''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La gran sustitución


Lo que está en juego es la mismísima base etnocultural sobre la que se ha forjado Europa, no desde hace siglos, sino desde hace milenios.
Javier R. Portella

1 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Con sprays convertidos en lanzallamas, con heces y cal viva fueron atacadas el otro día las legiones que defienden el limes que separa (todavía) a Europa de África. Sin mediar siquiera combate, el ataque se saldó con la derrota de nuestras huestes. ¿Cómo hubiera podido ser de otro modo cuando nuestras legiones, teniendo prohibido utilizar cualquier medio de defensa, no pueden recurrir siquiera a los instrumentos propios de las fuerzas antidisturbios?

Todo ello sucedió pese a que aún no se han quitado las concertinas que, colocadas en lo alto de las frágiles murallas, el nuevo gobierno socialista había prometido suprimir con el obvio fin de facilitar los asaltos. Pero ha bastado que se anuncie tal medida para que sea inmediato el efecto llamada. Como ha bastado acoger a los “autonáufragos” del buque Aquarius (es náufrago voluntario quien, con imprudencia temeraria, se lanza al mar en una patera con la que acaba naufragando); o como ha bastado decretar el libre acceso de todo inmigrante ilegal a la Seguridad Social; o como basta seguir ofreciendo toda clase de facilidades y ayudas a quienquiera venga a engrosar la mano de obra barata que anhela la oligarquía.

Dicen, sin embargo, que no hay mal que por bien no venga. Un gran bien podría, en efecto, derivarse de todo ese mal: el de que, por fin, se abran los ojos de la adormecida sociedad española, la única en toda Europa que ha estado hasta ahora encogiéndose de hombros ante lo que en todas partes despierta rabia y furor; la única en cuyos debates políticos ni siquiera figura la cuestión inmigratoria; la única cuyas fuerzas dirigentes ni siquiera tienen que molestarse en tratar de justificar lo injustificable; la única, en fin, donde el sentir patriótico aún carece de voz en el parlamento (pero ello puede pronto acabar: recordemos que en latín “Voz” se dice “Vox”).

¿Qué hace falta para que cese esta vergüenza? ¿Qué hace falta para que se abran los ojos de esos mismos españolitos que, cerrados también durante años ante su identidad nacional, se abrieron de pronto el pasado mes de octubre cuando el secesionismo catalán llevó a España al borde del abismo? También aquí, sin duda, hace falta un revulsivo parecido. Nada esencial va probablemente a cambiar hasta que, a punto casi de despeñarnos, nuestro pueblo consiga vislumbrar el vacío y sobreponerse en un último impulso que lo lleve a reaccionar… y a sobrevivir.


Es de sobrevivencia de lo que se trata

Cojamos de una vez el toro por los cuernos. No, el problema del mayor trasvase de poblaciones jamás producido en la historia –estamos hablando de millones de personas en toda Europa– no consiste (aunque también, por supuesto) ni en los delitos y violaciones que se producen, ni en las enfermedades que, desaparecidas desde hacía años, están reapareciendo, ni en las sumas gastadas para acoger, sanar, alojar y subvencionar a las poblaciones que llegan en pos, no de la sobrevivencia, sino de las ventajas materiales que son incapaces de crear en sus propios países. (Sólo el sentimentalismo buenista puede imaginarse que está muriéndose de hambre quien paga 4.000 euros –el equivalente, aquí, de unos 40.000– a un traficante para cruzar el Estrecho y llegar a tierras de Jauja.)

El verdadero problema –el problema que obliga, como mínimo, a exigir desde ya una inmigración cero– es distinto, se sitúa a otro nivel. Le ha puesto nombre –y nombre que al otro lado de los Pirineos ha hecho fortuna– el pensador francés René Camus. La gran sustitución: he ahí el verdadero nombre, he ahí el gran y verdadero reto que implica el masivo asentamiento de pueblos extraeuropeos en tierras europeas.

Lo que está en juego es la mismísima base etnocultural –caucásica e indoeuropea– sobre la que se ha forjado Europa, sobre la que descansa nuestro ser, nuestra identidad, nuestra civilización: no desde hace siglos, sino desde hace milenios.

Bien… Pero ¿y si alguien considera que no existe base etnocultural alguna? ¿Y si alguien piensa (y son muchos quienes lo creen) que, salvo superficiales diferencias folklóricas, no hay mayor diferencia entre ser un negro del Congo, un árabe de Marruecos, un indio de Bolivia, un chino de China, o un europeo de Florencia? Entonces, ¿qué?

Entonces no, claro. Si se comparte la interesada necedad de nuestros oligarcas, no hay entonces el menor problema en hacer venir cuanta más gente, mejor. Lo que se impone entonces es ir corriendo a abrirles las puertas de par en par. Como se las abren los Soros, las Merkel, los Macron, los Sánchez, los Rivera, los Casado[1]…, toda esa Superclase dominante para la que no existen identidades etnoculturales; para la que sólo existe el dinero y una entelequia denominada el Hombre Universal; para la que sólo existen individuos atomizados y masas gregarias; para la que se debe acabar con esas rémoras del pasado que dificultan la globalización y que son las fronteras, los pueblos, las identidades.

También hay los otros, es cierto. También hay los que, pensando en realidad lo mismo, parecen oponerse a los anteriores. Hay los izquierdistas, feministas, podemitas… Los mueve, es manifiesto, el mismo afán: el mismo materialismo individualista que lleva a arrasar culturas, raigambres, identidades…: esas cosas de fachas. Pero les diferencia un matiz. No lo dicen abiertamente, pero ellos sí consideran que existe algo como la identidad etnocultural de Europa. Lo que ocurre es que la odian hasta tal punto que hacen todo por destruirla, activamente deseosos (o pasivamente encantados) de que acabe sustituida por las poderosas identidades que, lideradas por el islam, están asentándose en nuestro solar. Les da igual, por cierto, que no haya en tales identidades ni materialismo ni disolución individualista alguna: el etnomasoquismo, el odio hacia lo que ellos mismos son es lo que los mueve por encima de todo.)[2]


Y nuestro pueblo, ¿qué piensa?

¿Piensa lo mismo nuestro pueblo? Sí y no, dejémonos de pamplinas y miremos las cosas de frente. ¿Cómo podría el individualismo nihilista no haber hecho mella en un pueblo bombardeado día y noche por las ideas que esparcen los más taimados y sutiles medios de comunicación, esos medios que, lejos de jugar cartas boca arriba, envuelven las intenciones de sus amos en el más almibarado de los sentimentalismos?

Pero la partida está lejos de estar concluida. Véanse, por ejemplo, los comentarios que los lectores dejan en los artículos de los periódicos de tales medios. Cuanto más defiende el periodista las opciones multiculturales y globalistas, tanto más virulentamente se oponen a ellas la casi totalidad de los comentaristas. Y véase, volviendo a nuestro tema inicial, la forma en la que los ánimos de la gente se han soliviantado ante la invasión de Ceuta.

Si oligarcas e izquierdistas desean en el fondo de su alma ver suplantada nuestra cultura e identidad; si en el mejor de los casos ello les trae al pairo, ¿es éste también el sentimiento de nuestro pueblo? No, por supuesto. El problema es que casi nadie percibe que es esta suplantación  lo que realmente está en juego. Y nadie lo percibe porque un fenómeno de esta naturaleza es, por definición, lento, progresivo. Pero imparable –salvo si se corta el mal en su raíz.

Menos en determinados barrios y ciudades (cités, se llaman en Francia) donde ni siquiera la policía se atreve a entrar; menos en lugares de Alemania, Bélgica, Suecia, Gran Bretaña… donde la policía islámica ya ha sustituido a la nacional, la gran sustitución aún no se ha producido, es evidente. Con unos porcentajes de población extraeuropea que hoy oscilan entre el 10 y el 15 por ciento, aún somos, por supuesto, mayoritarios. ¿Por cuánto tiempo?... He ahí la cuestión Ni quienes lean estas líneas ni quien las escribe veremos culminado –si algo así, amigos, os tranquiliza…– lo que hoy está en germen entre nosotros. Serán nuestros hijos, o nuestros nietos, o nuestros bisnietos (suponiendo que aún alguien los tenga…) quienes, si todo sigue así, sufrirán en su carne la sustitución.

Si todo sigue así… Es decir, si se mantiene el actual alud de cientos de miles de llegadas (o si se incrementa, como desean millones de africanos que aguardan impacientes); si, con el propósito de quedarse y asentarse, sigue llegando a nuestras costas, día tras día, una población sumamente joven y con unos índices de reproducción varias veces superiores a los europeos, la cosa está muy clara y no hay que darle más vueltas: en pocas generaciones (¿cuántas?, ¿dos, tres, cuatro acaso?...), los actuales porcentajes de población no europea y carente tanto de la posibilidad como del deseo de llegar a serlo, habrán rebasado el 50 por ciento.

No habrá hecho falta victoria militar alguna. Contrariamente a lo ocurrido en Roma, el imperio, esta vez, se habrá derrumbado exclusivamente desde dentro. Contrariamente a lo sucedido en el siglo V de nuestra era, los bárbaros hasta habrán recibido, al llegar, bendiciones y parabienes, simpatías y medicinas, viviendas y subvenciones.

Hasta el Pontifex Maximus les habrá impartido, desde el Vaticano, su paternal y apostólica bendición.


[1] Véanse las almibaradas palabras que dedicó a la cuestión la nueva y gran esperanza del PP, alguien que, en el discurso que le valió el triunfo, celebró la valentía de los autonáufragos que cruzan el Estrecho.

[2] ¿Cabe explicar de otro modo el hecho, por ejemplo, de que la inmensa mayoría de las y los feministas sean firmes defensores del islam? Véase, si se quiere una buena ilustración, el video que reproducimos al final del presente artículo.



Éste es el video de las feministas-islamistas


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 7 de agosto de 2018

Recomendaciones III

No sé por qué desaparece el signo después de ´´watch?v´´ al pegar las direcciones de youtube, ese es el problema...


# Publicado por: Doctor Gauss (Madrid)
sábado, 4 de agosto de 2018

Neocolonialismo

Estas ONGs progres quieren combatir horribles costumbres (ablación, matrimonio infantil, lapidación de mujeres violadas, etc) que produce la cultura negra. Al mismo tiempo, quieren importar a los productores de esa cultura. Se supone que si se implementan esas costumbres AQUÍ, serían respetadas por las ONGs. Sólo las quieren combatir ALLÍ, en lugar de dejarles tranquilos con su forma de vida . Y eso, es neocolonialismo. Es hora de llamar a los progres ´´neocolonialistas´´. Por cierto, que después de la descolonización, los locales se cargaraon todas las infraestructuras que les dejó la metrópolis y que les facilitaban la vida. Los países que respetaron las infrestructuras creadas por los europeos, son los más avanzados del continente, como los del Magreb o Guinea Ecuatorial.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
viernes, 3 de agosto de 2018

Recomendaciones

Repito los enlaces...

Vídeos:

Crisis de nacimientos y genocidio programado. Hacia un programa revolucionario de acción natalista
https://www.youtube.com/watch?vxI8w_DTU_9Y

Un programa de 15 puntos para las solución del problema demográfico
https://www.youtube.com/watch?vwkFr90Zw9Cw

Natalidad y Familia. La Hipocresía de la derecha y el clero
https://www.youtube.com/watch?vyYklKs9ihik

Lecturas:

SOBRE NATALIDAD, DEMOGRAFÍA, BIOPOLÍTICA Y SEXO

https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/05/sobre-natalidad-demografia-biopolitica_64.html

LA INMIGRACIÓN MASIVA Y LA RECONSTRUCCIÓN DEL MEGACAPITALISMO OCCIDENTAL

https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/02/la-inmigracion-masiva-y-la.html

EL FUTURO DE LA ECONOMIA ESPAÑOLA Y EL NO/SI FUTURO DE LA JUVENTUD

https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/03/el-futuro-de-la-economia-espanola-y-el_7.html


# Publicado por: Doctor Gauss (Madrid)
viernes, 3 de agosto de 2018

Requiario

Me temo que esta profecía es muy acertada.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
jueves, 2 de agosto de 2018

Minoría total, mayoría en edad militar

Muy optimistas me pareceis. ¿Alguien va a creerse que estos nos van a atacar siempre con heces, y esperar a ser mayoría como en Sudáfrica para atacarnos?

Me parece más creíble que llegados al porcentaje requerido (yo un 20 ya lo veo bien), van a empezar a circular ametralladoras para estos simpáticos negritos, made in Soros... y los blancos nos tendremos que defender con palos y piedras, ya que han tenido la amabilidad de prohibidos tener armas para defendernos, igual que a los guardias civiles que amablemente les dan la bienvenida en la valla.

# Publicado por: Requiario (Ourense)
miércoles, 1 de agosto de 2018

Mensaje para el Dr. Gauss

Lamentablemente no hay forma de acceder a los enlaces en YouTube que usted reseña. No nos referimos a la imposibilidad de clicar directamente en el propio comentario (es algo que se resolverá en el próximo diseño del periódico, previsto para septiembre-octubre). Nos referimos a que tampoco se puede acceder indicando directamente estas direcciones en el navegador.

# Publicado por: Redacción de El Manifiesto (Madrid)
miércoles, 1 de agosto de 2018

Para don Alberto Ugalde

Muy interesante, estimado lector, su comentario. Tal vez, pero no estoy seguro, se haya realizado en España alguno de los estudios que usted propugna. Pero suponiendo que así sea, ¿con qué amplitud y, sobre todo, con qué fiabilidad?

Donde sí se han realizado estudios parecidos es en Francia, en particular por parte del exdiputado europeo Jean-Yves Legallou, quien ha publicado un interesante libro titulado ´´L´immigration: la catastrophe. Que faire?´´, disponible en Amazon.

Ojalá alguien emprenda algo parecido en nuestros lares.

# Publicado por: Javier R. Portella (Madrid)
miércoles, 1 de agosto de 2018

Repartiendo Píldoras Rojas

Caminaba este cura hace un rato por las calles de Madrid, cuando es abordado por una grácil y rubia damisela de mirada azul de no más de 20 estíos. La doncella es una activista de una ONG cuyo fin es acabar con la ablación clitórica y los matrimonios con niñas en África. Loable causa. Así que servidor le dice a la doncella que lo primero que hay que hacer es evitar que los africanos entren en Europa e implementen su ablatoria agenda. La muchacha, reacciona con asombro, pero no hostil. Da la impresión de que en ese mismo momento acaba de tragarse una Píldora Roja. Luego, me dice que una compañera suya se ha emparejado con un ´´refugiado´´ musulmán. Su amiga, es una feminista, por supuesto. Ella no parece muy entusiasmada ante el noviazgo de su compañera.
Sigamos repartiendo Píldoras Rojas.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
miércoles, 1 de agosto de 2018

Recomendaciones

Lecturas:

SOBRE NATALIDAD, DEMOGRAFÍA, BIOPOLÍTICA Y SEXO

https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/05/sobre-natalidad-demografia-biopolitica_64.html

LA INMIGRACIÓN MASIVA Y LA RECONSTRUCCIÓN DEL MEGACAPITALISMO OCCIDENTAL

https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/02/la-inmigracion-masiva-y-la.html

EL FUTURO DE LA ECONOMIA ESPAÑOLA Y EL NO/SI FUTURO DE LA JUVENTUD

https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/03/el-futuro-de-la-economia-espanola-y-el_7.html


Vídeos:

Crisis de nacimientos y genocidio programado. Hacia un programa revolucionario de acción natalista

http://www.youtube.com/watch?vxI8w_DTU_9Y

Un programa de 15 puntos para las solución del problema demográfico

http://www.youtube.com/watch?vwkFr90Zw9Cw

Natalidad y Familia. La Hipocresía de la derecha y el clero

http://www.youtube.com/watch?vyYklKs9ihik


# Publicado por: Doctor Gauss (Madrid)
miércoles, 1 de agosto de 2018

Estudio

Es necesario que alguna organización haga un estudio detallado proyectando a futuro lo que está ocurriendo, mostrando el número de inmigrantes actual y los gastos e ingresos que producen en la economía nacional, así la proyección a futuro, año a año, de los mismos considerando un ritmo del flujo de inmigrantes como el actual . Habría que considerar también, con detalle año a año lo que ocurrirá si la bajada de la natalidad de los autóctonos sigue al ritmo actual. Una vez realizado el estudio habría que exigir que se haga público y se establezca un debate sobre el mismo.

# Publicado por: Alberto Ugalde (Getxo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |