''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 24 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡Ay de los puros!

SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Evil white males


Desde el siglo XVIII los blancos pobres han sido objeto del odio de la élite americana. Ésta ha tratado de dominarlos usando contra ellos a negros e indios.
Sertorio

6 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


Si el lector aún no tiene Manifiesto Redneck de Jim Goad (editorial Dirty Works, 2017), corra a su proveedor habitual y agénciese uno. Si, además, posee un buen nivel de inglés, compre la edición de Simon and Schuster y disfrute de un libro maravillosamente escrito. Goad hace explotar una demoledora carga de TNT contra el establishment y sus políticas de racismo institucional, promovidas por las élites intelectuales de la Ivy League y las huestes lloronas de la corrección política. No se lo pierdan. Descubrirán nuevos aspectos de la historia de los Estados Unidos y también se reirán mucho. No sólo es Historia, también es sátira de la mejor especie.

¿De qué va la cosa? Rednecks, hillbillies, crackers, los blancos pobres son el objeto de la aversión y del desprecio de las élites americanas. Forman un grupo social al que se puede insultar en público con términos que ocasionarían un verdadero escándalo si fuesen dedicados a negros, asiáticos, judíos o hispanos. Películas como Deliverance (1972) difaman a los montañeses blancos con formas y maneras que en nada envidian a la propaganda nazi. Canciones de raperos clamando por la muerte de los rednecks son aburridamente habituales en las emisoras afroamericanas; imaginemos qué sucedería en caso contrario. Pero ya sabemos que el odio es justo si lo propaga la etnia políticamente correcta. Incluso la belicista y feminazi Hillary Clinton se permitió el lujo de considerar a este muy amplio estrato social como un canasto de deplorables, lo que le valió que los evil white men ejercitasen por una vez su derecho al voto (todavía les dejan) y le dieran un milagroso triunfo electoral a Donald Trump. Goad explica el porqué de este odio de las élites al sector más desfavorecido de la sociedad estadounidense.

El libro es una demolición de los mitos que sostienen las políticas discriminatorias de la administración americana, dominada por el establishment liberal (término que en los Estados Unidos significa progre). Una de las leyendas que se viene abajo es la de la emigración voluntaria de los blancos al Nuevo Mundo. La excepción en el sufrimiento de la comunidad negra reside en el hecho de que ellos fueron traídos a la fuerza, de ahí sus crecientes privilegios y cuotas, dado que sus antepasados fueron importados como mercancías. Pero resulta que los peregrinos puritanos del Mayflower constituyen la excepción y no la regla entre la población caucasiana del período 1600-1780. La mayor parte de los pobladores blancos y pobres de las Trece Colonias (los tatarabuelos de la white trash) llegaron como deportados: eran irlandeses, escoceses y anglos condenados a servir como esclavos en las grandes plantaciones del Sur. Hasta 1776, Inglaterra exportaba sus muchísimos delincuentes, pobres y vagabundos, a las colonias americanas. Como dato curioso (toda la obra de Goad rebosa de estos datos que los manuales políticamente correctos escamotean) tenemos que durante el siglo XVII había muchos más convictos blancos trabajando en régimen de servidumbre que esclavos negros. En fechas tan tardías como 1750 se transportaban blancos a América en condiciones iguales a los de la trata de negros, en las que buena parte del pasaje perecía en el trayecto. En 1820 se perseguía a los esclavos blancos fugitivos y se les castigaba con una ración de latigazos que para nada hubiera envidiado Kunta Kinte. La palabra kidnap (“rapto”) tiene su origen en las abducciones de menores indigentes por los gangs ingleses, niños y niñas que se desangraron cultivando los campos de tabaco y algodón de los grandes plantadores virginianos. A diferencia de los esclavos negros, la servidumbre de los niños blancos era temporal (unos siete años), lo que hacía que sus amos y capataces los explotaran de forma salvaje para sacar el máximo partido de ellos. Resultado: el cincuenta por ciento moría antes de redimir su pena. Y conste que hablamos de niños y niñas de entre siete y quince años. Como señala Goad, América se parecía más a Siberia que a Disneylandia.

¿Por qué se impuso la esclavitud africana sobre la europea en el siglo XVIII? Por varias razones: la piel de los negros les impedía confundirse con los blancos en caso de fuga. Por otro lado, los blancos tenían una tendencia muy acusada a la rebelión y a tomarse la justicia por su propia mano. Pero ser esclavo negro no era muy diferente de ser blanco pobre. Los grandes plantadores del Sur fueron los que inventaron el término white trash (“basura blanca”) para referirse a los campesinos miserables que malvivían en los márgenes de la gran economía esclavista. Y aquí se desploma otra de las leyendas tras la que se oculta el gigantesco negocio de las reparaciones históricas a la minoría negra: sólo uno de cada quince blancos en los Estados Confederados era propietario de esclavos y consta que el 90% de los soldados del Sur no poseía ningún negro. Sin embargo, ahora se pide a los descendientes de los antiguos confederados que abonen de sus impuestos una sustanciosa indemnización histórica por los esclavos que nunca poseyeron. Y no sólo eso, como indica Goad: «Contando sólo las bajas nordistas, [...] al menos 300.000 caucasianos de clase baja murieron para liberar a cuatro millones de esclavos negros. Eso hace un cadáver blanco por cada trece libertos negros. En todo el estridente y rauco griterío que trata de las reparaciones raciales, se silencia el hecho de que muchos yankis pobres y blancos murieron en la lucha que supuestamente trataba de acabar con la esclavitud negra. Sería agradable escuchar al menos un “gracias”».  

Los democráticos y moralizantes yankis liberaron a los negros en 1863, pero sólo acabaron con el trabajo infantil a principios del siglo XX, pese a que los niños componían las dos quintas partes del trabajo industrial y pasaban más horas en la fábrica que los esclavos del Sur en el campo. Pero ya sabemos, la Confederación era la “mala”. Tanto que los congresistas yankis llegaron a pedir en la posguerra la muerte de todos los blancos al sur de la línea Mason-Dixon. Lean el texto de Goad y pásmense.

Desde el siglo XVIII los blancos pobres han sido objeto del odio de la élite americana. Ésta ha tratado de dominarlos usando contra ellos a negros e indios. Durante la durísima ocupación y saqueo nordista de los territorios de la Confederación, se llegó a imponer un sistema de apartheid y terror contra los vencidos que ocasionó el nacimiento del Ku Klux Klan como reacción frente a la política yanki de armar a los negros y azuzarlos contra los blancos. Pero no sólo se les persiguió y maltrató en el siglo XIX: el apoyo estatal a la usura agraria ha arruinado a los modestos granjeros rednecks de tal manera que su número ha pasado de diez millones en 1950 a sólo dos en 1990. Hoy 25 millones de blancos malviven bajo el umbral de la pobreza. Goad da unas cifras tan estremecedoras sobre la white trash en Estados Unidos que deberían provocar, al menos, una reflexión entre los bien pagados académicos que pontifican sobre el skin privilege.

“Privilegio” que se paga bien caro. Goad señala con datos del FBI que el 99% de los delitos interraciales en Estados Unidos tienen un agresor negro y una víctima blanca. En cuanto a las 9.415 violaciones interraciales del año 1988, por ejemplo, sólo 10 fueron perpetradas por blancos. ¿Quién ejerce la violencia sobre quién? Sin embargo, los intelectuales neoyorquinos han desarrollado toda una industria de la culpa que hace a los blancos responsables incluso de la violencia que tan evidentemente se ejerce sobre ellos. El autor lanza sus atinados y sarcásticos dardos contra ese insidioso complejo de culpabilidad fomentado por la izquierda yanki.

El redneck es el enemigo de la élite americana porque forma la capa social más numerosa y rebelde del proletariado. También es la que cuenta con una identidad peligrosa e independiente. El nacionalismo negro, pese a sus fanfarronadas, está subvencionado y vive de las generosas ayudas de la oligarquía. Sin embargo, la conciencia étnica de los blancos pobres es autónoma, opera con instituciones enfrentadas al Estado y puede cristalizar en movimientos potencialmente peligrosos para la plutocracia, como las milicias de Montana o los objetores fiscales. Por todo esto no es de extrañar que la aristocracia wasp demonice a sus hermanos menos afortunados y los convierta en los villanos por excelencia de los Estados Unidos, en los causantes de todos los males y en aquella fracción de la sociedad a la que se puede marginar, discriminar y aterrorizar con la conciencia tranquila. Goad ve un evidente trasfondo clasista en todo este sistema de opresión, donde la raza es la anécdota y la clase la categoría. Puede ser. Pero el fracasado melting pot americano se ha construido sobre el cadáver de una nación que quizás no haya muerto del todo y que ahora puede renacer de otra manera: la vieja Confederación. Además, la evidente separación de los americanos por etnias, pese al adoctrinamiento de toda la biempensancia, también nos muestra que no sólo son los factores económicos los que dividen a unos Estados cada vez menos Unidos.

Pero lean a Jim Goad. Merece muchísimo la pena. Y se reirán con su humor ácido, entre Céline y Swift.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 11 de agosto de 2018

Chiste de rednecks

´´¿Qué es una reunión familiar para un redneck?
Una gran oportunidad para conocer a su futura esposa.´´

# Publicado por: Derechón (Madrid)
lunes, 6 de agosto de 2018

Cultura redneck

Cualquier redneck puede recitar la Biblia de memoria de pe a pa. Imaginemos a alguien capaz de recitar la Ilíada de memoria. El estudio de la Biblia es tan obsesivo para los rednecks que muchos de ellos hablan hebreo y griego.
El redneck llegó con todo el folklore irlandés que devino en música country.
El redneck, en el rodeo, rinde culto al toro como animal totémico, al igual que los pueblos mediterráneos.
Al redneck se le acusa falsamente de endogámico simplemente porque no mezcla su sangre con la de judíos, negros o chicanos.
El redneck, además de inglés, habla francés criollo. Y muchos hablan español.
El redneck produce bienes apreciados mudialmente, como las pipas de fumar de maíz, el tabaco perique, el bourbon, los bluejeans, la salsa tabasco, la manteca de cacahuete o la cocacola.
El redneck no es racista: siente aprecio por su vecino negro y le encantan el blues y el jazz. Quiere que negros y blancos vivan juntos pero no revueltos.
Los rednecks más radicales, los del KKK, tuvieron el buen gusto de copiar su indumentaria del nazareno español, y, además, nombrar a su grupo en griego: Kiklos Klan, el Clan del Círculo.
Las chicas rednecks son las más guapas de Estados Unidos, debido a la fuerte mezcla de sangre intraeuropea. Como reza el eslógan: ´´La diversidad es nuestra fortaleza´´.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Los retos de VOX
Contra Popper (I)
Mezquita y excatedral
El Burriculum Vitae
Posible y probable
Social-apátridas
Willy Toledo
Anatomía del buenismo
Konstantin Leontiev, el Spengler ruso
Esclavitudes
La Gran Sustitución
Por la caridad entra la peste
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 SERTORIO
Los retos de VOX
4 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |