''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La Gran Sustitución

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal


Ha vuelto Mauricio Wiesenthal con un retrato español de familia al que ha titulado "La hispanibundia" (Acantilado, 2018).
Carlos Herrera

7 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

CARLOS HERRERA


Confieso una vieja admiración por la escritura de Mauricio Wiesenthal, escritor cosmopolita, dandy, políglota (habla también en andaluz, por aquello de su crianza), distinguido, hondo, divertido, imprevisible y bohemio. Wiesenthal, domador preciosista de palabras, es viejo navegante, eterno romántico, indiscutible humanista, poseedor de una cultura enciclopédica, oxigenado poeta, maestro de esgrima y buen catador de vinos. Los volúmenes dedicados a su afición enológica son libros casi de texto: yo no he vuelto a volcar bocabajo una botella vacía en la cubitera desde que le leí a Wiesenthal que eso era propio de puticlubs. Le he leído lo etéreo y lo denso, lo divertido y lo intenso: si quiere acercarse a él pruebe con El esnobismo de las golondrinas o Luz de vísperas, dos de los momentos más vibrantes de su producción; y si quiere aprender mecanismos de palanca afectiva entre europeos y españoles lea su biografía de Rilke, absolutamente definitiva. No es la primera vez que escribo acerca de él en estas páginas.

Ha vuelto Mauricio Wiesenthal con un retrato español de familia al que ha titulado La hispanibundia (Acantilado, 2018), término que sintetiza una invención léxica llena de resonancias de la desinencia ‘bundus’, imprescindible en voces latinas: tremebundus o furibundus, por ejemplo. Igual que existe ‘errabundia’ o ‘meditabundia’, el autor crea ‘hispanobundia’, ese mecanismo por el cual a los españoles les fue siempre difícil vivir en un patio interior, por muy bello que fuese, cuando el alma les pedía subirse a una torre o a una gavia para ver el mundo. Movidos por esa fiebre, la ‘hispanibundia’, la quimera del oro, el apetito de honra y el deseo de vivir, los conquistadores se aventuraron en tierras lejanas, inhóspitas e ignotas. Pero también hizo, cuenta Wiesenthal, que se arrojara a una gran Armada a las costas inglesas e irlandesas, o que el Quijote se enfrentara a unos desvencijados molinos o que Sancho reclamara el gobierno de su ínsula o que a nuestros grandes místicos les importara más recoger su alma en oración que estar o no estar a las puertas de la muerte.

La ‘hispanibundia’ –reproduzco– es la energía vibrante que produce el español al vivir, ya se crea o no español, lo acepte o no lo acepte: ya se encuentre en el exilio forzado o pretenda ser extranjero en su patria y extraño a los suyos. La ‘hispanibundia’ no es un rasgo premeditado, sino una expresión irreprimible de la condición de español, que se hereda más por pertenecer a una patria que por formar parte de una nación. Hasta el punto de que todos los pueblos de España –por muy atinados o sensatos que pretendan ser– se vuelven ‘hispanibundos’ en cuanto se les toca el delirio quijotesco de sus bandos, la tarasca de sus localismos o el asunto descomunal de sus caballerías.

Se pregunta el autor, con gran ejercicio de provocación: ¿qué se hizo de los españoles?, ¿quiénes fueron?; teoriza sobre Alonso Quijano como si estuviera en la mente de Cervantes, destripa al pintor antimoderno de Velázquez y concluye finalmente que las banderías de la ‘hispanibundia’ –el odio entre hermanos– nos llevaron muchas veces a dividir nuestra patria en bandos irreconciliables. Y así se labraron los destinos injustos y lastimosos de los españoles alineados en un lado ‘equivocado’: los partidarios de Juana o Isabel, los afrancesados o casticistas, carlistas o liberales, monárquicos o republicanos. Es posible que no tuviese razón Stendhal cuando opinaba que el español sería el último tipo humano que quedaría en Europa. Si España no sobrevive y sucumbe a la máquina devastadora y vulgarizadora de la globalización, la esencia histórica del ‘mito fundacional’ de Europa quedaría horriblemente dañada.

La ‘hispanibundia’ es un honesto intento por convencer a los españoles de la necesidad de conocer su historia; está escrito con esa elegancia de tinta antigua y de guante viejo que tiene Wiesenthal, un empecinado español que podría haber sido perfectamente otra cosa, francés o british, tal vez austriaco como Zweig también, sin despeinarse. Es una lectura deliciosa, como todas las de este apasionado y vibrante autor, del que me reitero absoluto e indisimulado partidario.

© XLSemanal


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 10 de junio de 2018

Consejo de Ministros

Ahora se debería llamar ´´Amigas y Conocidas´´, como esa tetrulia televisiva de marujas.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
jueves, 7 de junio de 2018

Vino

´´yo no he vuelto a volcar bocabajo una botella vacía en la cubitera desde que le leí a Wiesenthal que eso era propio de puticlubes´´ Jajajaja!!!
Confieso que jamás he bebido vino en tales establecimientos. Lo suyo es beber champán barato.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Ante la exhumación de los restos de Franco
El ultraderechista Casado
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
El barrizal catalán
El virus borbónico en España
La detención del jefe de los golpistas
Tabarnia se reproduce exponencialmente
La promueven los socialistas, C´s la apoya por acción, y el PP por omisión
Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia
Escipión era franquista
Lleida, Terol y London
Del PCE a Puigdemont: o la voluntad de perder
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Una larga enfermedad
José Vicente Pascual
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo
3 SERTORIO
La Gran Sustitución
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Una larga enfermedad



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |