''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
«No» no es «no»

René Magritte, "El imperio de las luces".

«No» no es «no». «Sí» tampoco es «sí». «Sí» y «no» se hacen eco, se espejean.
Gabriel Albiac

16 de julio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

GABRIEL ALBIAC


No pediré a la señora Calvo que lea a Jacques Lacan: «amar es dar lo que no se tiene a quien no lo quiere». Pero alguien, en su ministerio, debería reflexionar sobre las consecuencias psiquiátricas de lo que enunció anteayer como antesala de ley: que «lo que no es un sí es una violación». Tal vez le ayude a entender que ese axioma convierte en violadores a todos los componentes de la especie hablante que es la humana: varones como hembras.

En 1925, Sigmund Freud publica un artículo de tres páginas que es una escueta obra maestra. En él se da la epítome del psicoanálisis. También, de su distante comprensión de lo humano. Nadie que aspire a entender los tan poco lineales laberintos de la moral puede ignorar ese texto. Su título es «La negación». Despliega una tesis sencilla y grave: el inconsciente no conoce el principio de contradicción. Y, en cada «sí» que un humano enuncia, hay un «no» protectoramente camuflado.

Arranca Freud de dos ejemplos. De convención social, el uno: el del pesado que asesta a su interlocutor aquel lugar común de que «va usted a creer que quiero decir algo ofensivo para usted, pero le aseguro que no es tal mi intención». Todos sabemos que sí lo es. El otro ejemplo le viene de la práctica clínica. Habla el paciente: «Me pregunta usted quién puede ser esa persona del sueño. Mi madre, desde luego, no». El psicoanalista –pero también cualquiera que no sea imbécil– sabe que es, con seguridad, su madre. «La negación», concluye sensatamente Freud, «es una forma de alzar constancia de lo reprimido». Todo «no» es, por tropo, un «sí». Y a la inversa. Y eso hace la interpretación de los comportamientos y de sus camuflajes verbales endiabladamente laberíntica. «No» no es «no». «Sí» tampoco es «sí». «Sí» y «no» se hacen eco, se espejean. No hablan jamás a libro abierto, porque el libro abierto es lo contrario de la mente humana.

No pediré a la ministra que se detenga a leer a ese maestro del siglo XX; aunque alguien debiera hacerlo por ella, antes de que el desbarajuste legal acabe por romper del todo la vida privada. No pediré tanto. Pero, ¿podría, al menos, leer un puñado de endecasílabos del siglo de oro que cifran lo más alto de la literatura, de la inteligencia, en lengua española? Sin comentarios. Leer sólo. Y saber que todo amor se juega en ambigüedad y paradoja.

Lope: «Creer que el cielo en un infierno cabe». Góngora: «Con la muerte libraros de la muerte / y el infierno vencer con el infierno». Quevedo: «¿Y quién, sino un amante que soñaba, / juntara tanto infierno a tanto cielo?» O, en su forma quizá más desgarrada, sor Juana Inés de la Cruz: «Triunfante quiero ver al que me mata, / y mato a quien me quiere ver triunfante». O, en otro lugar, «a quien más me desdora, el alma ofrezco; / a quien me ofrece víctimas desdoro». ¿Será preciso, a partir de la amenazante ley Calvo, censurar esos sonetos?

Cambio de lengua y de tiempo. Nadie, en los dos últimos siglos, ha dado con la primorosa delicadeza de John Keats la paradoja de los amantes: que sólo preservan su pureza en la intemporalidad de la muerte, porque, en lo vivo, «todo lo marchita el uso». Oda a una urna griega: tan sólo en la piedra esculpida, los amantes conocen un sí sin el menor recelo negativo: figuras que el artista congela en el instante previo a su roce; por toda la eternidad; sin tiempo. En el instante de mármol que precede al contacto: «eternamente la amarás y eternamente será bella». Porque son piedra. Muerta. Y sólo lo que no vive no muere.

© ABC


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 17 de julio de 2018

La rebelión de las feas

Cómo se nota que las feministas no escucharán nunca la pregunta mágica que les permita responder sí. Y cómo les revienta ver a un hombre flirtear con una mujer, odian tanto al macho galante que nunca se aproximará a ellas como a la afortunada que tiene a un varón bebiendo los vientos por su amor. Por no hablar de cómo criminalizan a una manada de medio hombres, sí, pero que de violadores no tienen nada y cómo canonizan a la víctima que solo fue víctima de su propia insensatez.

# Publicado por: Guillermo (Madrid )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
Pensamiento extremo
Nicolás Gómez Dávila: el reaccionario concéntrico
Jünger, el entomólogo del Edén
Céline, ese genio del estilo
Mayo 68 y la Nueva Derecha
Pura Raza
¿Salvará la belleza al mundo?
Feminismo en la ciencia: ¿hacia una nueva caza de brujas?
La cabaña noruega de Wittgenstein
Dos veces mujer
Pequeño homenaje a Hugh Hefner, creador de Play Boy
Errores comunes sobre la historia de Cataluña
¿Un nuevo espíritu religioso?
Retorno sentimental de un catalán a Gerona
Los sofismas del papa Paco
García Lorca, ese franquista
¿Es el animal una persona?
¿Tedio existencial o "Sí a la vida"?
La gran pintura europea culpable de violencia de género
Dead white men
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |