''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 24 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡Ay de los puros!

SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Al Hilo de los Clásicos

Neoantifranquistas


La verdad es que sale barato y queda bien ir de "antifa", ahora que no hay fascismo ni sombre de él.
Francisco Núñez Roldán

10 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


Goethe, clásico él donde los haya, aseguraba que ante la estupidez humana hasta los dioses son impotentes. Así que no digamos lo incapaces que pueden resultar en ese caso las opiniones ajenas. Hay además una estupidez malvada, la peor quizá, aquella que Sancho resumía cuando aseguraba que “no hay simple que no sea malicioso”. Muchos de los actuales y por lo general muy furibundos antifranquistas que no conocieron el franquismo entran en este último saco, en su miserable obsesión de batallar contra alguien que ya no existe, y justo porque no existe, pretendiendo arrogarse vengadores, justicieros que van a poner, están poniendo en su sitio a la figura y la obra del general, cosa que quienes vivieron entonces no pudieron, por uno u otro motivo.

La verdad es que sale barato y queda bien ir de “antifa”, ahora que no hay ni sombra de él, y si es que el régimen autoritario de las últimas décadas franquistas puede llamarse fascismo, que desde luego no. Léanse a Stanley Payne, en su breve, claro y jugoso libro El fascismo, para saber distinguir entre un fascismo –más o menos puro como el italiano, o racista como el alemán–, y gobiernos autoritarios militarizados, tipo el argentino de Perón, el portugués de Salazar y el español de Franco, por más que ciertamente en los orígenes de este último asomara el partido único y omnisciente, que pronto quedó relegado a nombre, gestos e insignias, en medio de una sociedad archiconservadora, pancista y por supuesto arbitraria.

Pero no es la obra de la dictadura franquista lo que los jóvenes neorrevolucionarios quieren eliminar, no crean. Pretenden simplemente tachar nombres y símbolos, como si ya con ello casi medio siglo de la historia de España no hubiera existido. No derriban los bloques de pisos sociales, no aran las carreteras, no arrasan las fábricas Seat o Renault ni dinamitan los pantanos, no. Les quitan el escudito, la plaquita, el cartelito, el águila de san Juan, y de inmediato, ¡oh, maravilla!, aquel pantano, aquellos edificios, puentes y vías de comunicación no fueron construidos durante el mandato de Franco. Es decir, sencillamente se miente, se engaña a generaciones futuras, que en vista de tanto escudo monárquico campeando en tantos sitios pensarán, caramba, que la monarquía ha hecho casi todo lo que se ve alrededor (Veo venir sabrosas tesis doctorales al respecto.) Con la mutación del icono, pero la permanencia del objeto se pretende que se olvide bajo qué sistema político se hizo aquello. Es decir, se admite la necesidad, la utilidad de lo que sea, pero callando su origen, mintiendo sobre su autoría ¿Cabe más rastrera villanía en cuanto a atentar contra la memoria? Por supuesto que justo eso, la Damnatio Memoriæ fue y es práctica común en el tratamiento de textos e imágenes, desde los egipcios hasta nosotros, pasando por los romanos, la Edad Media, la morisma y la contemporaneidad. Pero ¿se han parado a pensar lo mísero y acomplejado de quienes lo han llevado a cabo, justo por ese admitir que se hizo algo útil que se utiliza y disfruta, pero se busca esconder o sustituir a su autor? Si se reniega del franquismo, se quita la placa y acto seguido se vuela por los aires el pantano, ¿verdad? Pues no. Y para mayor sarcasmo, semejante barrido referencial se hace en nombre de una llamada memoria histórica. Otro sandio pleonasmo, propio del inefable genio zapateril ¿Acaso la historia no es en sí memoria? ¿Es preciso para recuperar restos o hechos de los derrotados en la guerra hacer desaparecer las obras y signos de los victoriosos, como si todo hubiese ocurrido al contrario? La ofensiva neoantifranquista tiene además otros frentes no menos significativos. El primero es la machacona insistencia en que el gobierno del Frente Popular contra el que se hizo la sublevación era justo, benéfico y legítimo, cualidades todas más que cuestionadas por estudios de lo más objetivo y reciente. Pónganse al día y léanse a Julius Ruiz, a Stanley Payne y a Álvarez Tardío y Villa García, por ejemplo. Lo hemos escrito otras veces, pero repetimos ¿Cómo no estarán de estremecidos en sus tumbas todos los que ahora se califican de muertos por la democracia y la libertad, cuando en lugar de esos despreciables valores burgueses morían en verdad por la dictadura del proletariado y el comunismo libertario? Pero ahora, esa izquierda vengativa de léxico burgués cuenta con el permiso y bendición de una derecha que reniega de sus orígenes, que se avergüenza de haber salido del franquismo y abomina de él. Matar al padre. Freud puro. Y qué diremos de una Iglesia a la que el régimen del general concedió en privilegios, estipendios y reconstrucciones mucho más de lo que había imaginado, y la Iglesia imagina mucho…. Como asegura un amigo, profesor de historia, ni Felipe II hizo por la Iglesia española, en cuanto a personas, edificios y prerrogativas, lo que Franco le concedió. Para renegar de él, ahora que ya es solo recuerdo y una tumba. Claro, quizá por ello.

Toda esa neurótica vesania contra una dictadura que ya no está es la que de forma macarra y barata exhiben ahora gentes que no conocieron el régimen, y que como decimos, por mucho que les duela, disfrutan un estado liberal que de manera muy singular derivó de él, cosa imposible de haber ganado la guerra la cada vez más bolchevizada República. ¿O hay alguien que piense que, de haber triunfado el doctor Negrín, la Rusia soviética no hubiera cobrado un precio proporcionado a la ayuda que estaba otorgando?

Para quienes de jóvenes y no tan jóvenes formábamos la exigua minoría antifranquista que ahora se postula inmensa, nuestro gran error fue sencillamente pensar que el enemigo de un malo era necesariamente un bueno. De ahí que –incomprensiblemente hoy– simpatizásemos con ETA, con cualquier movimiento izquierdoso, libertario, socializante, antisistema y Cristo que lo fundó. Sencillamente porque era antifranquista, y punto. No caímos en la cuenta –quizá en España teníamos derecho al error– de eso, de que el enemigo de un malo puede ser un peor. Y en este caso era un peor. Un mucho peor que implosionó por su propia maldad e incompetencia, sin que mediara muerte de dictador ninguno. El comunismo de Estado reventó salpicando de triste emigración la Europa que había pretendido destruir, y los países que aún lo representan, tal que Corea del Norte, Cuba, y recientemente Venezuela y Nicaragua, recién llegadas al club, no pueden mostrar mejor las terribles lacras de un sistema que para crear el paraíso en la tierra se embarca en un infierno sin salida. De China no hablaremos porque, con su partido único y capitalismo salvaje, es una de las cosas más parecidas al desarrollismo franquista de los años sesenta.

Vista la debacle del comunismo de Estado y la podredumbre económica, ecológica y social que dejó, los neoantifranquistas deberían pensárselo dos veces, o tres. Ellos, perdón por la inmodestia, creo que tienen menos derecho al error que tuvimos quienes en una u otra forma nos enfrentábamos a la dictadura del general. Pero ahora no. Ahora se sabe cómo era el Gulag, cómo se secó el mar de Aral, cuántos millones mató Pol Pot o se sacrificaron en las hambrunas de Ucrania, cuánto torturó y asesinó la KGB, o la Securitate rumana, o la Stasi en Alemania Oriental, cómo era la pasmosa vergüenza del muro berlinés, etc., etc, y sobre todo, cómo terminó toda aquella larga y bestial tragicomedia. Ahora no hay tanto perdón para la juventud podemita que pretende revivir, justo por no haberlo vivido, un oscuro e hipócrita mundo de sonrisas en los carteles y terror en los corazones. He escrito y escribiré varias veces sobre esto porque es una falacia siniestra que me preocupa. Por mucho que se abomine de la dictadura franquista, que lo fue. Pero su alternativa era el Gulag. Nada de la democracia y la libertad. Eso era otra cosa muy distinta, y aunque hoy se repitan en placas conmemorativas de los represaliados, por esos dos valores apenas luchaba nadie.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 12 de agosto de 2018

La historia es maestra-

La historia de un país no se cancela destruyendo sus símbolos y con eso pretender la no existencia. La historia se analiza y cada período tiene un porqué de positivo y negativo. No se ofende la memoria de los caídos por defender una España que estaba diseñada por ser el primer baluarte del marxismo-leninismo en el corazón de Europa libre! Aprendamos de los errores y marchemos adelante en una Europa unida y pacífica! No nos dejemos engañar por todo los artéfises que ahora la quieren destruir -de izquierda staliniana y derecha extrema- con miras hacia una ganancia pecunaria sin fin!
Felicitaciones a don Francisco Niñez Roldán!

# Publicado por: ILEANA (Roma)
sábado, 11 de agosto de 2018

Nacido en 1970, aquí

Cuando el Caudillo rindió su alma al Altísimo, yo sólo tenía 5 años, así que apenas viví el régimen y crecí en la Matrix Progre (de Prada ´´dixit´´). Me ha llevado una ardua investigación y observación de las evidencias saber lo que fue realmente el régimen de Franco. Especiales gracias a don Pío Moa, al que yo, al principio, consideraba un fanático que había pasado de un extremo a otro. No, no lo es. Lo fue, pero se cayó del caballo. Es un autor totalmente razonable y lleno de sentido común.
Respecto a la represión a los gays: jamás existió. La figura del excéntrico ´´mariquita andaluz´´, tan simpática en el Sur, floreció durante el franquismo. Vean el vídeo ´´No desirle mariquita´´, del rociero José Valladares. Tampoco existió represión alguna contra los curas obreros (más bien un apoyo subterráneo), así pudieron llevar a cabo su plausible labor social, como el padre Llanos.
El Caudillo fue un gran sindicalista (nacional) y un gran demócrata (orgánico).

# Publicado por: Derechón (Madrid)
sábado, 11 de agosto de 2018

Que no nos engañen

Tengo 83 años, o sea que he vivido toda esa represión que pregonan los hijos y nietos de mi generación. Pasamos una época de estrecheces que es lo que ocurre después de una guierra, soy hijo de represaliado desterrado y escuhaba todas las noches la Pirenaica. A los quince añois tenía pasaporte (con la firma autorizándolo mi padre el represaliado), Estudié bachiller. Mis padres vivieron mejor que mis abuelos y yo mucho mejor que mis padres con todas las ventajas laborales creadas durante la dictadura. ¿Vivireis los hijos y los nietos de mi generación mejor que vuestros padres?. Si contestais afirmativamente vais por buen camino, si no es asi seguid mi consejo QUE NO OS ENGAÑEN. Si vuestras prioridades son cambiar nombres de calles, romper estatuas, desconocer la Historia de España o separaros, antes que la prosperidad, trabajo bien remunerado, enseñanza mejor para vuestros hijos, sanidad optima y jubilación digna; exigidlo a los gobernantes, lo demás es secundario.

# Publicado por: Adolfo (Benicarlo)
viernes, 10 de agosto de 2018

Hay que comparar con otros en el mismo periodp.

Un error ´´consentido´´ es dejar hablar de los años del franquismo sin comparar con otras naciones. Tuvimos posguerra con depuraciones como otros, racionamiento largo, como otros. y mas libertades que muchos... ¿De las cien naciones de la época.. en que lugar estariamos? ¿detras o delante de Hungria p.e.? Se ponen stanarts de hoy. Ayer hicieron un ´´documental´´ sobre lo que sufrieron los gays bajo el terrible franquismo... omitiendo que esos años, en Inglaterra estaban un poquito peor (Pelis como Victim, El caso enigma... ) y California aun tardaria veinte años... Callano confirmamos la mentira exagerada.

# Publicado por: Puig (Valencia)
viernes, 10 de agosto de 2018

Con Paca la culona no se vivía tan mal

Totalmente de acuerdo con el autor. Los que hemos nacido cuando el generalísimo ya estaba tocado de muerte y nos tocó vivir en un lugar tan ´´rojo´´ como las cuencas mineras de Asturias sabemos por nuestros familiares que el régimen después de unos años de represión y miseria devino a partir de la década siguiente en un régimen autoritario donde todos los hogares vivían con un único sueldo, se tenían varios hijos, las madres educaban a su prole, e incluso el trabajador tenía derecho a un mes de vacaciones y la propia empresa (Hunosa) te proporcionaba con sustancial ahorro para la familia la residencia de veraneo. Y con sanidad gratis y otros servicios sociales que implantó el pérfido ministro Girón de Velasco, que recordaba mi padre (socialista de la primera hora). Todo igual que ahora.

# Publicado por: Monty (Mieres )
viernes, 10 de agosto de 2018

¿Franco...malo?

Fue lo mejor, y sigue siéndolo, que le ha pasado a este país. Pero si sólo le hacían la contra 4 ilumindos y dos extremistas, ¡por Dios! AQ ver qué líder en la historia ha sido vitoreado tanto y con tanto entusiasmo. ¡Basta ya de gilipolleces y mentiras!

# Publicado por: Pedro ortigosa goñi (cirauqui)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Tardoantifranquistas
La hora de las mafias
El patíbulo de Tyburn
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 SERTORIO
Los retos de VOX
4 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |