''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 20 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán

SERTORIO
Contra Popper (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Días decisivos

Discurso a la nación española


Hoy sólo existen dos campos: España o Antiespaña. Pensar en términos de derechas o izquierdas es absurdo cuando la casa de todos empieza a arder.
Sertorio

6 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


El problema principal de este fin de legislatura no se encuentra en Cataluña, sino en Madrid, donde un gobierno extremadamente débil, rehén del marxismo y de los separatistas, va a tener que tomar decisiones muy graves en una situación histórica que sólo admite ser comparada con 1808. Nos jugamos el ser o el no ser de España, su configuración para las próximas generaciones, quizás su extinción, pues un país sin Cataluña, Vasconia, las Baleares o Navarra ya no será ni se podrá llamar España.

Lo peor de este caso es que el problema principal se encuentra en Madrid, pero la decisión no depende de Madrid. Recordemos que la independencia ya ha sido proclamada en octubre, que en Cataluña ya impera otra legislación y, sobre todo, otra legitimidad. Los separatistas ni son mayoría ni representan a Cataluña, pero tienen unidad de propósito, combaten a un enemigo perfectamente perfilado –España–, movilizan muy bien a sus secuaces y, sobre todo, la debilidad de Madrid desmoraliza a quienes son mayoría en la región: los catalanes fieles, ahora perfectamente conscientes de que se les ha entregado al enemigo. Como los pieds noirs y los harkis argelinos, los leales que se manifestaron contra la traición del gobierno de la Generalidad quedan expuestos a la venganza del separatismo.

No podemos ser tan ilusos como para creer que el diálogo que se va a iniciar entre los separatistas y el gobierno, ese que ellos han instalado en Madrid, va a servirse de la Constitución de 1978 como instrumento que conforme los límites de lo que se puede alcanzar. No lo será por dos razones: los separatistas, en las dos décadas precedentes, han conseguido mucho más de lo que la Constitución tolera. Por otro lado, la Carta Magna es historia, un fósil con validez jurídica pero sin virtualidad política. Ni los separatistas, ni la extrema izquierda, ni el gobierno que ellos sustentan pueden evitar quebrantar la ley de leyes. La negociación que se avecina se fundará en hechos consumados (no en un Estatuto que el separatismo tiró a la papelera hace años) y en el rechazo de Madrid a aplicar la fuerza para defender la integridad de la Nación.

Es una incógnita saber qué vendrá después, pero seguro que habrá una República catalana, independiente de forma plena o asociada a una fantasmal Commonwealth hispánica. Que a esto se unan los separatistas vascos, navarros y baleares es muy posible, aunque el gran escollo para los abertzales es que todavía un altísimo número de navarros están dispuestos a defender su identidad y no tienen la menor intención de convertirse en el granero de Euzkadi. El propósito separatista de los bizkaitarras no es viable sin gobernar en Pamplona y dominar con una amplia mayoría su parlamento.

 ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? El error esencial del régimen todavía en vigor fue querer incluir dentro de él y dar una representación exagerada en las instituciones a quienes siempre han querido destruir a España, porque jamás han ocultado sus fines. Ejerciendo una larga paciencia y valiéndose de la absoluta cortedad de miras de la casta política, han conseguido con una tenacidad y una inteligencia dignas de encomio debilitar por completo al Estado o, por lo menos, comprar a sus más altos representantes. Para ellos, lo que pactaron en 1978 no era un fin, sino un medio, una etapa en el camino hacia la construcción de su propio Estado. Hoy están muy cerca de su tierra prometida: la independencia o la obtención de una ciudadanía de primera clase que les privilegie aún más frente a los españoles del común.

Las izquierdas no hacen un secreto de su intención de cambiar el régimen y avanzar hacia una especie de República confederada. Desde hace más de treinta años, los partidos marxistas han sido cómplices entusiastas del separatismo, cuyos excesos aprobaban en sus feudos autonómicos para conseguir ventajas en la política nacional. Las derechas, por otro lado, han cedido todo lo que fuera necesario para disfrutar de una engañosa tranquilidad, esa que les ha estallado en las manos durante el último año. Pero el rechazo de la izquierda a la Constitución, el persistente desafío a su legitimidad y a su validez por parte de sectores cada vez más amplios del progresismo hispano, favorece la idea de ruptura de los pactos nacionales de 1978 y la vuelta a los fantasmas de 1936. Sin embargo, los pensadores de la izquierda nunca se han parado a pensar que la ruptura tiene dos caras. Sí, ellos pueden quebrar los pactos constituyentes de hace cuarenta años, pero sus adversarios, desde ese momento, no se sentirán vinculados por un acuerdo que los herederos del Frente Popular destruyen. Es decir, sus rivales también pueden romper la Constitución, están tan legitimados como ellos. Ninguna lealtad les obligaría. La baraja está rota y la situación se torna revolucionaria, tanto para unos como para otros.

El pasado no vuelve. Lo que fue nuestra realidad durante el último medio siglo se ha acabado. No ser consciente de ello llevó al gobierno recientemente depuesto a su ruina y desprestigio. Tampoco valen ni los hombres ni los partidos de antes. Hoy sólo existen dos campos: España o Antiespaña. Pensar en términos de derechas o izquierdas es absurdo cuando la casa de todos empieza a arder.

Necesitamos un acuerdo nacional que tenga como fundamento algo de lo que los españoles carecemos: el sentido del Estado. Somos una nación que disfruta del privilegio, muy raro en Europa, de no haber sido invadida en los últimos doscientos años. Situada en una posición marginal del continente, neutralizada por las grandes potencias e insignificante como poder mundial, España tuvo el buen sentido de aislarse de los grandes conflictos de otros, en los que no nos jugábamos nada. La carencia de enemigos externos, la pobreza del país, su lacerante injusticia social con su cortejo de ignorancia, brutalidad y rencor, hicieron de España una nación envuelta en rencillas privadas, en odios cainitas, en egoísmos sociales y en particularismos aldeanos que llegaron a la degeneración cantonalista. No entendemos, porque carecemos de las tristes experiencias de los otros europeos, la necesidad de un Estado que vertebre a una nación española que está viva, que vale más que sus dirigentes y que debe ser defendida por el poder soberano que de ella misma emana y que se denomina Estado. Francia, Rusia, Polonia, Hungría, Alemania, no hay nación en Europa que no haya desarrollado ese instinto nacional que la razón preserva mediante la edificación de un poder estatal. Ese mismo poder y ese mismo espíritu, por cierto, que el globalismo mundialista quisiera hoy liquidar.

Pero ¿no tenemos ahora un Estado enorme, que abarca una cantidad inmensa del producto nacional y genera deuda, empleo, leyes, impuestos y multas? Sí, sufrimos un Estado obeso, inflado con mil competencias que debería dejar a los particulares, que se preocupa por los micromachismos, el maltrato animal, el lenguaje inclusivo, el estatuto de la comunidad LGTBI en Mozambique, el cambio de nombre de las calles o la financiación de centenares de engendros de dudosa utilidad pública, pero que ignora el fin esencial de su existencia: la defensa de la comunidad política, de su unidad en el espacio y de su continuidad en el tiempo. Tenemos la herramienta, no muy eficaz, por cierto, pero no sabemos manejarla, no entendemos su espíritu, su razón de ser, al revés de lo que sucede con franceses y rusos. Para el español, el Estado es una máquina recaudatoria, una voraz y autoritaria tragaperras, y también una fuente de empleo estable. Patriota instintivo, sin una cultura de lo nacional, que ha sido cuidadosamente censurada por el régimen aún imperante, el español que siente el amor a la Patria es incapaz de pensarla, porque se le ha educado durante medio siglo precisamente para eso. El pueblo debe saber que la soberanía nacional es algo muy importante, de lo que dependen sus derechos, su pan y su libertad, y que está ligada sin remedio a un Estado que sea consciente de su tarea, no a un mero laberinto administrativo, repleto de una legislación descomunal, inútil, contradictoria y estúpida.    

Se ha pretendido aguar el amor a España con engendros ridículos como el patriotismo constitucional o la inmersión en Europa. No hace falta saber mucho de historia para comprobar que España preexiste a sus Constituciones, que ha tenido más de una decena de ellas y que aún seguirá existiendo con las que vendrán. Difícilmente podrá un código legal suscitar el menor patriotismo en un país tan desconfiado de la ley como el nuestro. Pocos refranes más usados entre nuestra gente como "Allá van leyes, do quieren reyes". Sólo los viejos fueros y la religión, lo opuesto al constitucionalismo moderno, han suscitado un sentimiento semejante. Respecto al patriotismo europeo, basta con asistir a lo que sucede en Francia, Italia, Hungría, Polonia y Gran Bretaña como para saber que se trata de una ficción burocrática, de un ente de razón que sólo existe porque beneficia a una oligarquía financiera.

¿Somos, como afirman los frívolos, una nación de naciones? En pura lógica no se puede ser parte y todo. Pero razonamientos al margen, una nación es, por lo que nos dicen, un sentimiento: son connacionales los que así se sienten. El pequeño problema de esto surge cuando dentro de esa nación surge otro territorio con otra gente que no se siente de esa nación, sino que quiere ser otra. ¿Somos entonces una nación de naciones de naciones de naciones? Eso ya pasó en 1873 y acabó como acabó. Mal. Muy mal.

¿Qué es, pues, una nación? Un sentido, un espíritu de siglos, una legitimidad permanente de raíz histórica, una comunidad política con voluntad de serlo y de pervivir, que se encarna materialmente en un Estado al servicio de esa comunidad, de su concepción del mundo y de su bienestar y de su seguridad material. España es una nación porque la avala una historia y la confirma la comunidad de sus pueblos. Pero si renunciamos a nuestra historia, a nuestra concepción de mundo, a nuestras raíces culturales, si relativizamos lo que somos, dejaremos de ser una nación y nos convertiremos sólo en un ente proveedor de servicios al consumidor, en una circunscripción administrativa de la Unión Europea, que es el fin de la política de este régimen que agoniza. Las naciones viven, pero también mueren. O las asesinan.   

Una nación es lo que es mientras tenga voluntad de permanencia, mientras combata a sus enemigos con todas las armas de las que sea capaz de valerse. No hay nación sin Estado. Sin él, el hecho nacional es sólo una fantasía, el proyecto utópico de unos revolucionarios. El Estado es su encarnación material, la estructura que la confirma, defiende y otorga un sentido. Sobre todo, es la garantía de la existencia de la comunidad. Como encarnación de un poder soberano, es único, no se puede dividir. No es posible una soberanía compartida ni tampoco parcelarla. El Estado que acepta semejante práctica es un esclavo de otro poder.  

La soberanía fue la gran cuestión política de los siglos XVIII y XIX. Hoy vuelve a ocupar nuestras inteligencias. Si España es una nación libre y soberana, debe ejercer su potestad única e indivisible. No puede admitir ni la posibilidad de un reto a su integridad. Si el régimen actual es nocivo a la patria, es el régimen y no la patria quien debe desaparecer.

Vivimos una situación revolucionaria en lo político, no en lo social. De momento. En estas circunstancias tenemos perfecto derecho a defendernos de los enemigos de la patria. Si la Constitución es un obstáculo, hagamos otra que combine de manera armoniosa la unidad nacional con la autonomía regional, pero dejando muy claro y sin equívocos posibles que toda la soberanía pertenece a todo el pueblo español.

No podemos renunciar a defendernos y a hacerlo con todo el vigor y la energía que sean necesarios. El diálogo no es un valor absoluto: hay asuntos que no se negocian, y la integridad del Estado es uno de ellos. Para defenderla cualquier medio es legítimo. Es un bien supremo que supone la supervivencia de toda la comunidad política.

Nuestro tiempo nos llama a la lucha, al combate sin cuartel contra un enemigo taimado que abusó durante mucho tiempo de la vileza de quienes, en aras de un diálogo que siempre acababa en capitulación, han debilitado mortalmente a España. La cobardía es ya imposible. Es hora de combatir.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 11 de junio de 2018

Discurso a la nación Epañola

EXCELENTE! Concuerdo plenamente que la izquierda no olvida jamás! No le perdonarán a España ser una gran nación libre, democrática y soberana! Siempre estarán al acecho! Concuerdo plenamente con este artículo verdaderamente patriótico. Viva España! Viva España unida!

# Publicado por: ILEANA (Roma)
sábado, 9 de junio de 2018

El Ministro Huerta

Es antitaurino, lo cual es muy respetable siempre que no intente prohibirnos la Fiesta a los taurinos. Y dice que no le gusta la mezcla de ´´espectáculo y sufrimiento´´. En ese caso, ¿por que´ve películas del cine español, ese bodrio intenso y dramático?

# Publicado por: Derechón (Madrid)
jueves, 7 de junio de 2018

Luces y sombras del nuevo Gobierno

En este Gobierno de marujas hay alguna luz, como la ´´provocación´´ antisecesionista del Ministro de Cultura o del Ministro de Exteriores.
Y las sombras: desde el Ministerio de Igualdad parece ser que nos quieren capar a todos y hacernos la vaginoplastia a la fuerza.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
jueves, 7 de junio de 2018

Tontos útiles

Estoy de acuerdo con el Sr. Sertorio en relación a las burguesías de provincias. Incluso el Sr. Rivera (Ciudadanos) estaría de acuerdo. Pero, ¿solo existen oligarquías en las regiones? El Sr. Rivera cree que sí, pero yo no (y estoy seguro que usted tampoco), y contra esas también hay que luchar.

En nuestra guerra incivil miles de jóvenes idealistas perdieron su vida para que finalmente las élites siguieran explotando a todos, y no eran oligarquías regionales, que por supuesto tienen todo mi desprecio.

Si me permite, creo que el discurso nacional, o va acompañado siempre (SIEMPRE, SIEMPRE) de un claro discurso social, o se pone inevitablemente al servicio de las élites que, claro, siendo patrioteras esconden muy bien su verdadera patria: el dinero.

Por otra parte, mi España está en la Cruz de Borgoña, de origen europeo, y no en la rojigualda del patriotero que confunde patria con los tópicos más estúpidos. Estaría bien dedicar un pequeño esfuerzo a dejar claro que nuestra concepción de España no es la misma que la de patrioteros que, en realidad, la desconocen Seguro que lo haría usted muy bien ya que algunos artículos suyos, los de carácter más cultural, me parecen espléndidos.

CARIÑOSA PROTESTA AL ADMINISTRADOR DE LA WEB: Es difícil debatir si solo se permite un comentario al día. Gracias!!

# Publicado por: Lucius de Geer (Granada)
miércoles, 6 de junio de 2018

NO VOTES NUNCA

2018 Bilderberg Meeting Turin, Italy 7-10 June 2018 http://www.bilderbergmeetings.org/participants.html

ALBERT RIVERA Y SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA IRÁN A LA REUNIÓN BILDERBERG DE ESTA SEMANA, HAN DE RECIBIR ÓRDENES PARA EL PRÓXIMO GOBIERNO DE ESPAÑA DE 2019, LIDERADO POR ELLOS EN UN GOBIERNO DE COALICIÓN

Ellos los perros, todos con el mismo collar, nosotros los corderitos, tb hay pastores por encima de los perros y luego los señores del cortijo. No votes corderito. Abstente hasta ilegitimar al señorito hasta la libertad política colectiva, elección (no votación) de tu diputado en distrito uninominal al legislativo y elección del jefe del ejecutivo independiente del legislativo a doble vuelta, así para empezar

# Publicado por: el Blues (Madriz)
miércoles, 6 de junio de 2018

patria y justicia

No creo que haya mayor injusticia social que dejar a las burguesías privilegiadas de este país escindir ´´sus´´ provincias y llevarse consigo todo el trabajo, los ahorros y las inversiones que en ellas ha hecho toda la nación durante más de siglo y medio.
No creo que exista mayor injusticia social que haya españoles de primera o de segunda, con distintos derechos.
No creo que haya mayor injusticia social que unos, los españoles de primera, paguen menos impuestos, tengan ´´vacaciones tributarias´´, regímenes fiscales especiales, etc... Y los otros penquen como súbditos para pagar lo que los señoritos separatistas escamotean.
No creo que sea socialmente muy justo que por nacer en uno u otro lado del Ebro uno tenga distinta seguridad social, derechos civiles y consideración social.
No creo que se justicia social convertir a la mayoría hispanohablante en un rebaño de parias, sin poder acceder ni al más modesto empleo en la administración pública ni poder aprender en condiciones su lengua materna.
No luchemos, es de fachas. Creo que lo mismo opinan Rajoy y Puigedemont.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
miércoles, 6 de junio de 2018

Extrema derecha

Típico artículo de la extrema derecha española. En cuanto va a gobernar la ´´izquierda´´ llama al combate para volver a convertirse en el brazo armado de la derecha oligárquica, la derecha que solo tiene por patria el dinero, la única que de verdad puede vencer, por lo menos por ahora, y por mucho tiempo. Eso sí, tan contentos si VOX (la derecha de siempre, por cierto) tiene un diputado.

Yo no pienso mover un dedo para que los de siempre recojan la cosecha. La Historia nos demuestra que esto es así siempre. No pienso poner la borbónica rojigualda en mi balcón, por mucho que deteste a los nacionalista. Para mí, hoy, tiene más importancia derogar la reforma laboral. No hay patria sin justicia y la extrema derecha española nos tiene demasiado acostumbrados a poner el énfasis solo en la primera.

El Manifiesto debería estar más pendiente de lo que pasa en Italia, que ya veremos, pero alguna posibilidad de cambio existe. Parece que en España el debate político y cultural discurre por donde siempre. La España roja o rota y tal, y tal...

# Publicado por: Lucius de Geer (Granada)
miércoles, 6 de junio de 2018

Kardasian

La socialdemocracia es como esa ´´madame´´ de burdel que se queda con el 80 de las ganancias de las trabajadoras.
Pedrín Kardasian nos va a brear a base de proxenetismo y ñoñez.
¿Hasta cuando, Señor? (Salmo 13)

# Publicado por: Derechón (Madrid)
miércoles, 6 de junio de 2018

Desaparecer España?

Es una posiblidad que suceda, tal vez inscrita en la fatalidad a corto plazo, y si ello ocurre es porque le falta la sangre a la nación, es decir, la sociedad, que ha sido fagocitada por el Estado, reducida a una masa de individuos sin conciencia nacional. Una nación sin sociedad es un ente zombi, si desaparece o no, no es el verdadero problema, el problema es social, personal (libertad, conciencia, valores, etc).

# Publicado por: Pedro ortigosa goñi (cirauqui)
miércoles, 6 de junio de 2018

Señalemos el enemigo

El problema, multicefálico, está en Madrid (yo concretaría que en la Carrera de S.Jerónimo y la carretera del Pardo), pero también en las logias, esos entes de obediencia al exterior. No verlo es errar la solución.
Y, por supuesto, en esos ´´aliados´´ que son nuestros peores enemigos.

# Publicado por: J.M. (Madrid)
miércoles, 6 de junio de 2018

la nación española

Una nación es sobretodo los lazos de sangre, una raza. En las aldeas de mis padres todos somos primos segundos, terceros, etc. y el que diga que no existe la raza española se equivoca; basta ver a la gente, lo mismo andaluces que castellanos o catalanes, se nota que somos parientes en las facciones de los rostros, a pesar de los acentos. Al pasear por Francia ya se dibujan otras facciones y eso que son nuestros primos más cercanos.
Todo apunta a una próxima guerra civil, y como todas las guerras civiles será fratricida, hermanos contra hermanos. Los marranos que han provocado siempre nuestras guerras son como las ratas, abandonaran el barco mucho antes de que les salpique, y desde fuera seguiran lanzando su ponzoña, y tras la guerra volveran como siempre hacen, para seguir envenenando la sociedad.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Contra Popper (I)
Mezquita y excatedral
El Burriculum Vitae
Posible y probable
Social-apátridas
Willy Toledo
Anatomía del buenismo
Konstantin Leontiev, el Spengler ruso
Esclavitudes
La Gran Sustitución
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Intromisiones
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JORGE VERSTRYNGE
Verstrynge de nuevo y no por última vez
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 GUILLAUME POINGT
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |