''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 15 de diciembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La nueva desigualdad

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Tuiteo y tuteo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Fútbol es más que fútbol

Épica sevillista: el Ángel Volador



Han llegado a mi poder, de modo algo misterioso, cuatro apuntes a lápiz de paradas, despejes, estiradas y acrobacias del que fue guardameta internacional del Sevilla F. C. Guillermo Eizaguirre. Yo no alcancé a ver jugar a Eizaguirre y si sé que se trata de él es porque por detrás de uno de los dibujitos, no mayor cada uno que un sello de correos apaisado, aparece escrito con lápiz “Eizaguirre Guillermo”. Esos cuatro “estudios de movimiento” confirman el remoquete de “el ángel volador”, que se le dio en su época. Es probable que los apuntes los tomara en el campo, en el viejo campo de Nervión, un tío mío que era pintor.
Aquilino Duque

26 de septiembre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
Archivo Adjunto:  elangelvolador.pdf (Tamano: 25,9 kb.)

Aquilino Duque
 
Guillermo Eizaguirre era hijo del magistrado don Eugenio Eizaguirre y Pozzi, oriundo de las Provincias Vascongadas, destinado en Sevilla como Presidente de la Audiencia y segundo entrenador en orden cronológico del Sevilla F. C., en cuyo equipo infantil se inició su hijo Guillermo. En ese equipo infantil coincidió con Leoncito, medio izquierda que acabaría su carrera en el Real Madrid. En lo que don Eugenio no logró hacer carrera con su hijo fue en los estudios jurídicos. Las aulas le venían estrechas para sus célebres estiradas.
 
Eizaguirre fue varias veces internacional, en una época además en que el rey de los porteros se llamaba Ricardo Zamora. Hablar de unos futbolistas a los que no se ha visto jugar es como hablar de toreros a los que no se ha visto torear, máxime si pertenecen a una época en que el deporte o los toros no se quedaban como ahora con la parte del león de los documentales. Yo a Zamora lo he visto, pero en el banquillo de los entrenadores, cuando lo era del Atlético Aviación o del Español, como he visto a Pasarín o a Meana, uno de los héroes de Amberes, pero tan tarde como a inicios de los 90 aún me hablaba un vejete vienés, dueño de una tienda de pantalones, del Elfmeter (el penalty) que él vio parar a Zamora en la Viena de 1934. Precisamente contra Austria, dos años más tarde, en enero de 1936, jugó Eizaguirre su último partido con la selección y no debió de tener una buena tarde, porque encajó nada menos que cinco tantos. Mal empezaba el año aquel para España y para Eizaguirre en particular, porque sería aquélla su última temporada por obvias razones que nada tenían que ver con el deporte.
 
Puede decirse que la carrera deportiva de Eizaguirre culminó en 1935, año en que debutó en la selección contra Portugal y fue el artífice del triunfo español frente a Alemania en Colonia. Ese año de 1935 fue especialmente feliz para el fútbol sevillano, pues la Liga la ganó el Betis Balompié y la Copa el Sevilla F.C., cuyo equipo amateur ganó también el campeonato nacional de su categoría. El trío defensivo del Sevilla no podía sonar más vasco: Eizaguirre, Euskalduna y Deva. Los dos defensas eran además naturales de las Vascongadas. Eizaguirre en todo caso era lo que luego se llamaría “oriundo”, como lo era el delantero Torrontegui, futuro integrante de la delantera stuka. En cambio, los vascos del Betis lo eran de “pata negra”: Urquiaga, Larrinoa, Lecue, Unamuno… A Lecue se lo llevaría el Real Madrid después de la guerra, y Unamuno acabó su carrera en el Atlético de Bilbao, donde cedió el puesto primero a un tal Duque y luego nada menos que a Zarra. El nombre de Zarra va unido al de Eizaguirre, nombrado seleccionador nacional, en el célebre campeonato mundial del Brasil de 1950.
 
Guillermo Eizaguirre fue uno de los jugadores cuya carrera truncó la guerra civil. Al terminar la contienda volvieron a jugar, y en el equipo nacional algunos, hombres como Campanal, Torrontegui, Gorostiza, Herrerita, Elícegui, Escolá, etc. etc. Otros, como Lángara, Iraragorri, los Regueiro, siguieron haciéndolo en Hispanoamérica. El caso de Eizaguirre fue especial. El 18 de julio se echó a la calle y gracias a él y a muchos como él triunfó en Sevilla el alzamiento nacional. La guerra la hizo en las filas de la Legión, en las que llegó a capitán. Terminada la contienda, permaneció en Madrid y decidió seguir en el Ejército y de ser posible, volver a jugar al fútbol. Podría haber jugado en cualquiera de los dos equipos madrileños, pero el presidente del Sevilla F.C., don Ramón Sánchez Pizjuán, le negó la libertad de hacerlo. Es decir, que quien acabó con Eizaguirre como guardameta no fue la guerra, sino Sánchez Pizjuán.
 
Más suerte que él tuvo otro gran guardameta, y eso que hizo la guerra, o la pasó, en el bando vencido: el catalán Martorell, que pudo simultanear su profesión de médico con la defensa del marco de su equipo, el Español de Barcelona, y de la selección nacional.

Eizaguirre con Don Ramón Sánchez-Pizjuán junto a la copa de España 1935


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Víctor Laínez, ¡Presente!
2 SERTORIO
La nueva desigualdad
3 Las golfas-monjas
4 Tórtolos...
5 Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |