''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
´Magistra vitæ´

Cicerón: «Historia vero testis temporum, lux veritatis, vita memoriæ, magistra vitæ, nuntia vetustatis.»
[La historia misma, testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, mensajera de la antigüedad.]

El primer golpe de Estado que con sus luces y sus sombras era necesario, fue el del 18 de julio del 36.
Fernando Sánchez Dragó

17 de septiembre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


No hay país en cuya historia haya habido más golpes de Estado que en el nuestro. En el siglo XIX los llamaron pronunciamientos porque eran los generales quienes los daban. Ahora ya no, pero la costumbre sigue. Nuestra historia reciente transcurre entre dos de ellos: el que se produjo el 14 de abril del 31, cuando la Monarquía ganó las elecciones en el conjunto de la nación, aunque las perdiese en Madrid, y pasó mansamente los trastos de matar (nunca mejor dicho) a la República, y el que hace tres meses dio Pedro Sánchez cuando Rajoy le subrogó, con mansedumbre análoga a la de Alfonso XIII, el inquilinato de La Moncloa. El intruso, de momento, sigue en ella, pues no resulta fácil desalojar en Caconia a los okupas. En el ínterin hubo otros dos golpes, justificado el primero y arbitrario el segundo, el de Atocha, que sirvió el poder en bandeja de móviles –"¡Pásalo!"– a uno de los tres peores jefes de Gobierno de la democracia (completan esa lista Rajoy y Sánchez). El primero, que con sus luces y sus sombras era necesario, fue el del 18 de julio del 36. Esa asonada, sobre la que tanta tinta ha corrido, generó una larga y sangrienta Guerra Civil que habría sido mucho más corta y menos dañina si las Brigadas Internacionales, formadas por una pintoresca mescolanza de héroes, lunáticos y tontos útiles al servicio de Stalin, no hubiese inyectado testosterona en el Madrid de los paseos y de las checas, que estaba a punto de rendirse. Los golpes de Estado tienen ahora mala prensa, pero sin algunos de ellos la Historia universal sería distinta y, seguramente, peor de lo que es. Algunos, digo, no todos. El del 18 de julio contaba, como mínimo, con el respaldo de medio país –ningún observador ecuánime puede negarlo– y el Régimen que trajo consigo fue, tras poner coto a los excesos iniciales, menos pernicioso que el anterior. Rasca el alma pensar en lo que habría sido de aquesta terra (Espriu y Raimon) si el Frente Popular se hubiese encasquillado en el poder. El alzamiento del 18 de julio no lo fue contra la República, sino contra los extremistas totalitarios que se habían adueñado de ella. Hora es de desenmascarar y desmentir a los revanchistas que manipulan la historia pro domo sua y de espabilar e instruir a los jóvenes envenenados por la torticera propaganda de quienes quieren ganar ahora una guerra perdida sesenta años atrás con el fuego graneado de sus embustes y su sectarismo. Iniquitas consummata est.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 17 de septiembre de 2018

Se repite

Solo se puede hacer suposiciones si la G:C. la hubieran ganados los rojos. Pero lo mas posible, hubieramos sido como la Rumania de Ceausescu, Albania, o Yugoslavia, (Esta ultima, con su reciente guerra interna) Poco apetecible, pero eso se sobrevive.

# Publicado por: Puig (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
El suicidio de los medios
La edad de la penumbra
Cuando París fue una fiesta
´Spasiba´, señor Putin
Mujer contra mujer
Ley Bozal
Un gallo para Asclepio
Rey@s Mag@s
Lo mejor ya ha pasado
Tuiteo y tuteo
Gramaticidios
De Expaña a España
Juan y Medio
¡A mí la Legión!
Tienen miedo
El hombre sin atributos
Dos millones menos uno
Y ya es una puta
La guerra de las Galias
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |