''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 16 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


SERTORIO
El Mariscal

JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
Populistas contra populicidas


Sí a Europa, pero no en su única fórmula liberal.
Michel Onfray

31 de octubre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

MICHEL ONFRAY


Disponemos ya de suficiente perspectiva para llamar a las cosas por su verdadero nombre: Maastricht es el nombre de un imperio. ¿Qué es un imperio? Littré [Lexicógrafo francés que dio su nombre a un conocido diccionario, N. d. T.]  lo define así: Se dice de un estado considerable, cualquiera que sea su forma de gobierno. Este estado considerable tiene, en efecto, su bandera, pero esconde por todas partes las de las naciones que lo conforman y que, por eso, pasan a un segundo plano ; enseña claramente sus raíces cristianas con el azul virginal y las estrellas que están en la cabeza de la Virgen María; tiene su divisa en el latín eclesiástico: In varietate concordia, es decir, Unida en la diversidad ; tiene su Constitución (el Tratado de Roma) ; tiene su moneda (el euro) ; tiene su Parlamento (en Estrasburgo) ; tiene su himno (Oda a la alegría, de Beethoven con letra de Schiller, dos alemanes) ; tiene su fiesta nacional (el 9 de mayo, que es el aniversario de la declaración de la Constitución europea ratificada por Robert Schuman en 1950) ; tiene sus padres fundadores (Robert Schuman, pero también Jean Monnet) ; tiene sus apóstoles (Giscard, Mitterrand, Simone Veil, Jacques Delors) ; tiene también sus valedores : las figuras presidenciales desde Mitterrand (Chirac y Sarkozy, Hollande y Macron) pero también una cantidad considerable de ministros entre los que estuvo un tiempo Jean-Luc Mélenchon, y una gran cantidad de antiguos combatientes de mayo del 68, entre los cuales se cuenta el inenarrable Daniel Cohn–Bendit; y tiene también sus intelectuales orgánicos (Bernard–Henri Lévy y Luc Ferry, Alain Minc y Jacques Attali entre los más visibles). A todo ello hay que añadir la casi totalidad de la clase periodística que padecemos en los grandes medios incluyendo el servicio público, por supuesto.

 

¿Qué guerra es ésa?

En nombre de ese Estado considerable está hoy prohibido querer a cualquier Estado que forme parte de ese imperio, con el pretexto de pasar por nacionalista y, por lo tanto, por xenófobo, racista y fascista. Como es sabido: “El nacionalismo es la guerra”, en expresión de François Mitterand, que era entonces presidente de la difunta República francesa, en un discurso que quería ser un testamento el 17 de enero de 1995 en Estrasburgo, delante del Parlamento europeo reunido en sesión plenaria.

Este presidente, que fue socialista hasta 1983, tenía razón al afirmar semejante idea, pero probablemente no como él la entendía. Puesto que es el nacionalismo de Maastricht el que está gestando una guerra que ya existe en su forma social, y no ningún otro nacionalismo... Este imperio de Maastricht tiene también una política: es una tiranía liberal, valga el oxímoron, que impone las leyes del mercado de forma autoritaria, estatalista y burocrática. Este liberalismo dispone de sus finanzas, un verdadero tesoro de guerra con los impuestos de los contribuyentes europeos que le permiten afianzar su dominación política e ideológica. El imperio de Maastricht dispone de grandes portavoces en el mundo periodístico donde algunas fortunas importantes tienen en sus manos una cantidad considerable de medios (periódicos, semanarios, radios, televisiones, digitales). Se adoctrina masivamente, intensamente, y a lo largo del tiempo.

Este imperio dispone de una ideología: es la que expresada por la Fundación Terra Nova [Think tank progresista francés, N. d. T.] en una nota publicada en 2011, que es una especie de catecismo eurófilo para tontos. Este texto certificaba la desafección electoral de una gran parte de las víctimas de este Estado de Maastricht que, por serlo, había cambiado el voto izquierdista por el del Frente Nacional. Terra Nova avalaba la cuestión e invitaba a la izquierda de Maastricht (un giscardismo sostenido por los medios LibérationLe Monde, France Inter, L’Obs y otros soportes neoliberales subvencionados con dinero público) a atraer a un nuevo electorado. Adiós a lo que yo llamé entonces el “pueblo a la antigua” y bienvenido el nuevo pueblo formado por las minorías sexuales, las minorías raciales y las minorías étnicas convertidas en mayorías ideológicas. Tocqueville anunciaba la tiranía de la mayoría, pero se equivocó: el estado de Maastricht afirma ideológicamente la tiranía de las minorías (entre las cuales está su propia ideología, también minoritaria).

Este “pueblo a la antigua”, sacrificado en el altar del beneficio liberal y de la religión de las minorías, ha entendido que esta Europa que le presentaban en el momento del Tratado europeo de Maastricht (1992) como una garantía de pleno empleo, de paz entre las naciones, de desaparición del desempleo, de fuerte crecimiento, de amistad entre los pueblos, no ha producido más que lo que genera el capitalismo liberal, es decir, la pauperización (pobres cada vez más numerosos y cada vez más pobres, y ricos cada vez más ricos y menos numerosos). Y la pauperización es el motor de la lucha de clases.

Los más expuestos a esta brutalidad de los mercados que han visto cómo se degradaban o desaparecían los servicios públicos, la escuela y el ejército, la policía y la educación, el servicio de correos y la sanidad, que antes les preservaban del sufrimiento social, de la inseguridad y la desigualdad (aquello que Bourdieu llamaba justamente “la miseria del mundo”), han empezado a expresar sus dudas en las elecciones. Sus dudas y sus miedos.

Cuando estos pidieron, por vía electoral pacífica, un cambio en las reglas de juego, es decir, sí a Europa, pero no en su única fórmula liberal, tuvieron que enfrentarse a los perros del imperio que les humillaron, insultaron, menospreciaron y abandonaron: poco preparados, incultos, provincianos, aldeanos, locos; después racistas, xenófobos, islamófobos, fascistas, nazis (nacionales y socialistas), lo pudimos leer en la pluma de Philippe Val en Charlie Hebdo, después del “No” masivo de 2005 (54,68% de nazis franceses...).

 

Negación del voto

¿Qué hicieron los ejércitos de este imperio de Maastricht con ese “No” que decía claramente las cosas? Un papel arrugado. El pueblo había votado mal; el Parlamento volvió a votar por él. De tal forma que el Tratado rechazado por el pueblo en 2005 fue votado por sus supuestos representantes en la Asamblea reunida en Versalles en 2008.

¿Qué nombre dar a esta negación del voto de un pueblo soberano por aquellos que están llamados a representarle? Un populicidio. Una palabra inventada por Gracchus Babeuf [Político y revolucionario francés, N. d. T.] en su tiempo y que puede volver a utilizarse en este caso. Littré nos da el sentido: “Neologismo del lenguaje revolucionario. Que causa la muerte, la ruina del pueblo”.

El imperio de Maastricht no vive solo de populicidios. Que después de tres años Gran Bretaña no haya podido salir de esta Europa después de que el voto del pueblo soberano lo pidiera explícitamente atestigua la naturaleza iliberal de este régimen imperial. Los pueblos ya lo han comprendido. El próximo escrutinio europeo lo mostrará, incluyendo los votos en blanco, los nulos y la abstención que será, previsiblemente, la gran vencedora. Advertidos por la jurisprudencia del Tratado de Lisboa y del Brexit, los pueblos podrían no ir a votar, sabiendo que el estado de Maastricht ha preparado una gran papelera donde meter sus votos en el caso de que no estuvieran a favor de su poder. En cualquier democracia digna de este nombre, esta manera de comportarse se llama dictadura.

© Marianne
(Traducción de Esther Herrera)


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 31 de octubre de 2018

Europa, no UE:

Ojalá en un futuro no muy lejano podamos asistir a la reconstrucción, al renacimiento de Europa como Civilización sobre la base de una Confederación que reproduzca la estructura del Imperio Carolingio y del Sacro Imperio Romano Germánico después. Una Confederación cuya capital comunitaria sea Aquisgrán y no Bruselas, ese núcleo de la plutocracia continental al servicio de las élites extractivas financieras mundialistas y que cuente con su propia geopolítica con un sistema integrado de Defensa con un ejército común compatible con los ejércitos nacionales que permita nuestro abandono de la OTAN y su consiguiente ruptura con sus valedores: los anglosajones, los sionistas y sus amigos wahabíes, para iniciar un acercamiento, una entente cordiale, con Rusia (se atribuye a Bismarck aquéllo de ´´te diré el secreto de la política, la amistad con Rusia) a fin de blindarnos ante la amenaza yihadista y reconstruir lo que otros han destruido en Oriente Medio desde la rapiña surgida tras la descomposición del Imperio Otomano. Ojalá lo veamos pronto, por soñar y desear que no quede.

# Publicado por: Franz Nacional-Popular (Zamora)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Ardiente defensa de la Europa de las naciones
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
Vibrante discurso del presidente de Hungría Viktor Orban ante el Parlamento de la UE
Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente
Razones por las que EE. UU. quiere acabar con Siria
Éljen Magyarország! -- ¡Larga vida a Hungría!
Bolivia: penúltimo bastión de la izquierda en Sudamérica
¿Se dispone Trump a traicionar a sus electores?
El suicidio por honor del general Slobodan Praljak
Alemania por debajo de todo
Las mentiras palestinas
La destitución de Bannon o el fin del trumpismo
Varsovia, Hamburgo: Trump reinventa la Mitteleuropa
En 1958 daba risa el islamismo
Francia: ganan los «Bobos»
Valeriana para Juncker
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
Todo se juega hoy (y 15 días después)
¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
1918
2 OLIVIER MAULIN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
3 JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza
4 .
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
5 SERTORIO
El Mariscal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |