estamos.

Por cierto, estoy esperando las reacciones de los colectivos feministas, LGTBI y todas las letras que me faltan, los sindicatos que agitan de lunes a domingo por los derechos de los mayores, una pensión y una vida dignas. Aunque voy a esperar hasta cansarme, sospecho. Mauricia no es el caso preferido de estos agentes sociales. Una mujer que decide no instalarse en la quejumbre y el resentimiento y hace una apuesta de esperanza por la vida, y tiene hijos, no les debe de parecer buen ejemplo.

Allá cada cual. Para mí, Mauricia Ibáñez tiene más valor y ha demostrado más coraje y fortaleza ante la injerencia del Estado en la vida de las personas que todas las manifestaciones por la “dignidad” de los mayores. Un 2%, un 3% de subida en las pensiones no otorga más dignidad a nadie: da más dinero y se acabó. Luego, ya cada cual hace lo que quiere con su vida y su dignidad.

Para dignidad, la de Mauricia Ibáñez en su calvario.

No estás sola, hermana.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 23 de mayo de 2018

Puro materialismo

De acuerdo con Requiario. Solo agregar que estamos inmersos en un pensamiento materialista y totalitario en donde las vidas humanas se ´´producen´´ y se destruyen de acuerdo a los deseos y al utilitarismo, que se está instalando en los países del mundo occidental bajo la imposición de organismos internacionales (Onu y sus filiales). La ´´colonización ideológica´´ que denunció el Papa Francisco.

# Publicado por: Rara avis (Chile)
miércoles, 23 de mayo de 2018

inseminación in vitro provoca el invierno demográfico

Personalmente no creo correcto que se permita a una mujer de 60 años recibir un tratamiento de inseminación artificial; sí, puede ser una buena madre ahora, pero y en 10 años?ahora, si la ley no lo impidió, ahora no se lo pueden quitar, es su hijo, a menos que en verdad no esté capacitada ahora.
Sólo debería dejarse recibir tratamiento de ese tipo a parejas (hombre mujer, hoy día hay que aclararlo) que demuestren tener una relación estable y saludable.
Por otro lado estoy en contra de ese tratamiento en general. Si no existiera, seguramente las mujeres se apurarían a tener hijos antes de los 35, y no como ahora que tienen una falsa seguridad y lo posponen hasta después de los 40, y digo falsa porque en muchos casos ese costoso tratamiento resulta inútil.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
Igualdad, ¿para qué?
"¡Es él! ¡Ha vuelto!"
Orwell y el socialismo democrático
¿Cómo que no ha cambiado nada en Cataluña?
¿Cultura? ¿Eso qué es?
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Una larga enfermedad
José Vicente Pascual
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo
3 SERTORIO
La Gran Sustitución
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Una larga enfermedad



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |