''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 16 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


SERTORIO
El Mariscal

JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"


Del amor a la vida, y de la vida a la muerte, Miguel Hernández sufrió y escribió hasta que llegó la muerte alevosa, compañero del alma, tan temprano.
Emma Nogueiro

20 de octubre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

EMMA NOGUEIRO


Miguel Hernández llegó al mundo como del rayo, atragantado, rápido y con tres heridas. Una, la de la vida; otra, la del amor y, por fin, la de la muerte. Este poeta, hortelano, desbordante, cortado por el viento popular y hecho de versos gongorinos, sembró la muerte en toda su vida. Incluso en el amor. Se acechó a sí mismo y se convirtió en el poeta del pueblo, en la voz del que ríe, del que llora, del que ama y del que muere. Fue jornalero de frente y manos duras. Encontró la dignidad del que mira donde pocos se asoman y logró reanimar a la poesía española con el último suspiro de esperanza, de savoir–faire de entraña, de relámpago sin mística.

Herido de vida, Miguel Hernández escribió con las herramientas del sudor y del esfuerzo del hombre que empieza a sentir y siente la vida como una guerra. Fue poeta solitario y conmovedor. Hombre vitalísimo y joven. Joven hasta para morir. Le vino grande a la historia de España. Con la altura lírica de sus versos se acercó a la educación sentimental de muchos. Descubrió la tensión de las dos Españas como una herida interior porque su firme vocación literaria, necesitada de diálogo con la modernidad, chocó con su propia ideología. Triunfó en la vida a su manera: en soledad. Se agarró sin éxito al último vagón de la Generación del 27. Llegó tarde a ese grupo poético y pronto a todo lo demás. Encontró en Vicente Aleixandre y en Pablo Neruda el viejo cliché de la complicidad literaria. Con Federico García Lorca comprendió la frustración y sufrió hasta su muerte el enfrentamiento íntimo que sentía al verse obligado a despreciar aquello mismo que admiraba. Sus versos, por lo menos, estuvieron prohibidos. Ésa también fue una forma de glorificarse.

Herido de amor, Miguel Hernández encontró en tres mujeres parte de la inspiración que necesitaba. Y con dos de ellas, Josefina Manresa y Maruja Mallo, descubrió que en la pasión, en el sentimiento amoroso, la indecisión termina siendo un destino trágico, un calambrazo como el de El rayo que no cesa. Las dos aparecen en ese libro. Una mariposa roja y una mariposa negra, dice Lorca en una de sus coplas. Miguel unió en ese libro a la una y a la otra. Habló de amor, de soledades, de sed de más, de deseo, de frustración amorosa, del apogeo de la vida y del erotismo, del extraordinario equilibrio entre el desbordamiento emocional y la fuerza expresiva de dos enamorados. Y de, en definitiva, la destrucción o el amor. En muchos de sus versos, la angustia del Miguel enamorado ante la amada ausente, inaccesible y ocupada, es herida en el corazón. Un navegar sin norte por los mares sin fin.

El amor de Miguel Hernández, incluso el que compartió con la más convencional de sus mujeres, Josefina Manresa, fue tormentoso y, en muchas ocasiones, lleno de dolor. La Guerra Civil tuvo parte de la culpa. Y sin embargo, esta carnicería fue una satisfacción para su obra literaria. En el caso de Josefina, destaca la relación fundamentalmente epistolar que ambos mantuvieron. En una de las cartas, escrita cuando Miguel quería volver al redil y a los brazos de una mujer serena, harto ya de la hipocresía y mediocridad del Madrid que vivía, el poeta le dijo a su amada que “no te niego que he conocido a otras mujeres, pero he visto la diferencia enorme que hay entre tú y ellas, y te prefiero a ti sobre todas. Eres buena, honesta y tienes todo lo que yo puedo y quiero exigir a una mujer. Con el tiempo comprenderemos todo lo que pasa entre nosotros y todo lo que somos”.

Con Miguel Hernández florecían los besos sobre las almohadas. Su poesía es definitivamente amorosa. Sus versos comulgan con los fundamentos de la creación, de la pasión humana. Ni un solo poema puede quedar al margen del sentimiento amoroso. Amor a la mujer, al hijo, al pueblo, a la amistad. Sólo un poeta enamorado puede escribir de forma tan lúcida y con un sentido tan fuerte del deseo de prolongación de la vida. Amor y poesía para cada día era el lema vital de Juan Ramón Jiménez. También para Miguel, que lo vivió y lo poetizó. Si hubiese que plasmar en una sola palabra su vida y su literatura, lo más acertado sería decir amor. Siempre. Hasta en la cárcel y en la muerte.

Herido de muerte, Miguel Hernández entró en la sombra con los ojos abiertos. Así lo encajaron en el ataúd. El silencio de la tierra debe de ser un alivio para los que vivieron por la palabra. No lo fusilaron, pero lo dejaron morir en una cárcel. Fue otra forma de asesinato. Tenía 31 años. Era casi un niño. Pertenecía a la España más creativa igual que tantos otros segmentados crudamente por la guerra. Al periodista y escritor Fernando Sánchez Monreal le apagaron las luces a los 27 años. A Federico García Lorca le bajaron los plomos a los 38. Pedro Muñoz Seca, Ramiro de Maeztu también cayeron. La lista es infinita. En Miguel Hernández y en todos ellos queda, eso sí, la honestidad de la vida y la dignidad de la muerte de hombres buenos y luminosos. Hay en ellos un rayo de sol que siempre deja a la sombra vencida.

Del amor a la vida, y de la vida a la muerte, Miguel sufrió y escribió hasta que llegó la muerte alevosa, compañero del alma, tan temprano…


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 20 de octubre de 2018

A los pueblos los mueven sólo los poetas

Qué generosidad y amplitud de mente el que un medio en las antípodas (quizá no tanto, el discurso de la justicia social, y del amor a la buena poesía, es el mismo) ideológicas del iniciado en la secreta religión del iberismo (como dice Sánchez Dragó) Miguel Hernández, publique un artículo en su honor.
Deseable sería que los medios de izquierda y de extrema izquierda dedicasen algún artículo a Muñoz Seca, a Panero Sénior, etc.
Es muy probable que si el control político completo sobre la zona nacional lo hubiera tenido la Falange auténtica, la de José Antonio, la de Hedilla, la de Narciso Perales, Dionisio Ridruejo... semejantes crímenes como el perpetrado sobre Miguel Hernández no hubieran tenido nunca lugar.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
La vanguardia carolingia en Europa
La literatura: ese jardín de libertad
El latín, ¿lengua oficial de Europa?
¿Marxismo cultural o popperismo en clave Soros?
Pensamiento extremo
«No» no es «no»
Nicolás Gómez Dávila: el reaccionario concéntrico
Jünger, el entomólogo del Edén
Céline, ese genio del estilo
Mayo 68 y la Nueva Derecha
Pura Raza
¿Salvará la belleza al mundo?
Feminismo en la ciencia: ¿hacia una nueva caza de brujas?
La cabaña noruega de Wittgenstein
Dos veces mujer
Pequeño homenaje a Hugh Hefner, creador de Play Boy
Errores comunes sobre la historia de Cataluña
¿Un nuevo espíritu religioso?
Retorno sentimental de un catalán a Gerona
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
1918
2 OLIVIER MAULIN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
3 JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza
4 .
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
5 SERTORIO
El Mariscal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |