''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La Gran Sustitución


La disolución de Europa en una sociedad multicultural, sin identidades nacionales, islamizada y con unos índices crecientes de pobreza y subempleo, es el objetivo a medio plazo de la Unión Europea y de la plutocracia mundialista.
Sertorio

17 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


Todavía a estas horas la policía británica se resiste a informarnos sobre la ideología de Salih Khater, el conductor que embistió contra peatones y ciclistas en Westminster. Uno de los servicios de información más eficaces del mundo ha tardado más de veinticuatro horas en especificar que el ciudadano británico que provocó semejante caos era de origen sudanés y, tal y como parece reflejar su nombre, todo hace suponer que de religión musulmana. El escamoteo de lo obvio por parte de los voceros de las plutocracias europeas no sólo es ineficaz, sino que además resulta ridículo y casi cómico. Basta con que suceda un atentado y con que las autoridades no digan nada sobre su autor para que ya sepamos que es obra de musulmanes wahabíes, con o sin pasaporte europeo. El silencio de políticos, policías y periodistas es la mejor confirmación. Baste como muestra el caso de Rotherham, en el norte de Inglaterra, donde una red paquistaní de violadores abusó de unas dos mil menores inglesas nativas entre 1997 y 2013 con el silencio cómplice de policías y munícipes, que temían ser políticamente incorrectos. Sobre Rotherham no habrá películas, ni programas prime time en la televisión, ni lazos morados, ni Me Toos, ni feminismo militante del que toma las calles con La Manada.  

Que el alud de inmigrantes islámicos es algo querido, fomentado y privilegiado por el establishment salta a la vista. Los millones de africanos a quienes los gobiernos y las ONGs animan a saltar las fronteras e instalarse en Europa proveen a la oligarquía dominante de una mano de obra muy barata, que sustituirá a los carísimos trabajadores nativos, a los que ya se empieza a diezmar con una legislación que premia la nula fecundidad, la disolución de la familia, la promiscuidad y el hedonismo vulgar. La disminución de la población originaria se verá compensada con la llegada de los muy baratos y fértiles reemplazos africanos, que formarán una casta inferior de subempleados, mientras lo que quede de los europeos será destinado a nutrir los cada vez más escasos cuadros medios, cuando no a descender directamente al nivel de la white trash americana.

 Es decir, de aquí a dos generaciones, Europa Occidental habrá dejado de ser Europa. Su composición étnica habrá cambiado de tal forma que el islam será la religión dominante en el corazón de la difunta cristiandad. Realmente, el terrorismo wahabí no es necesario, basta con esperar poco menos de un siglo para que Francia o Inglaterra sean Dar al Islam.

¿Cómo se ha llegado a esto? Desde 1945 se ha combatido abiertamente la identidad de los pueblos de Europa mediante la represión del sentimiento nacional, el complejo de culpa –fomentado por las élites académicas–, la extensión del individualismo extremo y, sobre todo, una visión estrechamente economicista del mundo, que valora las políticas esenciales de los Estados en términos de beneficios y pérdidas.

La industria de la culpa, que achaca todos los males del mundo a la acción de los europeos, es la justificación moral de la intencionada desidia de las autoridades a la hora de frenar este rumbo suicida de nuestra civilización. En el pasado mes de julio, por ejemplo, se produjo un asalto violento a la frontera española en Ceuta; veinte agentes de la Guardia Civil fueron heridos por seiscientos asaltantes, los cuales emplearon métodos que implicaban una organización paramilitar. En cualquier nación dispuesta a defenderse, estos individuos habrían sido devueltos en caliente a su país de origen o encarcelados con graves cargos en su contra. Sin embargo, pese su evidente delito, se les acoge como refugiados y se les permitirá el tránsito a la península. Por lo visto, actuar de manera contraria sería racismo. ¿Se imagina el lector qué hubiera pasado si en una manifestación de españoles se agrediese de manera semejante a los agentes de la autoridad? ¿Por qué se pueden emplear medios de defensa contundentes contra los nativos que pagan sus impuestos, y no se hace nada contra unos extranjeros indocumentados que asaltan nuestras fronteras? Buena parte de la respuesta está en la industria de la culpa, producto básico de las élites intelectuales en los últimos cincuenta años y esencial a la hora de explicar la inhibición psicológica de las autoridades. No nos queremos defender porque se nos ha educado en el autoodio, que ha conseguido el prodigio de que nos sintamos culpables hasta de la violencia que se ejerce contra nosotros. Recuerde el lector el aquelarre que se montó el año pasado por los bonzos de la izquierda catalana en Ripoll y Barcelona, tras los atentados de la Ramblas, donde a los asesinos islamistas se les consideró unos buenos muchachos, tanto que la culpa del atentado no era suya, sino de la sociedad occidental, es decir: nuestra.

La disolución de Europa en una sociedad multicultural, sin identidades nacionales, islamizada y con unos índices crecientes de pobreza y subempleo, es el objetivo a medio plazo de la Unión Europea y de la plutocracia mundialista que la controla. Sin naciones soberanas, divididas sus grandes ciudades en ghettos, sólo imperarán en el gigantesco mercado persa que nos espera el capitalismo salvaje y su administración oligárquica con sede en Bruselas. Las naciones soberanas tienen la «desventaja» de que sus gobiernos todavía responden ante el pueblo y son relativamente controlables por sus instituciones políticas, cosa que no pasa en las grandes organizaciones transnacionales, coto privado de financieros y burócratas. De ahí la campaña de extinción de las naciones europeas por parte de estos poderes, su cruzada contra los Estados y su coerción migratoria salvaje, que sirve para disolver las culturas originarias con la deportación-importación de millones de «nuevos europeos». 

La lucha contra el caos migratorio y la islamización forzada de Europa no sólo pasa por medidas políticas (que no se toman) ni por sobornos a los países emisores. Tiene también la necesidad de un rearme cultural: un cambio de valores que sirva para poner fin al envenenamiento de nuestra civilización mediante los complejos de culpa y para acabar también con la apología de unas conductas que incitan al suicidio demográfico y que pisotean la tradición europea, que es el mejor remedio contra la peste de la corrección política. Y, sobre todo, el problema empezará a resolverse cuando los cálculos económicos se sometan a la soberanía e identidad de los pueblos.

Mientras no se actúe de esa manera, seguiremos esquivando coches sin frenos.

 


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 28 de agosto de 2018

Socialismo y Muerte

Ya lo dijo Marx, un cáncer recorre Europa y se llama Socialismo. El Socialismo ha convertido a la gente en peleles sin cabeza. No saben nada, se mueven a base de tópicos escuchados en la Sexta a una colección de periodistas que obedecen a un unico objetivo: Su lucro personal. La mayoría de la gente no es capaz de ver esta manipulación porque no tienen apenas formacion (aunque muchos posean titulos universitarios). Especialmente grave son los jóvenes de 15-20-30 años, son seres totalmente equivocados y manipulados, atrapados en la telaraña censora de las redes sociales.

# Publicado por: ZorbaElCosmologo (Cabrera)
sábado, 18 de agosto de 2018

Alta traición /cosmopolitismo-multiculturalismo/ Székesfehérvár

¿No es crímen de altra traición favorecer la invasión del propio país?

Diferencias entre un cosmpolita y un multicultural: al cosmopolita le gusta encontrar redneks en Alabama, undergrounds en Manhattan, judíos liberales en Tel Aviv y judíos ortodoxos en Jerusalém, travestis en Chueca y homófobos en Moscú, nazis en Austria, comunistas en Corea del Norte, actrices porno en San Fernando Valley, jipis en Ibiza, oir al muecín en Rabat y campanas de iglesia en Castilla. Al multicultural le resultan desagradables todas estas diferencias que ofrece el mundo -ese lugar tan interesante- y quiere reducirlo todo a un engendro que no se sabe muy lo que es, aunque el modelo ideal sería lo que tiene Ada Colau en mente: la República Islámica Feminista Socialista Multicutural de Cataluña. Lo que sucede es que eso no funcionará y terminará convirtiéndose en la República Islámica de Cataluña. a secas, con las feministas recluidas en harenes si son atractivas o en la cocina, si no lo son. Pero ¿no es eso quizá lo que están deseando?
Una ciudad de Hungría -Székesfehérvár- ha sido rechazada por la UE por ser ´´demasiado blanca y cristiana´´. Sin duda, se supone que una ciudad húngara tiene que estar llena de negrazos tocando el tam tam y de mezquitas. Claro. ¿Acusarían a una ciudad de Sudán de ser ´´demasiado negra y musilmana´´?

# Publicado por: Derechón (Madrid)
sábado, 18 de agosto de 2018

PEDANTE

¿Se ha preguntado cuántos de sus lectores entienden sus ´´frasecitas´´ en inglés como ´´Me Toos´´ o ´´White Trash´´?

¿Le importa un bledo ese porcentaje?
¿Pretende asombrarlos con su esnobismo?
¿No le da vergenza?


# Publicado por: Afrikaner (El Toboso)
viernes, 17 de agosto de 2018

Mea culpa, maximae culpa...

Cuando España perdió Cuba y Filipinas , los intelectuales, la gran generacion del 98,. se autoinculpó. Debia ser un gran ´´Castigo de Dios´´ por los pecados cometidos, Y como no los hallaban en ese o presente los buscaron en el pasado. Todo lo que decía de nosotros los españoles -ellos incluidos.- la ´´leyenda negra´´ debía ser verdad.
Seguimos culpándonos...Somos malos, somos malos. Y claro, Dios nos castigará y aceptaremos el castigo.

# Publicado por: Puig (Valencia)
viernes, 17 de agosto de 2018

Importante

Lo que importa no es tanto la mención exhaustiva de los causantes de esta situación sino el creciente numero de personas que van siendo conscientes de estos hechos y de estas maquinaciones. Sólo así podremos intentar hacerles frente. Pero más allá de sus perversas intenciones y de sus varios actores, creo que habría que atacar el problema de raíz, esto es, acabando con estas ´´organizaciones internacionales´´ (ONU, OTAN, UE, FMI, etc) que son una tapadera para imponernos esa agenda siniestra con la falsa excusa de la ´´cooperación internacional´´.

# Publicado por: miguel (madrid)
viernes, 17 de agosto de 2018

No caiga en el mismo pecado que ellos

Porque Vd tampoco menciona el plan sionista de Kalergi, es decir, no nombra la mano que mece la cuna.
Está bien lo de ´´plutocracia´´, pero ese es el apellido, el nombre es sionismo supremacista, el que domina los mercados crediticios, los USA, los medios de comunicación, la ONU, la Escuela de Fraonkfurt, y, en una palabra, las revoluciones desde hace tres siglos.
Y, además, mencione a PIKE, el preclaro miembro de la Sinagoga de Satanás, que ´´predijo´´ estas cosas y las que vienen (3GM) hace cientos de años

# Publicado por: J.M. (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Social-apátridas
Willy Toledo
Anatomía del buenismo
Konstantin Leontiev, el Spengler ruso
Esclavitudes
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Intromisiones
Desestabilizando
Eurocidio:Guadalete, Kosovo, Mohacs..., Bruselas
In memoriam August Ames
La isla de los caníbales
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
3 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |