''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
DINERO
La guerra del taxi


Con Uber o sin Uber, esa es de un tiempo a esta parte la gran especialidad de la economía española: crear miles y miles de nuevos empleos precarios y mal pagados que acaban ocupando por norma miles y miles de inmigrantes poco cualificados.
José García Domínguez

31 de julio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ


Tres escenas apocalípticas y en apariencia inconexas entre sí, pero solo en apariencia, mantienen aún dilatadas las retinas de los espectadores españoles a estas cansinas horas de finales de julio. La primera, más propia del enésimo remake de Mad Max que de un telediario europeo, ofrecía la posibilidad de contemplar a centenares de varones africanos jóvenes y semidesnudos celebrando eufóricos el haber asaltado por la fuerza la frontera vallada que protege el territorio de la Unión Europea en la ciudad española de Melilla. Gracias a la segunda, rodada a centenares de kilómetros de allí en uno de los lujosos despachos de la alta dirección del primer banco privado del país, los testigos atónitos de la anterior pudieron acusar recibo de que la citada entidad, el Banco de Santander por más señas, incluso considerará deslocalizar su sede en el supuesto de que se implante un nuevo tributo a la banca con el objeto de costear el sistema de pensiones. En la tercera, en fin, cabía observar cómo miles de taxistas barceloneses cercaban los centros neurálgicos de la segunda ciudad del país en airada protesta por la competencia de Uber y Cabify en su sector. Estampas solo en apariencia inconexas, decía al principio. Y es que, contra lo que pueda parecer a primera vista, tienen mucho, demasiado en común. Al cabo, migraciones transcontinentales, incontroladas y masivas de mano de obra poco o nada cualificada, colapso fiscal de un Estado incapaz ya de financiar y sostener a largo plazo servicios públicos universales de calidad razonable e irrupción acusada en el mercado laboral de nuevos empleos caracterizados por su mínima retribución y escasa productividad, muchos de ellos vinculados a las nuevas tecnologías de la información, son en el fondo tres caras de una misma y única realidad insostenible.

Por lo demás, y como fantasear es gratis, puede el Gobierno soñar con que el Banco de Santander va a evitar con sus impuestos que la Seguridad Social quiebre, tal como coinciden todas las proyecciones actuariales, en el año 2030. Puede fantasear, sí, pero eso no va a ocurrir. Llegado el 2030, se estima que faltará un 25% del dinero necesario para pagar a los pensionistas. En números redondos, unos 30.000 millones de euros anuales. ¿Y podríamos quitar esos 30.000 millones a los bancos? Bueno, va a ser un poco difícil. Piénsese que la recaudación total del Impuesto de Sociedades, esto es lo que tributan al año por ese concepto la totalidad de las empresas españolas, ronda ahora mismo los 24.000 millones de euros. ¿Alguien en su sano juicio puede creer que en 2030 se podría desviar solo para pagar las pensiones la cantidad íntegra que el Estado recauda por ese concepto? Ni en broma. La coartada de ese impuesto es pura demagogia populista. No, las pensiones no las va a pagar el Santander, pero tampoco Uber. Al contrario, lo que haría Uber sería agravar mucho más el horizonte de quiebra financiera de la Seguridad Social. Permitir que se implante entre nosotros el modelo de negocio original de Uber, esa plataforma virtual cuya tecnología no deja de consistir en más o menos lo mismo que pedir un taxi por teléfono, crearía, sin duda, otros miles de nuevos puestos de trabajo precarios y mal pagados en España, empleos que podrían ocupar bastantes de esos inmigrantes poco cualificados que estos días andan a palos con la Guardia Civil para tratar de saltar la verja de Melilla.

De hecho, con Uber o sin Uber, esa es de un tiempo a esta parte la gran especialidad de la economía española: crear miles y miles de nuevos empleos precarios y mal pagados que acaban ocupando por norma miles y miles de inmigrantes poco cualificados. Inmigrantes que, al igual que el Santander y que Uber, no van a pagar nunca nuestras pensiones. Y por una razón simple, a saber: porque un taxista de Barcelona o de Madrid tiene unos ingresos anuales por su trabajo muy superiores a los de un conductor ocasional de Uber. Ingresos razonablemente altos que le permiten, a diferencia de lo que ocurre con el conductor de Uber, pagar con sus impuestos a Hacienda el coste de los servicios públicos que él y su familia consumirán a lo largo de su vida, desde el colegio de los hijos a la sanidad, la dependencia o la pensión de jubilación. De ahí que un taxista de Barcelona, al contrario que un conductor de Uber, no suponga una pesada carga para los contribuyentes. Aquí y ahora, en la España cuyo sistema de pensiones entrará en quiebra técnica dentro de una década, el modelo Uber forma parte del problema, no de la solución. Porque España no necesita ni ese tipo de inmigración, ni ese tipo de modelos de empresa, ni tampoco ese tipo de atajos impositivos como el que acaba de inventarse Sánchez para la banca. Lo que necesitamos, y con urgencia, es una economía que huya como de la peste del suicida modelo low cost. Por cierto, un modelo, el del barato, barato, que no fue creado por las fuerzas ciegas y espontáneas del mercado, sino por decenas de leyes de obligado cumplimiento que PP y PSOE llevan más de treinta años publicando en el Boletín Oficial del Estado.

© Libremercado


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 2 de agosto de 2018

Globalización maravilla

Lo que viene a significar que la globalización no es para nada lo que nos contaron. Se eliminan las defensas de una nación que protegen a las pymes y a los trabajadores, y sólo se benefician las grandes multinacionales... ah, y por supuesto también los políticos, por eso todos ellos están a favor.

# Publicado por: Requiario (Ourense)
martes, 31 de julio de 2018

El taxi es la punta del iceberg

El taxista español, persona habitualmente de derechas, se levanta contra el capitalismo salvaje.
Hoy, al honrado padre de familia, se le pide que haga sitio en su casa para alojar un zombi, que violará a su señora y a su hija. Si se opone, se le encarcelará por delito de odio contra los zombis.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
martes, 31 de julio de 2018

BS No se dice, se hace.

Deslocaliizar un banco es tan dificil y pesado como vaciar y trasladar tu piso, tu casa., a una nueva. Y hasta duele. Pero se hace .

# Publicado por: Puig (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Dinero
Los inmigrantes no pagarán las pensiones
Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal
Los privilegios catalanes
¿Quién roba a quién? ¿España a Cataluña?
Se acabó la Crisis
El milagro económico de la Alemania de Hitler
¿De verdad la economía pública es el demonio?
Falacias neoliberales
La presidenta del Banco Santander habla de su compra del Banco Popular
El secreto de los populistas
Un capitalismo sin límites
Los que acechan detrás de los mercados
El desarrollo sostenible es un eslogan falaz
Contra la ´lex mercatoria´
La rendición de Syriza
Con sus sacrificios, Grecia ha salvado a los bancos europeos
La Deuda infernal
Islandia: banqueros a la cárcel y victoria sobre la crisis
David Rockefeller: la cruzada mundial de la banca-imperio
El Parlamento Europeo va a aprobar el tratado que nos somete a EE. UU.
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |