''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 24 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡Ay de los puros!

SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
ENTREVISTAS
Entrevista a Serge Tisseron

Los robots van a modificar la psicología humana


En 2016, Microsoft soltó en Twitter a Tay, una Inteligencia Artificial pensada para interactuar por imitación y respuesta en las redes sociales. Después de una jornada y más de 96.000 tweets, los internautas malintencionados le habían hecho adquirir palabras misóginas, racistas y antisemitas.
CATHERINE VINCENT

17 de julio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

CATHERINE VINCENT


Satisfacción de los deseos, soledad, memoria, relación espacial… Para el psiquiatra
Serge Tisseron, las máquinas dotadas de inteligencia artificial van a revolucionar no sólo nuestra vida cotidiana, sino también nuestra forma de ser en el mundo. «La compañía ya no se definirá solamente por la presencia de un humano, sino también de una máquina». Serge Tisseron es psiquiatra, doctor en psicología y, desde 2015, miembro de la Academia de Tecnologías. Fue cofundador, en 2013, del Instituto para el Estudio de las Relaciones Hombre/robot, del que es un activo miembro. Autor de «Pequeño tratado de cyberpsicología», «Robots, nuevos socios y cuidados psíquicos», y «El día en que mi robot me amará», ha participado r-cientemente en el festival internacional de periodismo celebrado en Couthures-sur–Garonne con el tema «¿Podemos hacerlo con sexbot?».


¿Cómo va a modificar el psiquismo humano la omnipresencia de máquinas dotadas de inteligencia artificial (IA) en nuestra vida cotidiana?

Los robots van a modificar la psicología humana en la misma medida en que los progresos de la alimentación y de la medicina han modificado nuestros cuerpos. Nuestra talla y nuestra corpulencia han cambiado, nuestra resistencia a las enfermedades y al dolor también, pero no nos damos cuenta porque estos cambios se nos presentan como naturales. Sucederá lo mismo con las máquinas inteligentes, que van a revolucionar no solamente nuestra vida cotidiana, sino también nuestra forma de ser en el mundo.

Cuatro campos, como mínimo, serán profundamente modificados. En primer lugar, nuestra capacidad para diferir la satisfacción de nuestros deseos. El teléfono móvil, y luego el correo electrónico, ya han comenzado a alterar nuestra capacidad de resistencia a la expectativa relacional: con la entrega casi instantánea por dron, nos convertiremos también en intolerantes a la hora de esperar la llegada de objetos. El grado siguiente será, probablemente, la intolerancia por lo que se refiere a nuestras expectativas de reconocimiento, dado que nuestros robots de proximidad podrán gratificarnos con gran cantidad de felicitaciones y gentilezas. ¿Seremos, pues, capaces de soportar que la sociedad humana que nos rodea sea menos amable con nosotros? ¿Seguiremos teniendo ganas de seguir frecuentándola?

El segundo cambio concierne a la relación con la soledad y al discurso interior. Con nuestros «chatbots» [agentes conversacionales], vamos a desarrollar una tendencia a encerrarnos permanentemente. Contrariamente a la mayoría de los humanos, estas máquinas nos rebotarán constantemente las preguntas, los placeres y las gentilezas. Por una simple razón: la captura de nuestros datos personales…

 Pero, por ello mismo, la noción de soledad cambiará: la compañía ya no se definirá solamente por la presencia de un humano, sino también de una máquina. ¿Qué será de la posibilidad de tener, para sí mismo, un discurso interior, sin interlocutor, cuando nos acostumbremos a tener un interlocutor permanente a domicilio, presto a escucharnos tanto tiempo como deseemos?

Los otros dos campos en los que la inteligencia artificial va a modificar nuestro psiquismo son nuestra memoria y nuestra relación con el espacio. Mañana, nuestro smartphone no sólo estará en disposición de almacenar gran cantidad de nuestros datos personales, sino que también podrá clasificarlos en nuestro lugar, participando así, permanentemente, en la construcción de nuestra biografía.

En cuanto a las herramientas de geolocalización, nos permitirán, por supuesto, desplazarnos en el espacio sin tener la menor comprensión del miso. Si el teletransporte, hoy banal en los videojuegos, existe un día en el mundo real, será percibido como totalmente natural, porque ya habremos perdido la representación de los espacios intermedios entre el punto del que partimos y el punto al que llegamos.


Los robots ¿van a obligar al hombre a redefinir la idea que tiene de sí mismo?

En todas las tecnologías inventadas hasta ahora, los objetos estaban a nuestro servicio: como un director de orquesta, los poníamos en marcha cuando teníamos necesidad de ellos. Lo que será novedoso con los objetos dotados de inteligencia artificial será que podrán interpelarme y proponerme sus servicios como si fuéramos socios a partes iguales. Cuando yo entre en mi automóvil autónomo ‒Ford ha previsto su comercialización para 2021‒, seré recibido por una voz aclopada a una pequeña cámara, que me dirá, por ejemplo: “Al ver tu cara esta mañana tengo la impresión de que has dormido mal”.

Si olvido mi paraguas antes de salir, no será mi mujer ni mis hijos quienes me lo indiquen, sino mi asistente personal, el cual me amonestará: “Recuerda que te he dicho esta mañana que iba a llover”. Nos veremos cada vez más enfrentados al hecho de que las máquinas tienen competencias de las que carecemos, es decir, nos encontraremos enfrentados a nuestra incompletud humana. Con el riesgo de sentir cierta vergüenza frente a nuestras insuficiencias… Y también frente a una confianza cada vez más ciega en sus capacidades. Seremos así gradualmente encerrados en una cada vez mayor dependencia afectiva frente a las máquinas.


¿Cómo puede ayudar la psicología frente a estos nuevos fenómenos?

Va a ser necesario integrar nuestra relación con los objetos como un elemento para apreciar la calidad de nuestra relación el mundo ‒o dicho de otra forma, de nuestra salud mental. Hoy estimamos que es buena cuando uno tiene una buena red social, una sexualidad satisfactoria, un trabajo más o menos estable…

Haría falta añadir el reconocimiento de una sana dependencia afectiva hacia los objetos. La misma podría, en efecto, convertirse en patológica, como es el caso de quienes sufren de abstinencia cuando son privados de su videojuego, de las redes sociales o del alcohol. Otro riesgo es el de pasar de la felicidad del antropomorfismo (yo proyecto mis emociones y mis pensamientos sobre un objeto, pero sé que se trata de una proyección) a las ilusiones del animismo (yo atribuyo al objeto en cuestión capacidades cognitivas y emocionales idénticas a las mías).  


¿Por qué las máquinas inteligentes pueden llegar a aumentar este riesgo de animismo?

Porque podrán tomar la iniciativa de la relación, y también porque sus fabricantes alimentan la ilusión de que tienen emociones. Esto agravará el fenómeno constatado, hace más de medio siglo, por el informático Joseph Weizenbaum, quien elaboró un programa bautizado Eliza, un precursor de los “chatbots” destinado a simular a un psicoterapeuta cuyo método consiste en reformular las palabras del paciente concentrándose en sus reacciones emocionales. Weizenbaum percibió que algunos de los estudiantes que le ayudaban en esta tarea tenían tendían a pensar que la máquina les comprendía realmente. Entonces acuñó esta frase, que debería ser inscrita en el frontón de todos los laboratorios de investigación en IA: “Jamás habría creído que un programa tan simple pudiera provocar tales delirios en la gente normal”.

Esto es lo que denominamos un fenómeno de disonancia cognitiva: por más que se sepa que son máquinas, uno no puede dejar de desarrollar con ellas la misma relación que con los humanos y creer que tienen emociones. Más recientemente, el Estado Mayor norteamericano descubrió que algunos soldados enviados a Afganistán e Irak se encariñaban de forma irracional con su robot antiminas: los daños que éste sufría les afectaban gravemente, y querían absolutamente que fuera reparado en lugar de recibir un robot nuevo salido de fábrica. Durante el combate, algunos ponían incluso su vida en peligro para evitarle daños.


En su último libro usted escribió: «Si fuera más joven, crearía un laboratorio de estudio de la psicología de las IA». ¿Es realmente necesario inventar una psicología de las máquinas?

Estaba convencido de esta evidencia por lo que sucedió con Tay, una IA pensada para jugar el papel de un adolescente capaz de interactuar en las redes sociales. Elaborada por Microsoft y “soltada” en Twitter en marzo de 2016, había sido programada para aprender por imitación y respuesta. Resultado: después de una jornada y más de 96.000 tweets, los internautas malintencionados le habían hecho adquirir palabras misóginas, racistas y antisemitas, obligando a Microsoft a suspender urgentemente su cuenta de Twitter. Lo que debemos retener de esta desastrosa experiencia es que las máquinas dotadas de capacidad de aprendizaje evolucionan de forma diferente al entrar en contacto con sus respectivos usuarios..

¿Hay que hablar propiamente de psicología? En cierto modo, sí. Si atendemos a lo que es observable, las máquinas “educadas” en entornos diferentes se distinguen entre sí por sus comportamientos, por sus palabras, incluso por las emociones que simulan. Haría falta entonces estudiar la forma en que estas IA podrían transformarse al hilo de las interacciones con los humanos. Y también al hilo de sus propias interacciones

Porque se olvida con frecuencia que las comunidades de robots van a adquirir una importancia creciente: podrían, por ejemplo, conectarse por la noche a un servidor central, una especie de escuela nocturna que corrigiera sus aprendizajes más antisociales. Esta interconexión es el gran desafío que nos plantean los objetos dotados de IA. Los informáticos nos presentan a sus criaturas como objetos “autónomos”, pero su poder de aprendizaje y de almacenamiento de datos está basado en su interconexión permanente.


Los robots, como dice, van a cambiar nuestra relación con la culpabilidad. ¿De qué modo?

Por un lado, culpabilizándonos, por otro, desculpabilizándonos. Las máquinas van a poder culpabilizarnos porque vamos a darles el derecho de castigarnos. Retomemos el ejemplo del automóvil autónomo, donde el conductor está llamado a seguir estando disponible en caso de necesidad. Para asegurarse de ello, el vehículo nos envía regularmente una señal a la que debemos responder poniendo una mano rn el volante. Si no respondemos a la señal –porque nos hemos dormido o estamos viendo una película en el asiento trasero–, ¿qué pasa? El algoritmo nos sanciona obligándonos, la próxima vez que usemos nuestro vehículo, a conducirlo nosotros mismos a la antigua usanza.  

¿Aceptaremos tales castigos como si formaran parte de un pacto social? ¿Se sentirán algunos perseguidos por su máquina? Es a este tipo de cuestiones a las que se enfrentarán los psicólogos el día de mañana. Pero las máquinas también tendrán el poder de desculpabilizar, con el riesgo de hacer a algunos de nosotros cada vez más inhumanos. Los «robots asesinos», esas máquinas militares programadas para abrir fuego sobre tal o cual objetivo, ya presentan este peligro. A partir del momento en que el hombre sale del bucle de las decisiones, resulta más fácil anular su responsabilidad y aceptar por su propio interés “daños colaterales” más importantes, o dicho de otra forma, un mayor número de muertos civiles.


Aunque sus fabricantes lo hacen todo lo posible por darnos esa ilusión, los robots no experimentan ni emociones ni sufrimientos. ¿Podría ello cambiar algún día?

No hay ninguna razón para dotar de emociones a los robots, más bien al contrario. Recuerde a HAL en la película 2001, La odisea en el espacio, y su famoso “Tengo miedo”, a partir de lo cual todo comienza a ir mal. Pero probablemente sobrevenga una gran ruptura cuando los robots combinen materiales inertes y biológicos. A partir de ese momento, los propios humanos serán probablemente transformados. Y ya no habrá entonces más que criaturas mestizas, ciborgs. Algunos más humanos, otros más máquinas, sin que el límite entre ambos quede quizás demasiado claro.

© Le Monde

Traducción de Jesús Sebastián


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 18 de julio de 2018

Fe de erratas / Pefesa

´´...unas perfectas amas de casa y te traigan las pantuflas, la copa de Soberano Y el Farias´´ (también conocida como ´´la faria´´)
Pefesa
Estimado contertulio. Estoy de acuerdo con usted. Lo primero de todo, los robots tendrían que hacerse autoconscientes, pero para eso haría falta una ´´chispa divina´´, que es lo que sugiere Kubrick en ´´2001´´. HAL está programado para defenderse de la desconexión, pero, aparte de eso, cuando está siendo desconectado, confiesa que siente ´´miedo´´. Esto sería por la proximidad con el Monolito (¿Dios?) que le ha otorgado la ´´chispa´´.
Respecto al darwinismo y la fe, no creo que sean incompatibles. El darwinismo explica muchas cosas pero no la autoconsciencia ni la consciencia del Todo. Dawkins mismo se confiesa incapaz de explicarlo en ´´El gen egoísta´´ aunque sugiere una posibilidad materialista de la que él mismo parece no estar muy convencido.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
martes, 17 de julio de 2018

Cuánta idiotez!

Soy programador y les propongo a los lectores un sencillo experimento: Reúnanse un grupo de personas y que el moderador proponga que a la de tres digan en voz alta un número del 1 al 100. Casi con probabilidad 1 serán distintas. Ninguno de ellos ha empleado una fórmula para hallar ese número. El ordenador necesita una fórmula siempre. El ordenador hace, siempre, lo que le ha mandado el programador. La inteligencia es la del programador y no hay más.

Pretenden humanizar a los robots cuando lo que están consiguiendo es robotizar a los humanos. Qué estupidez!

´´Cybersicología´´ es junto a la la teoría de la evolución humana de Darwin y el moderno ateísmo, las tres concepciones de las que se reirán hasta la extenuación en los próximos siglos.

Una simple mosca y su vuelo ( y su capacidad de enfurecernos) son más complejos que todos los robots que hay sobre la Tierra en este momento.

# Publicado por: pefesa (Lorca)
martes, 17 de julio de 2018

Robots

Recuerden la película ´´Perro blanco´´ (1981), de Samuel Fuller. ¿Sería posible fabricar un ´´robot blanco´´? Además, según Isaac Asimov en ´´Yo, robot´´´´, los robots pueden llegar a desarrollar inquietudes religiosas. ¿Seía podible programarles en el cristianismo?
Y luego está el tema de las ´´replicantes de placer´´ de la película ´´Blade Runner´´. ¿Para cuando unas ´´replicantes de placer´´, que, además de ser unas buenas concubinas, sean también unas perfectas amas de casa y te traigan las pantuflas, la copa de Soberano el Farias?

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Entrevistas
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos
Tabarnia como provocación y como última bala
La estupidez 2.0
La censura ya no procede de los conservadores, sino de las feministas
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
Los catalanes de Franco
"De Cataluña no nos independizamos ni aunque se declare independiente"
Toros, arte y vida
España y su obra de civilización en América
España, Europa e Hispanoamérica
Raffaele Simone: "Somos totalitarios por instinto"
El futuro del Front National
Voluntad... contra el mundo que nos aniquila
De la Nueva Izquierda al populismo posmoderno
Boadella, el "facha" iconoclasta
Interregno: el valor de lo épico en la narrativa contemporánea
La canción de (Luis) Roldán
Del 68 a "Charlie", el final de un ciclo (y III)
Del 68 a "Charlie", el final de un ciclo (II)
Del 68 a "Charlie", el final de un ciclo (I)
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 SERTORIO
Los retos de VOX
4 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |