''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de julio de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
Eterno Franco

JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Los valientes de Barcelona


Tales son los miles de jóvenes catalanes que, pese a haber sido educados en la inmersión lingüística y el lavado de cerebro de TV-3 y compañía, muestran en público su hispanidad, sin miedo a navegar contra viento y marea.
Pep de Nel

22 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

PEP DE NEL


Miguel de Cervantes describió Barcelona como
«archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos, y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única.»

Y así lo fue durante siglos, hasta que el procés mató esa ciudad de siempre y la transformó en el actual desamparo: manicomio de almas cándidas y amarillas a quienes, de poco leer y mucho ver TV-3, se les secó el cerebro. Tierra de opresión contra los catalanes no nacionalistas y, al mismo tiempo, frustración de la esperanza de los propios independentistas a quienes sus líderes los engañan con “faroles” y mentiras. Divorcio amargo entre amigos, hermanos, hijos y padres. Cementerio de belleza y bondad, de cruces amarillas y sensatez.

Un procés iniciado por Pujol y Mas, pero impulsado por Maragall, Zapatero y el Estatut que los parió. Un procés de cuya corresponsabilidad no se libra ni Aznar: con su Pacto del Majestic, la decapitación de VidalQuadras, la cesión total de competencias en materia de educación y sanidad, etc.

Sólo con estos antecedentes, es posible entender que un grupo de cincuenta separatistas, capitaneados por el pistolero de Terra Lliure Frederic Bentanachs, haya impedido —a golpes y al grito de “fora feixistes de la Universitat”un acto académico, con ponentes internacionales, en homenaje a Cervantes celebrado en el Aula Magna de la Universidad de Barcelona el pasado 7 de junio.

Y sólo a través del mundo imaginario creado por el procés, es posible entender que algún medio ultra–subvencionado, como el digital Directe.cat, publicara —huyendo de toda realidad y decencia— que el acto «se anuló por la poca gente presente». Eso, a pesar de que los videos muestran una participación en el acto académico de unas doscientas personas, así como la violencia perpetrada por la minoría separatista con el fin de boicotear el acto.

Quizá a los independentistas les molesta que el “fascista” (sic) Cervantes, a través de Don Quijote, parodiase la fuga de la realidad, el mundo imaginario de las novelas de caballerías, como lo es el mundo imaginario construido por los nacionalistas catalanes: esa (falsa) realidad virtual–nacional que se eleva, cual humo orgulloso y fatuo, desde los rescoldos de la manipulación histórica y la narcotización de los ciudadanos prendidos por el separatismo catalán.

Este humo que de él emana está llamado a disiparse en la realidad. Contrariamente a sus intenciones, el procés ha despertado en Barcelona la patria de valientes que permanecía como aletargada tras cuarenta años de invierno pujolista.

Esos valientes son los catalanes que hoy se juegan el tipo cuando retiran las cruces amarillas de las playas, a pesar de los insultos y empujones de la gent pacífica, rescatando así esos lugares públicos del cementerio ideológico al que los independentistas pretender someter y someternos.

Esos valientes son los que, de noche, sacrifican sus horas de sueño para salir a limpiar la ciudad de lazos amarillos, devolviendo las calles a la neutralidad que nunca deberían haber perdido.

Esos valientes son los miles de jóvenes catalanes que, a pesar de haber sido educados en el pujolismoes decir, sometidos durante décadas a la inmersión lingüística y al lavado de cerebro de TV-3 y otros medios de agitación de masastienen la fortaleza de resguardarse de la fina lluvia del adoctrinamiento secesionista, que cala hondo en las almas débiles, y muestran en público su hispanidad, sin miedo a navegar contra viento y marea.

Esos valientes son los miles de catalanes que cuelgan banderas españolas en los balcones de sus casas, a pasar de las represalias que pudieran sufrir: como unos vecinos de Balsareny, en prisión durante varios meses tras la denuncia falsa de tres Mossos d’Esquadra, y a cuya hija pequeña la pediatra independentista se niega a atender… por el simple hecho de colgar la bandera española en el balcón de sus domicilios particulares.

Esos valientes son los impulsores de “Barcelona con la selección”. A pesar de las palizas en la calle y las multas administrativas del Ayuntamiento, consiguen instalar pantallas gigantes en la ciudad para que los catalanes que lo deseen puedan disfrutar de los partidos de la selección española de futbol.

Esos valientes son los centenares de jóvenes que el 2 de octubre de 2017, cuando todo parecía perdido y a pesar del evidente riesgo a su integridad física, se pasearon por las calles de Barcelona con banderas españolas, demostrando que la Cataluña hispana no estaba dispuesta a rendirse.

Esos valientes son el millón de catalanes que salieron a la calle una semana después y disiparon, con la realidad de su valentía, un procés que sólo era humo, orgullo y “farol”, como confesó la exconsellera Clara Ponsatí meses después.

Esos valientes son los jóvenes universitarios que no se achican ante los insultos y empujones de los que se autodenominan “gent pacífica”, en la Universidad Autónoma de Barcelona, o en actos académicos como el citado sobre Cervantes, en la Central, el pasado 7 de junio.

Fue en Barcelona donde, a modo de espejo, don Quijote vio reflejada su ridícula imagen. Donde don Quijote volvió a la realidad, a la lucidez. Donde recuperó su identidad de Alonso Quijano. Y fue en Barcelona donde Cervantes nos dio un mensaje que, cinco siglos después, se nos presenta con eterna actualidad: la realidad se impone siempre, y todo es posible menos el ridículo.

Barcelona es esa patria de valientes, esa realidad, donde pueda disiparse el humo y el ridículo nacionalista. El punto de partida donde los catalanes abducidos por el separatismo puedan volver a la lucidez.

@Pep_de_Nel


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 24 de junio de 2018

Plagio yanki

Lo de ´´hogar de los valientes´´ lo copiaron los yankis para su himno.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
El barrizal catalán
El virus borbónico en España
La detención del jefe de los golpistas
Tabarnia se reproduce exponencialmente
La promueven los socialistas, C´s la apoya por acción, y el PP por omisión
Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia
Escipión era franquista
Lleida, Terol y London
Del PCE a Puigdemont: o la voluntad de perder
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
En defensa de los hispanohablantes en España
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Eterno Franco
2 Pensamiento extremo
3 CATHERINE VINCENT
Los robots van a modificar la psicología humana



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |