''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 12 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos

SERTORIO
Contra Popper (y II)

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿El Valle no se toca?


La Ley de Memoria Histórica de Zapatero lo cambió todo. Franco y el franquismo volvieron al primer plano de la actualidad.
Antonio Martínez

6 de septiembre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

ANTONIO MARTÍNEZ


Hace un par de años, durante una breve estancia en Madrid, me acerqué por primera vez en mi vida al Valle de los Caídos. Me impresionó su monumentalidad, sus dimensiones colosales; también llamó mi atención su absoluta falta de intención “artística”. El Valle me pareció lo que es: una mezcla entre basílica y necrópolis que sitúa al visitante ante el gran abismo de la muerte y le conduce a una meditatio mortis, a pensar en eso que la teología católica llama los novísimos, el destino escatológico del alma después de la muerte.

Durante largos años, tras la muerte de Franco, el Valle de los Caídos fue un lugar al que la sociedad española no prestó casi ninguna atención. Sí, se sabía que allí era donde estaba enterrado Franco, se sabía que algunos nostálgicos del franquismo subían allí los 20 de noviembre y hacían sus gestos más o menos folclóricos, pero nada más. Los españoles andaban en otras cosas; se vivieron primero los años del felipismo, después los del aznarato. Franco era ya un recuerdo lejano, y para los jóvenes de principios del siglo XXI directamente un personaje casi paleontológico, que existió en una era geológica remota, anterior nada menos que a Internet y la edad dorada de los videojuegos.

Sin embargo, la Ley de Memoria Histórica de Zapatero lo cambió todo. Franco y el franquismo volvieron al primer plano de la actualidad. Además, en la primera década del siglo XXI, un señor hasta entonces desconocido, de nombre Pío Moa, tuvo la desfachatez de publicar unos libros que perturbaron de un modo extraordinario el plácido reinado del relato que sobre la Guerra Civil habían impuesto los historiadores de izquierdas desde la Transición; desde las emisoras de la COPE, Jiménez Losantos y César Vidal tampoco se quedaron cortos avivando el fuego. Se empezó a excavar fosas comunes y a buscar los restos de García Lorca. Se cambiaron los últimos nombres de calles con nombres alusivos al Régimen, se retiraron del espacio público las últimas cruces franquistas. El trabajo se completó bajo el gobierno de Rajoy, que no derogó ni modificó –pese a que, con mayoría absoluta, lo podía haber hecho– la ley de Zapatero. Sin embargo, aún quedaba la cuestión del Valle de los Caídos.

En realidad, también quedaban otros flecos. Por ejemplo, la existencia de la Fundación Francisco Franco. Por ejemplo, el Pazo de Meirás. Por ejemplo, que un tal Luis Suárez se atreviese a dar una imagen matizada –incluso benévola– de Franco en un oscuro diccionario biográfico del que hasta entonces nadie había oído hablar. Por ejemplo, que todavía pudiese oírse –exotismo supremo– en alguna concentración de grupúsculos ultraderechistas, o en el entierro del ministro franquista Utrera Molina, el Cara al sol (“¿Es eso legal?”, se preguntaban extrañados los presentadores de la Sexta). Sin embargo, el trabajo, en lo sustancial, estaba terminado. Aunque quedaba la guinda del pastel: resignificar –palabro inexistente en el diccionario, por cierto– el Valle de los Caídos.

Ya en época de Zapatero, una comisión de expertos había apuntado la conveniencia de llevar a cabo tal resignificación; pero, conscientes de lo espinoso del tema y de las dificultades de todo género que comportaría, el tema quedaba más bien aparcado para un no muy próximo futuro. Zapatero cayó y, lógicamente, en la etapa de Rajoy el tema no se movió –en realidad, con Rajoy no se movía casi nada–. Sin embargo, con la moción de censura de Pedro Sánchez todo ha cambiado. Siguiendo las enseñanzas de Zapatero, Sánchez se dedica mucho más a las políticas de gestos y propaganda que a la gestión efectiva de los problemas de España. Además, estaba claro que, después del lío montado en Cataluña y del sorpresivo éxito de una moción de censura inesperada, España ha entrado en una etapa de aceleración histórica sin precedentes. Hay que pisar a fondo. Hay que cargarse de legitimidad progresista de cara a las próximas elecciones. Y para ello los restos de Franco y el Valle de los Caídos constituyen un instrumento de la mayor utilidad.

“Sí, Pedro, lo entiendo; Iván, tu Rasputín, te ha dicho que en este tema hay que entrar a saco, que los riesgos están calculados. Pero es que son muertos, y a mí los muertos me dan yuyu. ¿Y si dejásemos en paz la cuestión del Valle?” Pero Pedro responde que eso ya no es posible, que el tema está sobre la mesa y que detenerse o echarse atrás achicaría su figura, ahora creciente, y daría aire a ese lobo al acecho que es Podemos. Ni respeto a los muertos ni leches: igual que a Rajoy era no es no, en lo de exhumar a Franco y sacarlo del Valle es sí o sí. Por las buenas o por las malas. Por lo civil o por lo militar. Sacar del Valle de los Caídos el cadáver de Franco constituirá para Sánchez una victoria simbólica incomparable; y, hecho esto, resignificar el Valle ya sólo será cuestión de tiempo. En cuanto a lo de derribar la Cruz –porque habrá que derribarla, claro–, es verdad que es un tema peliagudo; pero la fortuna ayuda a los audaces y todo se andará.

Hasta aquí los cálculos, los pensamientos de ese botarate obstinado y de mentón cuadrado que es Pedro Sánchez: un hombre mediocre que, sin embargo, es necesario para España y tiene una misión que cumplir: como decía Hegel, hay una List der Vernunft, una astucia de la razón mediante la cual el Espíritu Absoluto hace avanzar la marcha de la Historia; también a través de los errores de los gobernantes imprudentes. Pedro Sánchez remueve el tema del Valle de los Caídos porque calcula que la reacción de una parte de la sociedad española no será realmente peligrosa para él –más bien, al contrario–; también, porque es consciente de que, en la vaciedad de ideas de la España política actual –y de la izquierda en particular–, agitar el fantasma de Franco nos devuelve a los buenos tiempos del antifranquismo, cuando contra Franco vivíamos mejor. Nosotros mismos no somos nada, no pensamos nada, no tenemos ningún rumbo; pero, situándonos enfrente de Franco, que sí era algo –y mucho–, entonces nos cargamos de sustancia del único modo en que sabemos hacerlo: como opositores a su figura. Así que necesitamos a Franco. No podemos dejarlo morir. Es un símbolo demasiado útil.

Y ahora, ¿qué va a pasar? Nadie lo sabe exactamente, pero ya se apuntan algunos indicios significativos. Que un nutrido grupo de militares en la reserva hayan firmado un manifiesto que reivindica la figura de Franco, o que otro numeroso grupo de figuras públicas haya rubricado otro contra la exhumación de Franco y su salida del Valle, indican que algo se está moviendo en el seno de la sociedad española. La misma concentración profranquista en el Valle del 15 de julio revela que algo se mueve. Observamos el despertar de las fuerzas de ultraderecha, y no se puede excluir la posibilidad de que, impulsado por el clima que se va creando, Vox dé el salto que no ha podido o no ha sabido dar hasta ahora. El hecho es que, a raíz de los acontecimientos del 1.º de octubre de 2017 en Cataluña, ha surgido una España de los balcones donde grupos de legionarios entonaban los cantos de la Legión en el Metro de Barcelona, y donde estar en contra de la exhumación de Franco y de su salida del Valle se ha convertido en la posición de quienes defienden... el simple sentido común.

Ahora bien: para los partidarios de la exhumación, que aplican la lógica de que “quien no está conmigo, está contra mí”, pronunciarse contra la exhumación se identifica con haberse convertido, de golpe y porrazo, en “franquista”. Lo que transforma en franquistas, por ejemplo, a señores tan poco sospechosos como Joaquín Leguina y Javier Nart. De este modo, la irresponsable línea de actuación escogida por Pedro Sánchez está produciendo el efecto, por un lado, de despertar y cohesionar a la ultraderecha española y, por otro, de ampliar el concepto operativo de franquista, hasta extenderlo a quienes simplemente piensan que el Valle de los Caídos forma parte de la historia de España y que a los muertos hay que dejarlos en paz.

En la portada de aquel best-seller de Vizcaíno Casas que fue Al tercer año resucitó, un Franco supuestamente resucitado, en viñeta creo que de Chumy Chúmez, decía: “No se os puede dejar solos”. Y, en efecto, no se nos puede dejar muy solos: es que nos dejan y, en un pispás, montamos un ambiente guerracivilista de padre y muy señor mío. Entre otras cosas, porque una gran parte de nuestros conciudadanos, víctimas de una enorme desmemoria histórica –o culpables de una memoria selectiva: recuerdan sólo lo que les interesa– se empeñan en desconocer la verdadera naturaleza del Valle. Se repite ahora mucho esa tontería del “mausoleo de Franco”, cosa que evidentemente no es. En su intención fundacional –váyase a los documentos, consultables por cualquiera–, el Valle de los Caídos es algo así como una versión española del Valle de Josafat: un lugar donde se reúnen y hermanan, unidos en el abismo del Más Allá, las almas de los que cayeron en nuestra infausta Guerra Civil, en espera de eso que los teólogos llaman las Postrimerías –el juicio de Dios, su destino eterno tras la muerte–. El Valle de los Caídos no es de ningún modo un lugar concebido en su origen para expresar una significación política: muy al contrario, es un monumento de clarísimo sentido religioso, y más específicamente escatológico. Un lugar donde ya no caben las pasiones, los odios ni las revanchas políticas –ese virus inoculado por las ideologías contemporáneas–, sino sólo el hermanamiento de quienes ya eran hermanos como españoles y bajo la Cruz de Cristo. Un lugar donde sólo cabe la reconciliación –al menos tras la muerte, que a todos iguala– de quienes nunca se debieron enfrentar.

Como no tengo una bola de cristal, no sé qué curso concreto seguirán los acontecimientos futuros en nuestro país. Pero me temo que todo lo que va a suceder en torno a la controversia del Valle, junto al cada vez más irresoluble problema catalán, nos va a conducir a una catarsis colectiva de la que espero que salgamos purificados. Cada país tiene sus demonios, sus fantasmas familiares, sus asignaturas pendientes. Franco constituye una de tales asignaturas, y hasta ahora no la hemos sabido aprobar.

 

 

  

 


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 8 de septiembre de 2018

antifranquistasanticristianos

No se trata de Franco, se trata de profanar el mausoleo, es suelo sagrado, y la excusa es franco, como podría ser que el cristianismo oprime, y que es la moral de esclavos, y que quieren liberar al hombre. Buscaran, con la excusa de que es franquista, tumbar la cruz, y reconvertirlo en museo.

En el 33 ardieron las iglesias, y se profanaron tumbas, y creo que no existía el franquismo.

# Publicado por: Requiario (Burgos)
jueves, 6 de septiembre de 2018

El Baraka no es ´´cool´´

Están muy equivocados quienes piensan que Kardasian quiere sacar del Valle de los Muertos al Baraka por motivos ideológicos o históricos. Quiere sacarlo porque sus amigas del Maricler, del Cozemo y del resto de la prensa vulvócrata y marícrata se lo han pedido. ´´Cómo puede seguir es ser enterrado ahí, por favor. Es antiestético. Qué van a pensar nuestros colegas de París o Londres´´.
Ciertamente, el Baraka nunca fue cool.
Pero como decía un vecino de Turris-Silae: ´´¡Cuando esas publicanas conozcan a los del pilum y el gladio se van a enterar de lo que es un hombre de verdad!´´

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
jueves, 6 de septiembre de 2018

SENTIDO COMUN.

Los rencorosos, los revanchistas y los que están ávidos de poder, tienen una ceguera implantada que les desaparecerá cuando hayan conseguido su objetivo: destruir la historia. Al igual que los talibanes con Petra.
Su odio no puede frenar sus nenefastas intenciones y, si no se remedia, acabaremos destruyédonos entre nosotros.
Es la carísima factura que pagaremos por la dejadez de ciertos políticos que abandonaron el sentido patriótico de nuestra España.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
Popper, Soros y el nuevo orden mundial
Una madre contra Mortadelo
La Manada, nuestra piedra de toque
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ELMANIFIESTO.COM
Cabra, 1938: el Guernica de la República
2 JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas
3 SERTORIO
Contra Popper (y II)
4 VIKTOR ORBÁN
Ardiente defensa de la Europa de las naciones
5 FÉLIX MORÈS
La vanguardia carolingia en Europa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |