''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Tardoantifranquistas


Son muchos de ellos venerables contestatarios a posteriori de un régimen contra el que no movieron un dedo cuando estaba prohibido y era peligroso.
Francisco Núñez Roldán

30 de julio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


En junio de 1971 me hallaba yo disfrutando unos cuantos días de vacaciones a cargo del Estado en los grises sótanos de la comisaría de la Gavidia, en el centro de Sevilla. Andábamos en estado de excepción y se podía dar a la clientela un tratamiento más largo y cuidadoso que las máximas cuarenta y ocho horas de internamiento policial a que obligaba la ley en condiciones normales, por llamar normalidad al régimen que nos gobernaba. Perdí exámenes en la facultad y suspendí por ello un par de asignaturas.

Por aquellos mismos días, Pedro Massó dirigía una película, mala a rabiar, de un semiporno ridículo y ñoño que se resumía en mucho muslo femenino al aire y nada más. Se llamó Las Ibéricas F.C., que no pasará a clásico del cine, y creo que ni en Google puede recuperarse. Para qué. El caso es que una de las protagonistas de aquel rancio film era Pilar Bardem, treintona ya entonces, mientras que quien esto suscribe frisaba la veintena. Luego, a la brava guerrillera le han dedicado una calle en la ciudad de Sevilla, donde yo habito y parece que ella nació, a costa por cierto de quitársela a alguien realmente heroico en la guerra de Cuba o Filipinas, y a quien la gruesa incultura municipal progresista de turno confundió con militar franquista, a causa del apellido.

El de la Bardem no es un caso único, ni mucho menos. Tengo conocimiento de, e incluso contacto con, más de un ciudadano que durante la dictadura fue probo empleado, cumplidor funcionario, ejemplar estudiante y estudianta, y ahora es desmelenado y desmelenada antifranquista. Lo de a moro muerto gran lanzada, que se decía en tiempos.

No crea el lector que constituyen fauna esporádica. Frente a los cuatro gatos, quizá cinco, que andábamos en mayor o menor medida jugándonos poco o mucho el tipo, la carrera o la libertad, había una enorme masa servil que, desaparecido el dictador, sintieron surgir en ellos unas curiosas ansias revolucionarias y reivindicativas que antes no habían percibido, por unas u otras razones. Abundan en mi Comunidad Autónoma, son muchos de ellos venerables contestatarios a posteriori de un régimen contra el que no movieron un dedo cuando estaba prohibido y era peligroso. Es decir, cuando se debía. Conozco a bastantes de ellos y ellas, sobre todo en el partido que paternal y muy democráticamente nos gobierna en este sur de España desde hace cuarenta años largos. Más tiempo que Franco.

El fenómeno tiene su justificación sociopolítica, no crean. Y es que tengo comprobado que quien no fue antifranquista cuando era menester y quizá necesario, no deja de serlo ahora, que no es que no se deba, sino que no sirve para nada, para nada útil. (No anda la cuestión muy lejos de quienes no gozaron de los años jóvenes cuando podían, y luego manifiestan de por vida una perenne y ridícula ansia simulatoria de ser pipiolos.) La postura manifiesta además un profundo servilismo en el caso que nos ocupa, porque resulta que todos esos tardobolcheviques han sido, son y serán la masa acomodaticia, hipócrita y rastrera que está permanentemente con el poder, con el “viva quien vence”, que decía Sancho Panza. Esa vocinglera muchedumbre que siempre es obediente al régimen de vientos dominantes en la política. Eran franquistas por acción o por cobarde omisión durante el franquismo, y ahora son antifranquistas en el huero y comodísimo antifranquismo que tan inútil, ridícula y vengativamente nos domina.

Pero no se engañen. Si cambiaran las tornas, tengan por segurísimo que ellos volverían a ser lacayos del poder, abominando de las posturas de las que con tanta solidez presumen ahora. Lo dicho, viva quien vence, y con la conciencia tranquila. Y mientras, quienes han sido siempre críticos con el que manda –como debe ser la misión, por ejemplo, de los intelectuales–, volverían a ser minoría, en relación inversamente proporcional a los riesgos que pudieran correrse. Y si no, al tiempo.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 30 de julio de 2018

hezpaña

Muy bueno lo de Hezpaña, señor Ortigosa.
¿Me deja utilizarlo en mis artículos?

# Publicado por: sertorio (cáceres)
lunes, 30 de julio de 2018

Encontré la película

https://www.youtube.com/watch?vLM7FptB1e_w

# Publicado por: Carlos M. Estefanía (Norsborg)
lunes, 30 de julio de 2018

Nacionalsindicalismo ahora

Hoy, tenemos dos señales claras de que el nacionalsindicalismo es la salvación de España: por un lado la ofensiva neoliberal cuyo epitome es la VTC y, por otro lado, la ofensiva marxista cultural cuyo epitome es la invasión zombi.
El espíritu de nacionalsindicalismo está más vivo que nunca.
Ayer , una loca, activista de Deshechos Humanos, se quejaba indignada de que los invasores zombis no reciben suficientes cuidados por parte del Estado.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
lunes, 30 de julio de 2018

tardofrankista

No había atracos, ni drogas, ni pateras. Había trabajo. Corrupción mínima. Nos comprábamos la casa sin agobios. Ibas a la cárcel por ser comunista, pero ahora vas a la cárcel por opinar según qué.

# Publicado por: Coyote07 (Getxo)
lunes, 30 de julio de 2018

tardofranquista

Yo viví y trabajé en el franquismo, y puedo decir que aquello era el paraíso comparado con la corraliza que hoy es Hezpaña. No fui del régimen, pero ahora, cada día que pasa soy más tardofranquista.¡Viva la memoria del Caudillo!

# Publicado por: Pedro ortigosa goñi (cirauqui)
lunes, 30 de julio de 2018

Tal cual

Lúcido, divertido y al mismo tiempo amargo artículo. Mis felicitaciones al autor. Fdo: Un compañero de residencia vacacional.

# Publicado por: José Vicente Pascual (Tenerife)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Neoantifranquistas
La hora de las mafias
El patíbulo de Tyburn
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |