''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 16 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


SERTORIO
El Mariscal

JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
La furia del converso

"Como gente sucia llegaron a Cataluña. Y así os iréis si no os integráis. ¡FUERA CHARNEGOS!"

Hay en el independentismo catalán un verdadero esfuerzo de contención para no expresar lo que verdaderamente siente: el rechazo por los "españoles" que viven en Cataluña y que no se han convertido a su ideología.
Pol Gante

17 de octubre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

POL GANTE


Hay en muchos sectores del nacionalismo identitario catalán y en un porcentaje significativo del independentismo un verdadero esfuerzo de contención para no expresar aquello que verdaderamente sienten: el rechazo por los “españoles” que viven en Cataluña y que, por una razón u otra, no se han convertido a su ideología. Tienen además que refrenar su rabia e impotencia porque las élites separatistas insisten en el discurso del pacifismo, cosa que les duele sobremanera debido a que, por una parte, saben que es la única forma de conseguir el tan ansiado apoyo internacional, que dudo que alguna vez ocurra, pero al mismo tiempo ello les oblig a contener ese desprecio soberbio por lo que consideran una sociedad, la española, inferior en todos los aspectos, según ellos menos racional, menos estructurada.

Hay que decir, para ser justos que no todos los independentistas son iguales, ERC es un partido de origen masón, más universalista; en ellos prevalece la idea de la quimérica Dinamarca del sur, y parece ser que, en su imaginario caben todos los asimilados, tengan el apellido que tengan. Pero Junts per Catalunya o el PDCat, como se quieran llamar, son legitimistas y dividen Cataluña en dos partes bien definidas: “el poble de Catalunya” y “los españoles” o xarnegos, aunque tendrán buen cuidado en dejarse llevar por lo que piensan. El “seny” trilero está siempre manteniendo a raya las vísceras, algo en lo que se entrenan desde pequeños. La escuela pública catalana es tan doctrinaria como amorfa, es una fábrica de amebas sin espíritu, políticamente correctos pero con el software bien cargado de pensamiento nacionalista.

De todos modos, el gran problema con el que nos encontramos los unionistas y también, curiosamente, los identitarios catalanes, es con los “paletos” sobrevenidos y que acostumbran a mostrar la furia propia de los conversos, siendo su ejemplo más paradigmático el de Gabriel Rufián, diputado de ERC en el Congreso.

Convencido de que este personaje cree de buena fe que una Cataluña independiente sería una sociedad más justa, más progresista socialmente, está entregado a ello, a costa de pagar personalmente un precio: el de traicionar a los suyos. Debería ser objeto, por su parte, de un profundo análisis y reflexión la alianza implícita que ello le obliga a efectuar con aquellos que desprecian (el nacionalismo legitimista) sus apellidos, sus orígenes y, por tanto, a sus padres, sus abuelos, su familia. Hacer de perro de presa de los mismos que en realidad le minusvaloran, e incluso se avergüenzan secretamente de él, recuerda al personaje de Samuel L. Jackson, el esclavo de color liberado a cambio de tratar con mano dura a los suyos, en la película de Tarantino, Django desencadenado (2012).

Los conversos no saben que Cataluña y su famosa prosperidad vive y ha vivido siempre tranquila debido a la tradicional e histórica épica española, de donde forman parte personajes de la mitología catalana como el tan honrado defensor de España Rafael de Casanova. Y es que para que una región pueda llenarse de “botigas” modernas e innovadoras y de creativos avanzados en las artes y las ciencias es necesario que alguien ponga la testosterona, la fe y la guerra cuando sea necesario.

La cuestión es que, como ya ocurrió en el País Vasco, con todos los Pérez, Rodríguez y García haciendo de abertzales de izquierda, y yendo de veraneo al pueblo de los padres en Badajoz o Granada, en Cataluña también tenemos un sector de conversos que al pronunciar dos o tres palabras seguidas en catalán y bajo la aquiescencia de algún pequeñoburgués paternalista que les felicita, pasan a ser, por arte de birlibirloque, nacionalistas radicales, capaces de dar su vida por la nueva nación que les ha acogido y con la que se identifican de manera completa y total, igual que hacían las niñas con Hannah Montana, aunque luego esta acabase siendo una petarda transgresora que canta y las niñas tuvieran que identificarse con la hermana mayor o la vecina de al lado.

Por suerte lo de esta comunidad es un bucle que tenemos que padecer “los otros” cada cierto tiempo, ellos solos se retroalimentan, entran en espiral, alcanzan el cielo de su imaginario, para luego volver a la normalidad cotidiana: calçots, castells, botifarrada, Barça y TV3.

Y los conversos, cuando ya no sirven para azuzar al contrario, acaban siendo “mirados” con el mismo desdén con que lo fueron, pero esta vez sin disimulo, por los amos a los que tan fiel y perrunamente sirvieron.

Algunos pierden la dignidad por luchar, de forma vehemente, contra sí mismos.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
Alsasua, año cero
ENCUESTA EN EL MANIFIESTO
Rato en la cárcel, Pujol en casa
Vuelve el alcalde de Móstoles
Ya está sucediendo VOX
La Gran Transformación
Antonio de Mendoza, el inventor de un virreinato
Ante la exhumación de los restos de Franco
El ultraderechista Casado
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
1918
2 OLIVIER MAULIN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
3 JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza
4 .
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
5 SERTORIO
El Mariscal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |