''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de julio de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
Eterno Franco

JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ya están aquí


¿Por qué esa ceguera nuestra frente al fenómeno de mayor alcance —la Gran Sustitución lo llaman en Francia— que amenaza hoy a una Europa?
Javier R. Portella

18 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Ya están aquí los seiscientos y pico africanos procedentes del Aquarius que han sido recibidos con el mayor júbilo y satisfacción por nuestra ciudadanía de caritativo espíritu y generoso ánimo. Salvo en los comentarios masivos y furibundos dejados en los artículos de la prensa bienpesante, la llegada del barquito no ha suscitado, en efecto, ni una sola voz en contra. Aún menos por parte del conjunto de la clase (vulgo, casta) política, comprendidos todos sus pelajes, con inclusión de las autoridades civiles, militares y eclesiásticas (cumpliendo estas últimas la exhortación del papa Paco a acoger la mayor población foránea que quepa en la vieja Europa). Todos ellos han dado muestras de gran corazón al acoger a los náufragos enviados por las oenegés negreras exportadoras de mano de obra barata, tras las cuales, y en particular tras SOS Mediterranée, propietaria del Aquarius, pende la alargada y siniestra sombra de la Open Society de George Soros. A los llegados a Valencia cabe también añadir (pero éstos han entrado mucho más discretamente) otra remesa de unos 1.100 más que han llegado en un alud de pateras procedentes de Marruecos, donde, según cuentan, es inimaginable que se produzca semejante riada sin contar con la bendición de las autoridades marroquíes.

Y esto es sólo una gota, una ínfima gotita de agua. Son cientos de millones los que están aguardando en toda África, donde la muy musulmana Nigeria ya habrá alcanzado por sí sola en pocos años una población equivalente a la actual de toda la Unión Europea. Y siguen pariendo y pariendo… y soñando todos en llegar a la Tierra de Jauja de Europa, smartphone en ristre y unos 4.000 euros desembolsados para pagar el viaje a los negreros. 

Y el tema —caso único en toda Europa— ni siquiera figura en la agenda política de nadie. Salvo en la de VOX, la única formación a la que los últimos sondeos ya atribuyen dos diputados en unas próximas elecciones (sí, sólo dos escuálidos diputados, pero todo es empezar y el asunto deja profundamente consternados a todos los demás: rojos, progres, liberales, peperos, ciudadanos…)

¿Por qué? ¿Por qué esa ceguera nuestra frente al fenómeno de mayor alcance —la Gran Sustitución lo llaman en Francia— que amenaza hoy a una Europa cuya base étnico–cultural quedará totalmente transformada a partir del momento en que las poblaciones venidas de otros continentes lleguen a alcanzar, dentro de no más de dos o tres generaciones, el 50 por ciento (y subiendo, con su demografía galopante) de nuestra población?

¿Por qué? ¿Por qué ello no inquieta a casi nadie? Por la sencilla razón de que cualquier razonamiento en términos de etnias y culturas es irrelevante tanto para quienes la predican como para quienes han sido predicados y amamantados en la ideología del Hombre-Individuo Único, Universal, Abstracto y Desarraigado. Si se considera que hablar de “base étnico–cultural” es simplemente una falacia o una irrelevancia (o algo mucho peor: una impostura racista), ¿qué importa entonces que se modifique de arriba abajo semejante irrelevancia?

A partir de ahí sólo cabe una postura: acoger sin tasa ni freno a todos los millones que quieran venir. Y para ello, quitar, por ejemplo, como quiere hacerlo el actual gobierno, las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla a fin de facilitar que los asaltantes las puedan asaltar con mayor comodidad. Y si todo ello origina un obvio “efecto llamada”, lo que corresponde hacer es “¡aumentar al máximo los efectos llamada!”, como reclamaba ayer mismo un cura de ya no sé dónde.

Pero ¿qué hacer, se dirá, cuando las pateras están ahí y las ONGs de Soros lanzan buques para embarcar a mansalva a quienes están dispuestos a jugarse la vida para acceder al Reino de Jauja? La solución es muy sencilla: hay que socorrer, por supuesto, a los náufragos. Los buques de las armadas europeas que deberían constituir un auténtico cordón sanitario en el Mediterráneo, tienen la obligación de salvar, por más temerario y voluntario que haya sido su naufragio, a cuanto náufrago se encuentre en el mar. Recogerlos, sí… para devolverlos de inmediato a su punto de partida e impedir —es lo que exige la más simple humanidad— que con el éxito de su intento se sigan produciendo más naufragios, más muertes y más desarraigos.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 19 de junio de 2018

¿Quién está detrás de todo?

oenejetas

Osvaldo, ¿quíen o qué crees que está detrás de todo?

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
lunes, 18 de junio de 2018

Puntualizaciones

Soros no es más que una marca o la careta tras la cual se oculta la super-élite globalista, que estaba ahí antes de Soros y seguirá estando ahí cuando Soros entregue su alma a Satán. Ójala Soros fue era el malo de la película, porque muerto el perro se acabaría la rabia. Es imprescindible identificar correctamente al enemigo, consejo que deberían aplicarse los de VOX para dejar de ser forofos del sistema liberal-capitalista occidental cuya élite apoya toda la basura ´´progresista´´ a la que dicen oponerse. Ir de anti-sistema por la vida mientras se tiene en la dirigencia del partido a un ultraglobalista como Bardají es una broma de muy mal gusto.
Nigeria es mayoritariamente cristiana.
El marroquí es un régimen tolerado y protegido por Occidente, en especial por Francia y EE.UU.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
lunes, 18 de junio de 2018

Marx y Marx

Las señoras de Iglesias tienen ahora ocasión de ser doblemente marxistas acogiendo a los casi 700 subsaharianos en su casa. Caber, caben. Un poco justos, eso sí, como en el camarote de los Hermanos. Pero donde hay amor, hay espacio.

¿No tiene la marina italiana derecho a torpedear a los piratas negreros? entiéndase bien: sin la carga humana a bordo. Simplemente localizando a las naves onejetas cuando aún no han hecho su carga, y hundirlas.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Eterno Franco
2 Pensamiento extremo
3 CATHERINE VINCENT
Los robots van a modificar la psicología humana



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |