''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Antonio de Mendoza, el inventor de un virreinato


¿Por qué hemos olvidado a Mendoza y recordamos a un botarate como Fray Bartolomé de Las Casas?
María Elvira Roca Barea

23 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

MARÍA ELVIRA ROCA BAREA


Nuestro hombre debía de tener aproximadamente 45 años cuando fue enviado a la Nueva España con nombramiento de virrey. Era el cuarto o quinto hijo del segundo Marqués de Tendilla, primer alcaide que fue de la Alhambra y no se sabe si nació en ella o llegó ya nacido a Granada. El hecho es que está lejos de la primogenitura y el mayorazgo. Toca espabilar. Su bisabuelo, el extraordinario Marqués de Santillana, fue uno de esos sorprendentes aristócratas que comienzan en España la tradición de las armas y las letras, conjunción astral que andando el tiempo produjo un Siglo de Oro.

Mendoza vivió una juventud excepcional para un europeo de su tiempo en aquella Granada llena de moros. Hablaba por supuesto el árabe, como otros cristianos granadinos que también cruzaron el charco, mismamente don Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Santa Fe de Bogotá y pionero luchador contra la leyenda negra con su Antijovio. Se conserva la carta que don Bernardino, tío de Mendoza, escribió al padre cuando el joven preparaba un viaje a Castilla aconsejándole que obligara al hijo a vestir como los cristianos. Luego participó en la Batalla de Villalar del lado de Carlos V al frente de una tropa mora. No sabemos si entonces llegó a conocer al emperador o no. Sí sabemos que es con ocasión de la boda de Carlos V e Isabel de Portugal, que se festejó por todo lo alto en Granada, cuando el emperador se fija en él. Siguen casi dos décadas por los caminos de Europa en distintas misiones militares y diplomáticas.

En 1535 Carlos V lo llama para encomendarle una tarea tan difícil que no se sabe en qué consiste. Hay que inventarla: organizar un virreinato al otro lado del mar. Es la misión de su vida, la verdaderamente crucial y por la que debería ser recordado, la organización política y administrativa de la Nueva España, un prodigio de innovación, de creatividad, de inteligencia integradora, en definitiva, de civilización. ¿Por qué hemos olvidado a Mendoza y recordamos a un botarate como Las Casas? Entre otras razones, porque aquellos que deciden qué deben recordar o no los españoles y los hispanos, en general, hace ya casi tres siglos que lo determinan quienes no son ni españoles ni hispanos con la complicidad manifiesta de nuestra intelligentsia (el posesivo es meramente un deíctico y el sustantivo, una hipérbole) que con escasas excepciones vive para parecerse a sus colegas franceses, ingleses y alemanes principalmente. El triángulo mágico de Europa. Con este propósito mimético se dedican con fervor a repetir lo que aquellos escriben sin comprender que la verdadera imitación no está en copiar lo que ellos dicen, sino en hacer lo mismo que ellos hacen, a saber, servir lealmente a su país, no insultarlo, no denigrarlo, no renegar de él constantemente. La historiografía de estos vecinos, enemigos que fueron de la hegemonía española durante siglos, decidió que la historia del Imperio español de América debía salir de la conquista en clave lascasiana y por esa razón hay casi 300 años de historia virreinal prácticamente abandonada. Así, por ejemplo, el máster de historia de América de la Universidad de Sevilla se llama Conquista y resistencia indígena, y no Políticas de integración indígena ni Desarrollo urbano y vías de comunicación, por ejemplo. Don Antonio de Mendoza no cuadra en el marco de la eterna conquista y, por tanto, puede y debe ser perfectamente olvidado.

Los 15 años que don Antonio pasó en México quizás sean los más constructivos y civilizatorios de la historia del Occidente moderno. No exagero. Es imposible enumerar aquí los muchos proyectos que inició y, si no acabó, sí los dejó lo suficientemente bien organizados y desarrollados como para que los terminaran sus sucesores. Por razones de espacio no hay más remedio que seleccionar algunos y dejar fuera los demás.

Cuando Mendoza llega a México la mayor parte del transporte de mercancías se hacía a lomos de indio. A estas bestias de carga humanas se las llamaba «tamemes» en lengua azteca. Es el vocablo que usa el virrey en sus documentos. Uno de sus primeros objetivos es cambiar este sistema, de lomos humanos a lomos de cuadrúpedo. Ya hay caballos en América, pero son pocos. Es fascinante el estudio de las muchas medidas que adoptó el virrey para producir este cambio sin provocar conflictos entre los señores indios que eran dueños de tamemes esclavos y los tamemes asalariados.

Su primera decisión importante, nada más llegar, por si a alguien se le ocurrió dudar de que había que obedecer las leyes, fue someter a juicio de residencia al gobernador de la Nueva Galicia, Nuño Beltrán de Guzmán, que fue acusado de malversación y maltrato a los indígenas. Los cargos fueron probados y Mendoza mandó preso al gobernador a España. Emprendió un programa de obras públicas espectacular en la ciudad de México. El mapa que acompaña a este texto es de esa época. Fundó Morelia y otras muchas poblaciones en Jalisco. Abrió caminos reales y estableció postas y correo. Promovió la exploración de las tierras del Norte y del Pacífico, con los hermanos Alvarado, que fueron los empresarios que abrieron el primer astillero destinado a construir barcos para ese océano (iniciativa privada). Llevó la primera imprenta al Nuevo Mundo y fundó la primera Casa de la Moneda de México. Mandó construir el Colegio Imperial de Santa Cruz de Tlatelolco, encargada de educar a los niños de la nobleza indígena, y luego el de San Juan de Letrán y también el de la Concepción para mujeres. En fin, Mendoza merece, no ya una buena monografía actualizada, sino una enciclopedia.

© El Mundo

Artículo relacionado: "La gran mentira del genocidio español en América",
por José Javier Esparza y Anthony Esolen.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 27 de agosto de 2018

imperio Español

Señor Alizo Rojo,
Lo de ´´canibalizar´´ es una practica más bien anterior a la llegada del imperio español a tierras aztecas e incas, con la llegada de los ´´opresores españoles´´ esa práctica vergonzosa se abolió, lo mismo que la esclavitud. Los indígenas eran súbditos y no esclavos de la corona. Tampoco existía el derecho ni la propiedad privada

En cuanto a la práctica de los tamemenes sí se ha avanzado, recuerdo en mi última visita al país azteca, el año pasado, que ahora transportan no a lomos sino sobre carros de los que tiran con bicicletas. Tampoco hay mucha conciencia de lo que significa propiedad privada.

Es fácil dejarse engañar por la leyenda negra y volverse mal agradecidos. España hizo mucho por las gentes de ese continente, les dio leyes, cultura, la religión verdadera, y muy pocos lo agradecen.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
sábado, 25 de agosto de 2018

Conquistas y colonizaciones

Si juzgamos la historia a través del resentimiento y del victimismo ¿ qué deberíamos sentir los españoles hacia los italianos después de conocer el comportamiento del pretor Romano Galba en Hispania. ?, o deberíamos sentir un inextinguible rencor hacia los descendientes de los soldados de Napoleón que invadieron y desolaron España a comienzos del siglo XIX.? , ¿ o a los norteamericanos de Estados Unidos por apoderarse de territorios de La Corona de España de la manera más violenta y taimada que pudieron idear ? Pocos españoles, creo yo, hay que guarden un eterno resentimiento, hoy en día hacia esas naciones a consecuencia de esos acontecimientos de la historia, a no ser que pretendiésemos conseguir algún provecho material o alivio existencial al sentirnos victimas de lo que ocurrió en el pasado y nos diera por buscar culpables de nuestra situación entre los descendientes de aquellos italianos, franceses o norteamericanos. Ojalá fuéramos tan razonables y considerados entre nosotros


# Publicado por: Fernando (Madrid)
sábado, 25 de agosto de 2018

Los inciviles ´´conquistadores´´

Decir que el paso de los sátrapas virreyes, bárbaros y sanguinarios, que invadieron México o Perú fue de ´´los más constructivos y civilizatorios de la historia del Occidente moderno´´, es más que un insulto a la inteligencia. Algo de lo que sólo los cavernarios seguidores de la historia mal escrita y mal leída se pueden sentir orgullosos. Una, es la ´´niña´´ autora del artículo cuya torpeza no le da ni siquiera para reparar que los que condenaron a los indios a trabajos forzados como la de los ´´tamemes´´ (a quienes llama ´´bestias humanas´´) fueron las autoridades de la ´´corona´´. Uno de estos fue el tal Nuño Beltrán de Guzmán, que fue acusado de ´´ladrón y maltrato a los indígenas´´, tras numerosas quejas de caciques y autoridades nativas. Enviado de vuelta a España quedó libre de polvo y paja. Como ocurrió siempre, entre los inciviles judeo-cristianos que vinieron a canabilizar las civilizaciones azteca e inca.

# Publicado por: alizo rojo (Bangladesh)
jueves, 23 de agosto de 2018

Imperiofobia

Si tiene alguna calle o plaza en España con su nombre, se la quitarán.
También deberían cambiarle el nombre a Zaragoza. César Augusto era un imperialista. Y a León, también. Las legiones romanas eran imperialistas.
En Sevilla hay una calle dedicada a Don Pelayo ¡fuera chapita! Por islamófobo.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
La Gran Transformación
Ante la exhumación de los restos de Franco
El ultraderechista Casado
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
El barrizal catalán
El virus borbónico en España
La detención del jefe de los golpistas
Tabarnia se reproduce exponencialmente
La promueven los socialistas, C´s la apoya por acción, y el PP por omisión
Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia
Escipión era franquista
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
3 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |