''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
El ultraderechista Casado


La frustración del votante de derechas ha hallado consuelo con la elección de Pablo Casado.
Juan Manuel de Prada

24 de julio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JUAN MANUEL DE PRADA


En su Discurso sobre la situación de Europa, Donoso Cortés lanzaba una diatriba feroz contra Narváez y sus liberales moderaditos, convencidos de que la preocupación economicista bastaría para mantener la estabilidad de su gobierno. Donoso advertía que la «cuestión económica», siendo importante, debe ocupar un lugar subalterno en la jerarquía de preocupaciones políticas; y que anteponer la cuestión económica a las cuestiones políticas verdaderamente prioritarias, lejos de vencer el peligro de la expansión del socialismo, no hace sino darle vigor, porque el socialismo «es hijo del economicismo, como el viborezno, que nacido apenas devora a su madre, es hijo de la víbora». Donoso consideraba que la preocupación primera de un gobernante debe ser lograr «la unión de las inteligencias en lo que es verdad, la unión de las voluntades en lo que es honesto, la unión de los espíritus en lo que es justo». Y que cuando lo que es verdadero, honesto y justo es pisoteado, con la excusa de solucionar la cuestión económica, lo único que se logra es que los pueblos acaben alistándose en las filas de la revolución.

El error de Narváez denunciado por Donoso es el mismo que cometió Rajoy, que con su obsesión economicista se avino a «conservar» las leyes podridas de los socialistas, provocando entre sus votantes frustración, hastío y desencanto. Y dando alas a otras formaciones igualmente incapaces de defender lo que es verdadero, honesto y justo; pero dispuestas a camelar a los votantes de derechas desencantados con aspavientos y pichabravismos varios. La frustración del votante de derechas ha hallado de repente consuelo con la elección de Pablo Casado, que promete volver a hacer política, frente a una progre reprimida como Soraya Sáenz de Santamaría, que pretendía conducir a la derecha española hacia el redil eutanásico. Para evitar este final indecoroso, los compromisarios del Partido Popular han elegido sin rebozo a un hombre con un currículum de tócame Roque que, sin duda, alimentará algunos escandaletes mediáticos durante los próximos meses. Pero si el doctor Pedro Sánchez puede viajar tan pichi en avión oficial para asistir a conciertos de rock, después de doctorarse con una tesis de aire negroide (aunque el negro tenga alma –y camiseta– blanca), ¿por qué no va a poder Pablo Casado liderar la derecha con su currículum de tócame Roque?

En los últimos días, Pablo Casado se ha movido flanqueado por Adolfo Suárez Illana, lanzando así un recado demoledor a los naranjitos que han querido por todo el morro apropiarse del legado de su padre y que, de repente, se han quedado desdibujados y fuera de foco. Resulta, en verdad, irrisorio que la izquierda se esté esforzando en caracterizar a un hombre tan moderadito como Pablo Casado, que no hace otra cosa sino invocar los «consensos de la Transición», como un ultraderechista furioso, tan sólo porque haya osado pronunciarse tímidamente contra la memoria histórica de los comisarios políticos o contra la ideología de género. Con su histerismo, la izquierda revela su temor a una derecha que no se limite a solventar la cuestión económica, mientras se allana ante los paradigmas culturales de la izquierda, como hasta ahora ha hecho siempre, lo mismo con Rajoy que con Aznar. Sospecho que ese temor de la izquierda se revelará, a la postre, infundado; pues, para lograr «la unión de las inteligencias en lo que es verdad, la unión de las voluntades en lo que es honesto, la unión de los espíritus en lo que es justo» se necesita algo más que invocar el «consenso», que es el punto de encuentro de los hombres sin principios. Otros lo llaman «centro»; y es el cebo en el que tarde o temprano acaban picando todos los líderes de la derecha, por hacerse perdonar (en vano) su pecado original.

© ABC


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 25 de julio de 2018

Un buen programa político para Casado

Para que Casado fuera alguna vez votado por este cura debería incluir en su programa:
Re-nacionalización de la eléctricas.
Mantener la ley de plazos del aborto.
Fomentar el aborto entre panchitos y conguitos.
Que ni se le pasara por la cabeza maniobras de privatización de la sanidad pública, loterías, seguridad social, agua, etc.
No volver a las andadas con las barbaridades neocón de PPMari en política exterior.
Simpatía por Rusia.
Expulsión en caliente de invasores africanos y asiáticos disfrazados de lagarterana.
Favorecer la entrada masiva de refugiados ucranianos y sudafricanos.
Blindar la tauromaquia y la Semana Santa.
Bajada de impuestos.
Proteger al cliente prostibulario de los intolerables ataques a los que viene siendo sometido en su honor, en su dignidad y en el ejercicio de su mayúscula contribución a la economía nacional (reconocido por el mismo Montoro).
Instaurar un Día del Orgullo Hetero-Hetairómano.
Blindar el Valle de los Caídos.
Restaurar nombres del callejero como ´´José Luis de Arrese´´, creador del barrio del que se ha quitado de manera infame su nombre. A Blas de Otero se e puede otorgar merecidamente cualquier otra calle nueva.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
martes, 24 de julio de 2018

Pongamos la etiquetas en su sitio

Es una lástima que UPyD no se uniera a Ciudadanos. Pero igual los define. Admitámoslo. Tenemos partidos residuales de extema derceha. A Vox, de derececha democrática. .Al neo PP, dde centro-dercecha. Ciudadanos, de centro izquierda, a UPYD de izquierda democrática. Al PSOE (y sus variantes nacionales) de izquierda extremada y a Podemos y sus minorias residuales de izquierda antisistema. Haria ahora falta, como enla transicion aquellos cuadros a varias columnas con sus posturas ante situaciones concretas -el ejemplo mejor, el de vaca, su forraje. y la propiedad y pagos según cada cual.

# Publicado por: Puig (Valencia)
martes, 24 de julio de 2018

España, escorada hacia la izquierda

Está claro que la ventana de Overton ha basculado, por obra del poder, muy hacia la izquierda en España durante años. En otras palabras, el cambio visual político de España ha sido extraviado hacia la izquierda, España padece un estrabismo de izquierdas, de tal manera que lo que en otros países es extrema izquierda, aquí es presentado por el sistema como izquierda, lo que en otros países es centro, aquí es presentado como centroderecha... y lo que en el mundo civilizado se cataloga como derecha, en España lo tachan de extrema derecha.

# Publicado por: Guillermo (Madrid )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Ante la exhumación de los restos de Franco
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
El barrizal catalán
El virus borbónico en España
La detención del jefe de los golpistas
Tabarnia se reproduce exponencialmente
La promueven los socialistas, C´s la apoya por acción, y el PP por omisión
Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia
Escipión era franquista
Lleida, Terol y London
Del PCE a Puigdemont: o la voluntad de perder
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |