''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 15 de diciembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La nueva desigualdad

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Tuiteo y tuteo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Liberalismo retroactivo


Aquilino Duque

10 de septiembre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Aquilino Duque
 
En un sector de la historiografía hay al parecer cierta polémica entre los que creen que Franco debió dejar el Poder al finalizar la Guerra Mundial y los que opinan que hizo muy bien en dar carácter vitalicio a su magistratura. También aquí me temo que se quiera hacer historia retroactiva.
 
La Historia es lo que sucedió; no lo que pudo haber sucedido, y lo que sucedió fue que en 1945 España estaba mucho peor de lo que estaba en 1936, pues a los estragos de la guerra civil vinieron a sumarse las penurias de la guerra mundial, y la vieja clase política en el exilio no recataba su afán de desquite, envalentonada como estaba con el rotundo triunfo soviético. La caída de Churchill y la subida de Attlee durante la Conferencia de Potsdam hizo concebir entre losvencidos esperanzas de las que fui testigo. La Guerra Fría frustró esas esperanzas, y Franco tuvo tiempo de no dar ocasión de que se le diera el pago que se le dio a Primo de Rivera. Lo más curioso es que, entre los que instaban al Caudillo a que se retirara de la escena política por las connotaciones “fascistas” de su Régimen, estaban los que más habían trabajado por uncir el destino de España a los destinos del Eje, crepúsculo wagneriano incluido. Debo decir que a dos de ellos me unió, en la última parte de sus vidas, una gran amistad: Dionisio Ridruejo y Ramón Serrano Súñer.
 
Aun habiéndome tenido por antifranquista durante gran parte de los años del “régimen anterior” –estuve en opinión de “rojelio” desde que entré en la Universidad hasta después del 68-, no soy de los que deploran que los españoles apoyaran a Franco como ahora apoyan a la democracia. En uno de los programas de Sánchez-Dragó, “El Faro de Alejandría”, en que se suponía que yo iba a argumentar contra la democracia, me granjeé el apoyo y la adhesión del recién desaparecido Gabriel Cisneros, uno de los que, como diría Quevedo, “engendraron a escote” la actual Constitución, cuando dije que ni la democracia ni la dictadura eran buenas o malas de por sí, sino que había dictaduras malas y buenas, lo mismo que había democracias buenas y malas, y que las malas se distinguían de las buenas en que tenían buena prensa.
 
Por otro lado, hay que reconocer que cada época tiene sus preferencias y sus necesidades, y la actual, que tiene sus necesidades cubiertas, al menos en el Primer Mundo, es la del auge del liberalismo capitalista. Yo no niego que el libre comercio sea lo mejor para el Occidente de hoy; lo que no me parece tan bien es que se le quiera dar carácter retroactivo. Los mismos economistas que hoy exaltan a Hayek y condenan a Keynes, hacían exactamente lo contrario hace medio siglo o menos. El hecho de que las doctrinas de Keynes no sirvan hoy no quiere decir que no fueran una solución en los años 30. Como quiera que también la derecha actual, por contagio de la izquierda, tiende a manipular la historia, he podido leer que lo que motivó la Gran Depresión no fue la crisis del capitalismo manchesteriano, sino el New Deal, un New Deal avant la lettre  atribuido a Herbert Hoover cuando era Secretario de Comercio del Presidente Coolidge. ¡Lo que hay que leer! Parodiando a Madame Rolland cabría decir: “¡Libertad, cuántos disparates se escriben en tu nombre!”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Víctor Laínez, ¡Presente!
2 SERTORIO
La nueva desigualdad
3 Las golfas-monjas
4 Tórtolos...
5 Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |