''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Contradicciones de la sociedad opulenta

"Derechos humanos, derechos animales, veganismo, ateísmo, feminismo son el futuro", se lee en el pecho de estx griegx, como lo escriben ellos.

Las "élites" políticas, económicas, sociales y culturales de Occidente quieren que los casados se divorcien y que los curas se casen, que los niños por nacer mueran y que los inventos de probeta nazcan.
Alberto Buela

9 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

ALBERTO BUELA


Las “élites” políticas, económicas, sociales y culturales de Occidente quieren que los casados se divorcien y que los curas se casen, que los niños por nacer mueran y que los inventos de probeta nazcan, que los pobres tengan todos los derechos (irrealizables) y que los ricos tengan más dinero, que las naciones se integren en grandes grupos y que los pequeños nacionalismos se independicen, que los niños sean protegidos y que se autorice la pedofilia, que todos hablemos inglés y hablemos de combatir al imperialismo. Y así podemos seguir enumerando contradicción tras contradicción.

Hace ya muchos años un filósofo italiano de la talla de Augusto Del Noce afirmaba que: “nuestras sociedades disponen de infinitos medios como nunca antes existieron; el problema es que tienen confundidos los fines”. La actuales “élites” no saben a dónde ir, no resuelven los problemas, sino que, como máximo, los administran, como observó otro italiano, Massimo Cacciari. Vivimos en una pax apparens donde los conflictos se organizan y no se resuelven.

Hoy, desfondado el marxismo en el plano político, éste se limita a la disputa cultural: no más crucifijos en las escuelas ni en los tribunales, el uso de la burka o no, el matrimonio igualitario, el aborto, la eutanasia, la zoofilia, la identidad de todos por igual, la inmigración irrestricta, la educación gratuita y sin exámenes, y un largo etcétera. En una palabra, el marxismo y la izquierda en general distraen a la sociedad de sus verdaderos problemas, al tiempo que están en consonancia con el imperialismo del dinero.

Esta renuncia del marxismo a la lucha política creó un amplio espacio vacío de contenido que van llenando los nuevos actores sociales, los cuales carecen, sin embargo, de un pensamiento político propio o al menos determinado. Las agrupaciones sociales se duplican por doquier para solicitar subsidios del Estado, cooperativas de trabajo que no trabajan sino que también reclaman subsidios, nuevas agrupaciones políticas conformadas por un amasijo de ideas tomadas de acá y de allá, etc. El reclamo sustituyó a la revolución, el pueblo se transformó en público consumidor y la opinión pública en la opinión publicada.

Hoy el poder no lo detentan los Estados sino el imperialismo internacional del dinero, como dijera en su tiempo Pío XII. Este imperialismo los tiene en un puño y ellos solo tienen un poder derivado o vicario. La idea de una revolución nacional ha sido descartada del discurso político, que solo nos habla de lo bien que vamos a estar, cuando nuestro presente está absolutamente desquiciado. Su eslogan es: estamos mal pero vamos bien. Es la zanahoria para hacer marchar al burro.

Incluso en orden al pensamiento dejamos de tener pensadores con enjundia filosófica, con penetración de la inteligencia en la realidad, para caer en un pensamiento ocurrente, festivo, al decir de Philippe Muray, pero sin ninguna consecuencia política. Es el pensamiento y son los pensadores del denominado progresismo.

¿Qué hacer? Cómo salir de esta decadencia cuya ley fundamental es que siempre se puede ser un poco más decadente. Tenemos que salir de este laberinto como lo hicieron Ícaro y Dédalo, por arriba. Tenemos que crear, tenemos que inventar nuevas instituciones (tienen que desaparecer los Bancos Centrales), nuevas representaciones (tiene que desaparecer el monopolio de los partidos políticos). Hay que mostrar certezas en esta sociedad de la incerteza. Hay que disentir con lo que nos viene impuesto ofreciendo otro sentido a lo dado.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 9 de agosto de 2018

´´Revival´´ generalizado

Estamos en una situación parecida, simultáneamente, a la de los años 1930, 1950 y 1960. En el supermercado ideológico tenemos a un neofascismo pujante, a un neocomunismo que ha fagocitado a la socialdemocracia, igual que en los años 30, y, por otro lado, también a un avivamiento de la contracultura ´´flower power´´ de los años 1960. La verdad es que nunca había estado el supermercado ideológico tan entretenido y tan ostentoso. Gracias a Internet podemos informarnos bien de en qué consiste cada tendencia. Mucha gente ha escogido ya, en el mundo Occidental, la versión descerebrada de la contracultura de los 60 (porque la contracultura original tenía algo fresco y quizá necesario en aquél momento). Otros, han escogido ya una versión descafeinada del fascismo, como la AltRight, que es la nueva contracultura. Y tanto en Europa Oriental como en los Red States de USA lo que se lleva es una vuelta a la vida familiar de los años 50 produciendo muchos niños, blancos y cristianos.
Si, por ejemplo, la República Catalana Socialista Islámica Feminista LGTBI Benetton Gauche Divine, llega a ser, el elemento islámico se encargará de acabar con los demás elementos de semejante híbrido. Los socialdemócratas sensatos, horrorizados con la deriva que ha tomado la socialdemocracia, se han unido al movimiento de Internet ´´Walk Away´´ (´´Lárgate´´) Y muchos se unen a la AltLite, primer paso para llegar a la AltRight..

# Publicado por: Derechón (Madrid)
jueves, 9 de agosto de 2018

NIÑATOS ESTÚPIDOS MALCRIADOS

Ya se ha conseguido que una buena parte de la sociedad se haya convertido en niñatos estúpidos malcriados, que no saben lo que quieren. Habrá de llegar un día en que nos estrellemos contra la realidad y ésta se imponga sobre tanto capricho y tanta utopía.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alberto Buela
El popularismo frente al populismo progre-liberal
¿Cuál es el verdadero pueblo original de América?
Nicolás Gómez Dávila: elogio del reaccionario
Borges y la irreverencia argentina
Un nuevo realismo en lengua inglesa
La metapolítica (o más allá de la política)
La primacía de la política como poder ser
El sentido profundo de la identidad
Tango, política y mal gusto
El gran engaño de los "derechos humanos"
El castellano, mal llamado español: lengua del mundo
Multiculturalismo o interculturalismo
Notas sobre el resentimiento
Una crítica del anarquismo al marxismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |