''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 12 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos

SERTORIO
Contra Popper (y II)

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La hora de las mafias


Tampoco deberá preocuparle al inversor en dichas sociedades mafiosas que toda esa oscura avalancha sarracena venga hacia países que son prósperos justo porque no son islámicos, pero ellos están dispuestísimos a que terminen como tales.
Francisco Núñez Roldán

20 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN

Quizá usted tiene unos dinerillos ahorrados que no sabe dónde ni cómo emplear para que le rindan algo. Permítame pues que durante la lectura de este artículo me erija en circunstancial broker y encarecidamente le aconseje que invierta en alguna sociedad de tráfico de personas desde Asia Menor o África hacia Europa. No se va a arrepentir. Negocio seguro. A la vista está.

El lector le cobrará entonces un pastón a gentes y familias que van a quedar entrampadas de por vida, pero eso no debe importar al inversor, puesto que no va a conocer personalmente a ninguno de ellos, ni va a escuchar jamás sus quejas. Quizá los vea de manteros por ahí, pero sin identificarlos.

El inversor sabrá también que sencillamente está sobre todo contribuyendo a la expansión demográfica del Islam, religión practicada por el 95% de las criaturas que va a trasladar a Europa. Pero ello no debe preocuparle, pues serán los nietos o bisnietos del inversor, a quienes no conocerá, quienes tendrán que lidiar con el problema de un sector cada vez más amplio que no sólo no está dispuesto a integrarse en nuestra sociedad, legislación y costumbres, sino que, siguiendo consecuentemente su fe, está empeñado en convertir nuestro mundo en el suyo.

Tampoco deberá preocuparle al inversor en dichas sociedades mafiosas que toda esa oscura avalancha sarracena venga hacia países que son prósperos justo porque no son islámicos, pero ellos están dispuestísimos a que terminen como tales. El inversor obviará el pensamiento de que si Suiza o Noruega fueran musulmanas serían unas montañosas geografías cabreras, y que si Libia o Arabia Saudita no estuviesen bendecidas por el profeta por antonomasia, tendrían posiblemente un nivel de vida y de distribución de riqueza superior a las dos naciones europeas referidas.

Nuestro circunstancial capitalista destinará una pequeña parte de sus ganancias a distribuir por redes sociales fotografías y filmaciones de seres angustiados, por ahogarse, ahogándose o ya ahogados, mujeres o niños de mirada implorante, a poder ser los más guapos del grupo, emigrantes agradecidos saltando a tierra o siendo recogidos, alimentados y abrigados por personal del país europeo de desembarque. Dicho material gráfico tendrá un doble destino. A saber: los entornos productores de material humano emigrable, a fin de que vean el excelente trato que se les da a los recién llegados, y a los países europeos de arribada, para que las personas de buen corazón vean que sus gobiernos cuidan de los recién venidos, siempre que no los metan en los domicilios particulares de estas personas, que todo tiene un límite, por favor…

Dado que el continente africano tiene una población de unos mil doscientos millones de habitantes, tirando por lo bajo, nuestro inversor ha de saber que la mitad de ellos está más que dispuesta a hacer el periplo indicado, dejando bien llenos los bolsillos de las benéficas sociedades que los transportan hacia Europa. Y sólo hablamos de África. Además, por si le quedaban escrúpulos de conciencia a nuestro generoso capitalista, las últimas noticias le harán ver que el gobierno de España recibe a bombo y platillo a una considerable partida de clientes de las mafias referidas, lo que justifica la existencia de dichas compañías e incluso sería recomendable que a nivel estatal se contribuyera a su ampliación y desarrollo, dado el evidente beneficio para la humanidad que nuestros noticiarios propagan y nuestra piedad agradece.

En todo momento, en estos temas, recordamos al inversor que debe pensar sólo en sus ganancias inmediatas, en su tierno corazón y en el de los que ven las películas y fotografías de los periplos. El inversor nunca construirá el razonamiento más elemental.

Si algún interlocutor, evidentemente xenófobo, quisiera cuantificar el problema e interrogara al inversor sobre qué cantidad de inmigrantes considera suficiente para entrar en Europa, si un millón o diez por año, el inversor evitará hablar de cifras y se ceñirá a encomiables sustantivos tales como solidaridad, piedad, compasión o ayuda, sin olvidar nunca que en realidad está engordando las cuentas corrientes de las mafias en las que él ha invertido, y sin las cuales la riada humana sencillamente inexistiría.

Como colofón, recomendamos al inversor mafioso que cuando desembarque la remesa de turno, vaya al puerto que sea a recibir a los jubilosos recién llegados y se haga unas cuantas fotos junto a algunos de ellos, exteriorizando –con la mayor asepsia– el gozo de haber acogido a indefensas criaturitas, pero con la seguridad de que esos seres le han engordado el bolsillo. Es posible que en esos momentos, nuestro inversor esté físicamente junto a los capos que organizan tales desplazamientos, y palpará el contacto con los colectivos y organizaciones que las mafias protegen e incitan a la benéfica acción, todo como parte de una inversión que en los países de origen produce inmensos beneficios a conciudadanos que viven entre esos países y Europa, y con los que el inversor se cruzará frecuentemente, con aspecto de respetables hombres de negocios de piel un poco más oscura, bien tarjeados y cediéndole el paso en los restaurantes.

Y la de clientes que vendrán. Millones. Negocio seguro. No falla.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 22 de junio de 2018

la historia se repite

Imagino que los hábiles inversores son los mismos que hace tres siglos engrosaban sus cuentas con el traslado de negros desde la pobre África hasta las prósperas colonias americanas. La compañía de Indias se llamaba tan altruista emprendimiento, en el que sólo superaban el viaje un 10 de los pasajeros. Y sus dueños los que abrieron las primeras sinagogas en Norteamérica.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
miércoles, 20 de junio de 2018

Los héroes del Aquarius

Ya circulan en Internet las caras y perfiles de la tripulación del Aquarius.
¡Qué caritas de bondad! ¡si sólo les falta la aureola de santos! ¡pero qué ´´guays´´ que son! ¡pro hombres! ¡pro mujeres!

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
miércoles, 20 de junio de 2018

El Acuarius: barco pirata inglés

Un detalle a no perderse es que el Acuarius que nos ha endosado la OTAN (en la práctica) y que han escoltado nuestros barcos de guerra ¡es un barco pirata!: Gibraltar no es una nación, es una base naval inglesa, ¡es una colonia!, la única en Europa y precisamente en Un detalle a no perderse es que el Acuarius que nos ha endosado la OTAN (en la práctica) y que han escoltado nuestros barcos de guerra ¡es un barco pirata!: Gibraltar no es una nación, es una base naval inglesa, ¡es una colonia!, la única en Europa y precisamente en nuestra Patria. Y, aun así, lo escotamos con nuestros navíos y le hacemos el juego a nuestros seculares enemigos ingleses.
Además de Pxxx ponemos la cama.
Y, como consecuencia, nuestra seguridad física (robos, violencia, enfermedades, falta de atención sanitaria), nuestros derechos sociales y de trabajo, y nuestra cultura y religión, y la de nuestros hijos, se van al traste.
¿Cabe mayor indignidad e incongruencia?
Recomiendo: https://lacruzylaespada.com/ongs-gobiernos-traficantes-personas-i/
https://lacruzylaespada.com/lo-que-esconde-el-aquarius/

# Publicado por: J.M. (Madrid)
miércoles, 20 de junio de 2018

EUROPA SE OBSCURECE.

Se obscurece, se desidentifica, se destruye un Continente que ha sido el árbitro de la cultura occidental, para ser entregado gratuitamente a las huestes islámicas, sin que medie agresión y con el marchamo de la solidaridad y el tan manoseado término de los derechos humanos.
Es una conquista sin guerra. Entregamos nuestra tierra a los que nos van a tiranizar, van a abolir nuestra historia y nuestras costumbres y van a adueñarse de nuestra propia vida.
Sin gastos bélicos, sin holocaustos, sin ruido, estamos siendo fagocitados por el islamismo.
Que Dios nos coja confesados!!

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Neoantifranquistas
Tardoantifranquistas
El patíbulo de Tyburn
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ELMANIFIESTO.COM
Cabra, 1938: el Guernica de la República
2 JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas
3 SERTORIO
Contra Popper (y II)
4 VIKTOR ORBÁN
Ardiente defensa de la Europa de las naciones
5 FÉLIX MORÈS
La vanguardia carolingia en Europa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |