''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 16 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


SERTORIO
El Mariscal

JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
El núcleo duro europeo

La vanguardia carolingia en Europa


Ediciones Fides publica, dentro de su Biblioteca Metapolítica, el volumen colectivo titulado La Europa carolingia y el eje eurorruso, una apuesta por un núcleo duro en torno al eje Francia-Alemania, secundado por Italia, Austria, Hungría, Bélgica y España, aliado de Rusia, al que después se irían agregando otras viejas naciones europeas en un intento por refundar la Unión Europea.
FÉLIX MORÈS

7 de noviembre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FÉLIX MORÈS



La Unión Europea es cada vez menos apoyada por sus ciudadanos, cada vez menos eficaz frente a la crisis y cada vez menos poderosa en el mundo. Aparece como una sucursal mercantil de la mundialización, la cual destruye las identidades nacionales sin conseguir suscitar el surgimiento de una conciencia política europea y de una identidad europea. La Unión europea no tiene ni fronteras ni símbolos. No es portadora de ningún proyecto de sociedad que no sea el librecambio, la protección de los derechos humanos y el acceso al consumo. E incluso fracasa en garantizar la seguridad material y en defender un modelo social europeo, hoy amenazado por la mundialización que ella misma contribuye a desarrollar. ¿Hay que desear su desaparición y volver a los Estados–nación? El mal sería todavía mayor. Los Estados europeos, obsoletos y decadentes, se verían solos con sus propias armas para defenderse en la competición mundial. Frente a la vitalidad de los Estados–continente emergentes, sus soberanías nacionales pesarían muy poco.

Europa debe hoy fundar la doctrina de su propia supervivencia. En un mundo en mutación, cuyo centro de gravedad se desplaza hacia Asia y el océano Pacífico, no tiene otra elección que permanecer unida. Conviene adaptar las instituciones y aceptar la construcción de una Unión europea de varias velocidades.

Su corazón debería ser el núcleo carolingio. Desde la Edad Media, el corazón de la mayor parte de la riqueza material y espiritual de Europa ha residido en un espacio que los economistas denominan la “banana azul”, un dorsal que la corta de Lancashire a la Toscana. Para aquellos que conservan una larga memoria, esta zona económica excepcional corresponde al histórico espacio de los Carolingios, la vieja Europa franca, cuya unidad es anterior al nacimiento de Francia y Alemania. Fuimos europeos antes de ser franceses, alemanes, belgas, italianos o españoles. En este lugar elevado de Europa la excelencia industrial y comercial se marida con los viejos linajes de la cultura y de las artes, el derecho romano y la filosofía centroeuropea. Este corazón carolingio es también el que constituyó el origen histórico del proyecto europeo.

A partir de este núcleo duro, culturalmente homogéneo, es posible pensar en la fundación de un Estado europeo con total poder soberano y las atribuciones que de él se derivan: una fiscalidad común, una moneda común, una policía común, una justicia común, un ejército europeo, una diplomacia europea.

Esta contracción de la Unión europea, este retorno a su territorio originario, es necesaria si queremos profundizar en la integración europea. La Unión europea ha sufrido sucesivas ampliaciones, sobre todo desde 2004, cuando se abrió, casi sin excepciones ni condiciones, a los Estados de Europa central y oriental. Una extensión apoyada por los partidarios del liberalismo económico que ha disminuido considerablemente las posibilidades de lograr una unión política. Todo lo que la Unión europea gana en extensión, lo pierde en capacidad de integración y de profundización en sus vínculos políticos. El eje horizontal de la construcción de un gran mercado se opone aquí al eje vertical de la construcción de una potencia política. Conviene, por consiguiente, separar la Europa política de la Europa económica.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
La literatura: ese jardín de libertad
El latín, ¿lengua oficial de Europa?
¿Marxismo cultural o popperismo en clave Soros?
Pensamiento extremo
«No» no es «no»
Nicolás Gómez Dávila: el reaccionario concéntrico
Jünger, el entomólogo del Edén
Céline, ese genio del estilo
Mayo 68 y la Nueva Derecha
Pura Raza
¿Salvará la belleza al mundo?
Feminismo en la ciencia: ¿hacia una nueva caza de brujas?
La cabaña noruega de Wittgenstein
Dos veces mujer
Pequeño homenaje a Hugh Hefner, creador de Play Boy
Errores comunes sobre la historia de Cataluña
¿Un nuevo espíritu religioso?
Retorno sentimental de un catalán a Gerona
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
1918
2 OLIVIER MAULIN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
3 JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza
4 .
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
5 SERTORIO
El Mariscal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |