''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 21 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


JESÚS LAÍNZ
Se han equivocado de estatua

JAVIER R. PORTELLA
¡Es la belleza, imbéciles!

SERTORIO
El Mariscal
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NATURALEZA
Las feministas ecosexuales fornican con los árboles


Al hacer el amor con los árboles comunican con la naturaleza, salvan el medio ambiente y luchan contra el patriarcado.
Pauline Mille

30 de agosto de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

PAULINE MILLE


Se extienden las prácticas denominadas “ecosexuales”. Un reciente estudio estadounidense muestra que la cosa se está desarrollando sobre todo entre las feministas. Al hacer el amor con los árboles comunican con la naturaleza, salvan el medio ambiente y luchan contra el patriarcado.

No es una broma. A los anglosajones les encantan los estudios “académicos”, y un texto de este tipo acaba de ser publicado por la revista Feminist Theory, editada por el profesor Lauran Whitworht del St. Mary’s College de Maryland, y relativo a las inquietudes y prácticas “ecosexuales”, término que, según dicen, están cada vez más presente en las conversaciones al otro lado del Atlántico.

Dicho profesor le da tres acepciones al término. 1) Una persona a quien la naturaleza le parece sexy. No es nada nuevo. Ya a Títiro, el personaje de las Bucólicas de Virgilio, le encantaba descansar a la sombra de las hayas en medio del cálido verano, mientras tocaba la flauta y pensaba en su ama, al tiempo que olía las flores y comía frambuesas. 2) Una nueva identidad sexual. Algo que ya se empieza a notar y que tendrá indudables consecuencias políticas. Pronto estará prohibido discriminar a los–las ecosexuales (ejemplo: no podré negarme a alquilar mi casa a gente ecosexual, cualesquiera que sean las consecuencias para los árboles del jardín). 3) Alguien que toma a la Tierra por su amante. Aquí es donde las cosas se hacen realmente interesantes. Así nos lo explica la señora Withworth.

La aventura ecosexual empezó, según ella, con los ecologistas, quienes recomendaban que se usaran productos ecolo–friendly durante el acto sexual, como condones procedentes del comercio justo o lubricantes totalmente naturales. Pero los verdaderos ecosexuales van mucho más lejos. Así describe la señora Withworth un primer encuentro amoroso entre una chica y los sequoias gigantes del Yosemite Park en California. “Me gustaba el aroma de vainilla mezclada con tierra que emanaba del tronco. Me acuerdo perfectamente que me enamoré de un sequoia arrancado por una tormenta. Giré en torno al árbol caído y chupé ávidamente sus raíces recién salidas de la tierra. ¡Eran tan dulces, tan sensuales, tan sexys! No podía dejar de tocarlas.”

En realidad, todo estriba en el paso de lo « sensual » –todos sabemos que la naturaleza lo es– a lo sexy. Mucho es lo que la profesora Withworth parece saber al respecto. Para ella, defecar en la naturaleza es una práctica ecosexual. A su juicio, “la ecosexualidad engrandece lo carnal y lo grotesco”. Quizás sea esto lo que les guste a las feministas, que así pueden dejar de lado sus constantes estudios y sus austeras vigilias. Así, el digital Breitbar informaba de que en 2016 feministas ecosexuales obtenían gran placer masturbándose bajo las cascadas y a la sombre de los árboles con el fin de salvar el planeta. En septiembre de 2017 se supo que un profesor de la Universidad de California Santa Cruz exhortaba a sus estudiantes a que hicieran el amor con la Tierra a fin de preservarla. Y en abril de este año, un profesor de la Universidad de Michigan escribía sobre la importancia de “hablar eróticamente a las plantas”. Mientras tanto, los chinos y los africanos se dedican a tener niños. Hace cuarenta años, los pacifistas estaban en el Oeste y los SS 20 en el Este. Hoy la bomba demográfica está en el Sur y las feministas en el Norte.

© Le Blog A Lupus

 


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 30 de agosto de 2018

Practica copiada. Quizas ancestral

Recuerdo que en el film de Bertolucci ´´Novecento´´, los dos protagonistas, cuando eran quinceañeros hacian pequeño agujero en la tierra, se acostaban encima, dejando caer sus genitales en el hueco abierto, y ´´amaban´´ a la tierra, se la fllbn

# Publicado por: Puig (Valencia)
jueves, 30 de agosto de 2018

Cuánta idiotez!

Ponen la misma cara que cuando se están duchando!

# Publicado por: pefesa (Lorca)
jueves, 30 de agosto de 2018

Las más ecosexuales

Son las actrices porno de Yankilandia. Estudiando a fondo sus perfiles, la mayoría provienen de un entorno rural. Especialmente de los campos de maíz del Cornbelt y de los pantanos cajunos del Biblebelt. Hay algo muy agreste en ellas. En absoluto son criaturas urbanitas.
Por otro lado, la dendrolatría, el culto al árbol, forma parte del paganismo céltico y es algo que debemos celebrar. También forma parte del folklore castellano-leonés. Recomendable el disco ´´Dendrolatrías´´,del gran músico folklorista Joaquín Díaz.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
jueves, 30 de agosto de 2018

Semejanzas

Esto se parece cada vez más a esas escenas delirantes del Satiricon de Petronio... y es que no aprendemos

# Publicado por: miguel (madrid)
jueves, 30 de agosto de 2018

DESESTRUCTURACIÓN.

Acabaremos locos de remate. Unos por crear estupideces, a falta de contenidos sensatos, agotadas las fuentes de creatividad. Otros por esnobismo al hacer caso a esta corriente de desestructuraciòn mental que, con el halo de originalidad, avisa del deterioro de los valores reales del ser humano.
Una pena!

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
jueves, 30 de agosto de 2018

machismo subconsciente

Tanto culto al árbol muestra una evidente necesidad de algo muy duro y cilíndrico. Creo que estas señoritas están pidiendo ayuda a gritos.
No hay frenopáticos bastantes en Occidente para tanto tarado. Nos merecemos todo lo que nos pasa.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Naturaleza
A favor del descrecimiento demográfico
Planetas
Todo un día se acabará (y requeteacabará). Mientras tanto…
Una hipocresía rampante
¡FELIZ SOLSTICIO A TODOS!
¿Qué cultura para el ecologismo?
«En Zimbabue no lloramos a los leones»
Verano de bochorno
¡FELIZ SOLSTICIO DE VERANO 2015!
Soria: 52 millones tirados. Y el medio ambiente destruido
La asombrosa, hermosa, misteriosa Naturaleza
¡Pobres calentólogos! Aumenta el hielo en ambos polos
El ciervo de Llánaves de la Reina
La impunidad de los canallas
Las hembras jóvenes de chimpancé juegan a las muñecas
Quieren cargarse la última playa virgen
Setenil: un pueblo andaluz entre rocas
La magia de la fotografía
Las olas más grandes del mundo
Algo huele a podrido en Dinamarca
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
El Mariscal
2 JAVIER R. PORTELLA
¡Es la belleza, imbéciles!
3 JESÚS LAÍNZ
Se han equivocado de estatua



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |