''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 20 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán

SERTORIO
Contra Popper (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La revolución era esto


Dos caras tiene la misma moneda revolucionaria: la envidia y la vanidad.
Jesús Laínz

14 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JESÚS LAÍNZ

–¿Qué harías, camarada, si fueras propietario de un inmenso palacio con jardines?
–Lo donaría al Partido.

–Qué magnífico camarada eres, camarada. Pero ¿por qué lo donarías?
–¿Para qué quiero yo un palacio con jardines? En cambio, el Partido podría utilizarlo para sus actividades o para alojar a cientos de camaradas sin techo.

–Magnífico, camarada. ¿Y qué harías si fueras el propietario de un yate de tres mástiles y cincuenta metros de eslora?
–Lo donaría al Partido.

–¿Por qué, camarada?
–Porque ¿qué haría yo con un yate tan grande? En cambio, el Partido podría utilizarlo de buque-escuela o para agasajar a los dirigentes extranjeros que visiten nuestro país.

–Estupendo, camarada. ¿Y qué harías si tuvieras un Rolls–Royce?
–Lo donaría al Partido.

–¿Por qué, camarada?
–Porque yo no le sacaría ningún rendimiento, mientras que el Partido podría utilizarlo como coche oficial de algún ministerio.

–Ejemplar, camarada. ¿Y qué harías si tuvieras una bicicleta?
–Nada.

–¿Cómo que nada? ¿No la donarías al Partido?
–Ni hablar.

–¿Donarías al Partido tu palacio, tu yate y tu Rolls–Royce pero no tu bicicleta, que es muchísimo menos valiosa? ¿Cómo es posible?
–Porque la bicicleta sí que la tengo, camarada.

A veces un chiste explica mejor toda una ideología que un voluminoso tratado. En el caso de los supuestos revolucionarios, la cosa suele ser singularmente fácil, pues todo se resume en las dos caras de una misma moneda: la de la envidia y la de la vanidad.

La historia nos ha dejado ejemplos tan numerosos como jugosos, empezando por aquellos lechuguinos resentidos por no haber podido nunca echar un polvo con una marquesa que anegaron Francia en sangre para ocupar ellos los sitios vacantes. Cambacérès, por ejemplo, reputado pederasta también conocido como Tía Turlurette, gozaba llamando "ciudadano Capeto" a Luis XVI –al igual que gozan nuestros podemitas con su "ciudadano Felipe de Borbón"–, pero cuando le tocó mandar en tiempos napoleónicos exigió ser tratado de Alteza Serenísima. También se distinguió el canalla de Fouché, que pasó de implacable exterminador de aristócratas a duque. Por no hablar de Bernadotte, coronado rey de Suecia algunos años después de haberse tatuado en el pecho el lema Mort aux rois.

Pero, por sus consecuencias de hondo y largo alcance, mucho más importante que la vanidad de los títulos fue el cambio de manos de la propiedad. Porque, tras la masiva desamortización de los bienes eclesiásticos, le llegó el turno a los denominados bienes nacionales de segundo origen, es decir, las propiedades de los nobles huidos y demás opositores a la Revolución, bienes que pasaron a las manos de los nuevos mandamases revolucionarios, que de este modo mutaron de gente en casta en un instante.

Algo parecido, pero a la española, sucedió con nuestras desamortizaciones decimonónicas, frustrados intentos de repartición racional de la tierra cuyos perniciosos efectos seguimos sufriendo en nuestros días sobre todo en la eterna Andalucía de los señoritos y los jornaleros. Porque una gran cantidad de las tierras de las manos muertas, mediante chanchullos e injusticias como la de fijar lotes enormes, inalcanzables para los vecinos del lugar, fueron acaparadas por los nuevos millonarios urbanos con nefastas consecuencias. Subieron la renta a los labradores, con lo que muchos se empobrecieron aún más o tuvieron que abandonar su trabajo. Al pasar pastos, bosques y otras tierras comunales a manos privadas, su aprovechamiento por los paisanos desapareció, por lo que millones de ellos –los que no nutrieron las filas del carlismo– tuvieron que abandonar sus hogares para trabajar en las fábricas y malvivir en las ciudades. Y los nuevos dueños quisieron amortizar el gasto rápidamente, por lo que hicieron grandes talas sin preocuparse de repoblar, causa de una de las mayores catástrofes ecológicas de la historia de una España, que en buena parte sigue desforestada desde aquel entonces.

En los añorados tiempos segundorrepublicanos, el egregio Valle–Inclán fue testigo de nuevos chanchullos izquierdistas cuando en 1932 fue nombrado conservador del Patrimonio Artístico Nacional. Ilusionado con su tarea de conservar y promover el patrimonio artístico, buena parte de él hasta entonces en manos de la Familia Real, tardó pocas semanas en denunciar que muchos tesoros estaban siendo dilapidados por unos gobernantes republicanos que los malvendían a anticuarios extranjeros quedándose ellos con el dinero.

Y mejor ni mencionar las dachas y demás privilegios de los gobernantes de aquel paraíso comunista que tuvo que levantar un muro para que no se le escaparan los felices proletarios.

Nada nuevo bajo el sol. Cambian los detalles, pero la esencia es la misma. Los sinvergüenzas, disfrazando su avidez con ropajes de revolución social. Y el pueblo, igual o peor. El ser humano suele ser una cosa bastante lamentable. Y en su versión revolucionaria, repugnante.

En los últimos setenta tuvo mucho éxito en la televisión británica una serie, titulada Citizen Smith, cuyo protagonista, un joven adorador del Che Guevara, ocultaba bajo su verborrea revolucionaria y su grito de guerra –Power to the People!– su incapacidad para ganarse la vida. Recuerdo con claridad –porque me provocó tanta risa entonces como la que me sigue provocando cuarenta años después– el episodio en el que se lanzó a un apasionado discurso en defensa de la futura sociedad socialista, tan justa que en ella ya no habría escasez, ni opresión, ni desigualdades sociales, ni explotación económica ni ningún otro mal capitalista. Tanta fraternidad se iba a alcanzar, que las personas ya no se distinguirían ni por sus nombres y apellidos, pues todos, en el paroxismo de la igualdad, se identificarían tan solo por un número.

–¿Y qué número serás tú? –le preguntó uno de sus acólitos, todavía más tonto que él.
Number one, of course!

Pues eso, que nuestro Ciudadano Smith se nos ha mudado a un chalé con piscina.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 14 de junio de 2018

Palafreneros y marquesas

´´aquellos lechuguinos resentidos por no haber podido nunca echar un polvo con una marquesa´´.
Lo del palafranero con marquesa es todo un clásico. Pero, con toda seguridad, esos palafreneros no estuvieron entre los revolucionarios. Como estudia bien Spengler, los obreros cualificados eran reaccionarios. Y hacían bien. Así que el autor del artículo tiene toda la razón.

Off topic: Kardasian cree que por haber defenestrado a Huerta, su Consejo de Ministros ya no va a ser ´´Amigas y Conocidas´´. De eso nada: lo sigue siendo.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
El opio del pueblo
Parsifal en Zaragoza
Ideas para una reforma de la Constitución
El abandono de la razón
¡Feliz lo que sea!
Del duque de Alba a Rajoy, pasando por Franco
¿Está Carles? Que se ponga
Jalogüín
La juventud domada
El juramento de Felipe V que Felipe V nunca juró
No hay nada que negociar con Cataluña
La guerra que Occidente no podrá ganar
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JORGE VERSTRYNGE
Verstrynge de nuevo y no por última vez
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 GUILLAUME POINGT
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |