''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La Gran Sustitución

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Cruces de muerte en las playas catalanas


Las dos Cataluñas (la civlizada y la separatista) han entrado en rumbo abierto de colisión.
Kyzyl Kum

25 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

KYZYL KUM


Las dos Cataluñas (la civlizada y la separatista) han entrado en rumbo abierto de colisión. La nueva regencia de la Generalitat por parte de Quim Torra no ha contribuido a mejorar el clima, más bien ha avivado la confrontación de la sociedad. Desde hace tiempo en Cataluña se vive una escalada de tensión, una maltrecha agonía, que deja a todos exhaustos, porque el propósito del “pruses” es llegar a la República por la vía que sea.

La última ha sido la “performance” llamada: el “secuestro de las playas” o “La plantada de cruces”. El objetivo de los secesionistas es confundir y colgar la foto en las redes para conseguir el clamor popular y liberar a “los presos políticos”. Las cruces tienen mensajes grabados, lemas como: “democracia”, “derechos humanos” o “libertad”, atribuyéndose valores universales como si fueran suyos, cuando los independentistas a menudo se los niegan a quienes no piensan como ellos.

En un alarde de imaginación hacia el desembarco de Normandía, los “indepes” han rescatado de los libros de historia, o mejor dicho de Wikipedia, la imagen icónica del cementerio de Colleville–sur–Mer. Cruces, como estacas colocadas a la misma distancia con el fin de generar polémica e impacto visual, lo cual se ha convertido en un macabro espectáculo para la vista.

La consigna “indepe” es de aprendiz de manual de Maquiavelo, “Todo vale con la intención de provocar. Proclamas como: “las calles son nuestras” y “las playas también” dejan a muchos fuera de juego. Semejantes afirmaciones han contribuido a generar más odio e incluso, en determinadas poblaciones costeras, se ha llegado al enfrentamiento civil entre paisanos. En varios vídeos que circulan por las redes sociales, unionistas e independentistas se acusan de agresiones por la retirada de los emblemas a favor de los políticos presos. Este último detalle es especialmente inquietante porque demuestra que los independentistas han "fichado" a los vecinos no nacionalistas y los han seguido hasta sus domicilios privados. La estrategia es clara y encaja con la llamada de los CDR separatistas a "la movilización permanente" y a "ir más allá de las manifestaciones". Traducido al lenguaje llano, al acoso, el señalamiento y la agresión.

Trágico que aquellos paisajes que inspiraron a Josep Pla, tan bellos y bien descritos en La Costa Brava sean el foco de semejante despropósito. Lugares remotos, idílicos y tranquilos donde esperan turistas y se encuentran con que la playa se ha convertido en un cementerio. Los “indepes” no desisten en su objetivo: prefieren que dichos parajes sean virales en las redes, pero por otros motivos. Las esperpénticas cruces amarillas casi han recorrido todo el litoral. Esta estrategia de ocupación del paisaje marítimo pretende arrinconar a los catalanes no separatistas y empujarlos al silencio o al exilio. En ello andan CDR, alcaldes, concejales, vecinos, la ANC, la CUP, JxCAT, Puigdemont y Torra, que ya tocan con los dedos el fin del 155.

Lo peor de todo es que, no ya la vía pública, sino las playas se han convertido en “maxiexposiciones” del horror, de la barbarie, del miedo, del morbo, de lo macabro… personas agredidas impunemente, en ocasiones a la vista de los agentes municipales, que ha permanecido pasivos ante semejante brutalidad. Los llamados Comités en Defensa de la República (CDR) custodian las playas, ya no pueden ir tranquilos: niños, abuelos o simplemente bañistas, aquello es “territorio comanche”. Imagen perturbadora, siniestro espectáculo gore, que incita al contemplarlo al más vil de los sentimientos, la violencia. Y todo contemplado por Quim Torra que ya no puede ocultar su sustrato ideológico racista.

Semejante performance proyecta dolor, es pura propaganda del sufrimiento humano, de una comunidad, de un pueblo, que ya no volverá a ser lo mismo por la obcecación de unos pocos, por el rencor de una Guerra Civil que nos enfrentó y ahora por culpa de los instintos de bajeza de unos cuantos, por sus intereses, gritan y se obstinan, en querer rescatar de las tinieblas el fantasma de la barbarie.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 26 de mayo de 2018

Cataluña, región de pandereta

Los separatistas han logrado hacer de Cataluña una región de pandereta: entre los CDR en defensa de sinvergenzas, los heroicos fugados, los lazos y cruces amarillas y los calientaescaños del Parlament, Cataluña es una coña, un circo donde los separatistas hacen de payasos.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Ante la exhumación de los restos de Franco
El ultraderechista Casado
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
El barrizal catalán
El virus borbónico en España
La detención del jefe de los golpistas
Tabarnia se reproduce exponencialmente
La promueven los socialistas, C´s la apoya por acción, y el PP por omisión
Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia
Escipión era franquista
Lleida, Terol y London
Del PCE a Puigdemont: o la voluntad de perder
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Una larga enfermedad
José Vicente Pascual
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo
3 SERTORIO
La Gran Sustitución
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Una larga enfermedad



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |