''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 16 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


SERTORIO
El Mariscal

JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ciertos pueblos no quieren despeñarse

La opción "iliberal" de los países excomunistas


Hungría, Chequia, Eslovaquia, Polonia, Estonia, Rusia… se han convertido en el más firme baluarte alzado contra lo que ahora se desquicia en la parte occidental de Europa.
Javier R. Portella

8 de noviembre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Cuando se mira el mapa y se observa la actual situación política, social y cultural de Europa (hablo de Europa como civilización, no de la cosa esa de la UE), uno no puede dejar de pellizcarse viendo todo lo que separa a los países del Este y del Oeste. Yo, sobre todo, que mucho anduve antaño por los países entonces sometidos al yugo soviético.

Por eso me pellizco. No sólo porque ha cambiado el signo de aquel mundo sometido a un desquiciamiento que hacía peligrar las bases mismas de lo humano. Me pellizco porque, al cambiar de signo, la mayoría de aquellos países (Hungría, Chequia, Eslovaquia, Polonia, Estonia, Rusia…)[1] se han convertido en el más firme baluarte alzado contra lo que ahora se desquicia —pero de forma totalmente distinta— en la parte occidental de Europa.

No se trata tan sólo del enfrentamiento entre los gobiernos que rechazan y los que fomentan la inmigración que, si no se remedia, acabará sustituyendo el ser propio de Europa. Se trata de lo que subyace a estas dos enfrentadas actitudes. Se trata de que, desde Irlanda hasta orillas del Elba, unas descastadas élites, llevadas por su empeño mundialista y contando con el consenso mayoritario (hasta ahora) de la población, pretenden desechar cualquier forma de identidad: cultural, histórica, nacional... Hasta sexual. O lo que es lo mismo, pretenden (aunque ni siquiera se dan cuenta) no ser nada: nada más que amorfos zombis movidos al albur de caprichos, entretenimientos y afanes económicos.

Es todo lo contrario lo que pretenden los pueblos ayer dominados por el comunismo. Lo que ahí se juega es seguir siendo lo que durante más de cinco mil años, en formas muy distintas pero unidas en el haz de una misma civilización, todos hemos sido: hombres plenos de sentido y enfrentados al sinsentido, enraizados en el pasado, marcados por el destino, conscientes de nuestra identidad.

La identidad

La identidad: he ahí la palabra clave. He ahí la cuestión que se juega a ambos lados de ese nuevo telón alzado entre quienes pretenden asumir su ser y quienes quisieran desprenderse de él, arrancarse carne y sangre, carecer de señas de identidad: histórica, cultural, nacional y hasta sexual (la que distingue al hombre y a la mujer, cuyo sexo, según ciertos delirios, no estaría determinado por la naturaleza, sino por la voluntad).

Es cierto, la frontera que separa a unos y a otros está resquebrajada por abundantes grietas. Las cosas no son en absoluto unívocas en Europa occidental, cuyos pueblos empiezan a rebelarse contra la apuesta que su superclase apátrida efectúa a favor de la nada. Entre ambas formas de ser y de sentir, la frontera es movediza (Italia, por ejemplo, está ahora mismo pasando al lado de quienes apuestan por la identidad), pero dicha frontera, al menos en cuanto a su origen temporal, está claramente delimitada: es la del antiguo telón de acero.[2]

¿Por qué?

¿Por qué la experiencia de aquel horror que fue el comunismo ha acabado desembocando en unas sociedades que hoy son, espiritualmente, las más sanas de Europa? Y al revés, ¿por qué en las ricas y democráticas sociedades de Occidente la experiencia de su plácido bienestar (agrietado, hoy, por una creciente precariedad) ha desembocado, por el contrario, en semejante descomposición?

Por dos razones.

En primer lugar, porque la descomposición comunista era tal —tan grosera, tan burda, tan descarada— que, no habiendo logrado engañar a quienes la padecían, acabó desmoronándose sin hacer mella en el alma de nadie. Sucede en cambio todo lo contrario con la descomposición que ha calado en Occidente hasta el punto de que sólo ahora empieza a ser percibida como tal. Es tan refinadamente diabólico el dominio que ejerce el liberal-nihilismo que sus dos grandes artificios —una igualdad de condiciones y una libertad política que sólo son formalmente tales— han calado en unas poblaciones convencidas de que la dominación que sufren —expresada en particular en el “pensamiento único” y “políticamente correcto”— no es otra cosa que la expresión misma de su libertad.

Ahora bien, si ello explica el arraigo en Occidente del nihilismo liberal, ello no explica por qué ha sido el iliberalismo —entendamos: la democracia asentada sobre la identidad y determinados principios sustanciales— lo que ha calado entre quienes estuvieron soñando durante años con el espejismo del modo occidental —es decir, liberal— de vida.

Es otra paradoja lo que permite entenderlo.

Debajo de toda la descomposición del mundo comunista, debajo de aquel amasijo hecho de materialismo grasiento, de resentimiento igualitario, de individualismo gregario, de internacionalismo proletario; debajo, más generalmente, de toda aquella desacralización del mundo que entronca con la derivada de los principios filosóficos de la Ilustración; debajo de todo aquello aún latía, sin embargo, otra cosa.

No todo fue arrasado por el comunismo. Más exactamente, su arrasamiento se desplegaba dentro de un ámbito que los comunistas no sólo no liquidaron, sino que lo promovieron: el ámbito de lo público, de lo político, el dominio de la historia. Por más in­‑­mundo que fuera, el mundo seguía siendo cosa de la polis, de la res publica; no era aún cosa del oikos, de lo doméstico, de lo privado. Era el poder político —no el del Mercado— el que lo aplastaba todo. Era el Gobierno —no la “gobernanza”— quien ejercía el poder. Era el internacionalismo revolucionario —no el mundialismo financiero— quien pretendía disolver las patrias (y las dejaba, pese a todo, subsistir). Era en nombre de la Historia —no del afán de lucro— como se arrasaba la belleza, como se esparcía el polvo de la fealdad y la vulgaridad.

Y no, no es en absoluto lo mismo. No es lo mismo que la belleza y la nobleza sean aplastadas en nombre de algo en lo que aún late el eco de lo grande; o que se vean arrastradas por las aguas venenosamente dulces y mansas, sin atisbo de grandeza ni de historia, que sólo mueve el afán mercantil. Sí, sí, claro está… Para quienes sufren el comunismo en su carne, para los muertos y deportados del Gulag, semejante distinción es perfectamente indiferente. Pero para los otros sí importa: para los que sobreviven al infierno, para los que renacen al concluir la pesadilla. Porque del comunismo se sale, el comunismo se acaba —sólo setenta años duró—, mientras que del túnel del liberalismo nihilista acabaremos sin duda saliendo un día, pero nadie sabe cuándo.

No sólo se sale del comunismo, sino que, al salir, puede alcanzar su verdadero vigor lo único tal vez que, bajo su tiranía, se mantuvo incólume: la historia, la colectividad, el ámbito de lo público… No es mérito del comunismo: al fin y al cabo, es lo que todas las sociedades, de una forma u otra, siempre han hecho.

Salvo una. Salvo esa sociedad cuyos dirigentes se aliaron con el comunismo durante la guerra civil europea; entregaron a Stalin la mitad de Europa; pasaron luego a combatir (de palabra) el comunismo; se imaginaron, al desplomarse el Muro de Berlín, que se convertirían en los exclusivos amos de la tierra, y casi estuvieron a punto de lograrlo durante los años en que un beodo denominado Yeltsin estaba al frente de Rusia.

Son estos mismos dirigentes —hoy convertidos en superclase mundialista y multiculturalista— quienes ahora observan, aterrados, cómo sus designios son impugnados por unos pueblos que, aferrados a su identidad, orgullosos de su historia, no están dispuestos a precipitarse por el despeñadero de la nada.



[1] Es indudable que la visión del mundo hoy dominante en Rusia se sitúa en el mismo ámbito —“iliberal”, diría Viktor Orbán… y maldeciría Emmanuel Macron— que caracteriza a la mayoría de los países ayer sometidos por la URSS. Los recorre un parecido aliento colectivo, por más que ello pueda disgustar a aquellos países (pienso, por ejemplo, en Polonia) que aún sienten la punzada de antiguas e históricas heridas. Actitud, sin duda, tan comprensible… como lamentable.

[2] Dicha frontera atraviesa incluso la mismísima Alemania, donde el estado de espíritu que caracteriza a la antigua República Federal es bien distinto del imperante en la antigua República Democrática, convertida en el principal bastión del combate contra la inmigración y el multiculturalismo.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 8 de noviembre de 2018

Algo se cuece en Kaliningrado

Kaliningrado (ex Prusia Oriental) se encuentra entre las catoliquísimas Polonia y Lituania. Su base cultural es luterana, está colonizada por la ortodoxa Rusia y recibe anualmente una ingente cantidad de turismo identitario alemán, en busca de sus raíces, comprando propiedades, estimulando la economía. Ahí está el epicentro.
Paseo por Kaliningrado: la catedral luterana y la tumba de Kant, los muelles, las plazas cuyas rotondas están decoradas por tanques T-34, batería de cohetes ´´Katiusha´´ y torpedos, la catedral ortodoxa...
La bomba.

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
El mismo número de horas de árabe y español en escuelas catalanas
¡Ay de los puros!
VOX, la voz y el huracán
El "populismo de izquierdas"… y el de derechas
Los engaños y la política
Franco está de vuelta
La gran sustitución
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
1918
2 OLIVIER MAULIN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
3 JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza
4 .
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
5 SERTORIO
El Mariscal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |