''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 15 de diciembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La nueva desigualdad

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Tuiteo y tuteo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El desguace de la lengua española

España: burricie y xenofobia


En El Ferrol del Caudillo, hoy Ferrol de Pablo Iglesias, fui invitado a hablar de una novela mía, cosa que hice ante un público de pensionistas inexpresivos, cuya frialdad atribuí al hecho de expresarme en castellano, y no en portugués macarrónico, como había hecho mi presentador. Como quiera que el sentido hispánico de la hospitalidad está por encima de las bajezas autonómicas, pude disfrutar de las delicias de una de mis cocinas españolas preferidas: la gallega. Y allí, al no haber atriles ni tarimas, sino mesa, mantel, platos y botellas, se impuso por su peso natural la prestigiosa lengua que nos une a los españoles todos.
Aquilino Duque

11 de octubre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

AQUILINO DUQUE
 
En ella dijo mi presentador que eso de la Torre de Babel era un cuento chino, porque a Dios ni le va ni le viene que cada cual hable en la lengua que quiera. Otra persona dijo que necesitaba que se le reconociese su identidad y que en la lengua gallega no existe el sonido jota del castellano. (Claro, pensé yo, por eso los gallegos cantan Vexo Vijo, vexo Canjas,/ vexo tambén Redondela…).
 
Al que conozca Galicia de antiguo, y la ame, como es mi caso, le cuesta a veces reconocer bajo su nueva grafía viejos nombres entrañables: Sanjenjo ya no es Sanjenjo, ni Sanjurjo Sanjurjo ni San Fiz de Vijoy San Fiz de Vijoy. Sanjenjo pasó a ser Sanxenxo, Sanjurjo Sanxurxo y San Fiz de Vijoy San Fiz de Vixoi, como me figuro que en la prosodia de la Xunta el presidente no sería Fraga, sino Fraja.
 
A Fraja, a don Manoliño Fraja hay que reconocerle, entre sus muchos méritos, el de haber implantado la tesela galaica en el mosaico lingüístico de las autonomías, logrando la proeza de llevar la lengua de Castelao hasta las mismas puertas de la capital del Reino, aprovechando seguramente que uno de sus alevines, Alberto Ruiz-Gallardón, era a la sazón lendacari del bantustán madrileño. Eso explica los letreros que dicen “A Coruña” mientras que no hay ninguno que diga “A Burgos” o “A Valencia” o “A Badajoz”. He aquí un caso más de discriminación en este país igualitario que ya no me atrevo a llamar España, aunque cosas aun más gordas veremos cuando se declare en la Península la cooficialidad del árabe y el hebreo.
 
La Ñ y las flechas
 
Da la impresión de que la letra J, como la letra Ñ, es algo tan propio de la España en desguace como el águila imperial y el yugo y las flechas. La jota además da nombre a uno de nuestros bailes populares más execrados por los progresistas de todos los tiempos. De la Ñ es difícil librarse, aunque sólo sea porque está en nuestra más frecuente palabrota, y de hecho son los catalanes, que son los que más la emplean, los únicos que se libran de ella por escrito al menos, me imagino que con ayuda de don Pompeyo Fabra. La J en cambio, tan cara a Juan Ramón Jiménez, se convierte en X mientras la G se convierte en J, como en Galicia, o la J en G, como en las Vascongadas.
 
Si hay una letra de difícil pronunciación para españoles e italianos, ésa es la X. En estas dos naciones, la mayoría la pronuncia como S, con la excepción de gallegos y catalanes, que lo hacen como sh, como por otra parte también se hacía en vascuence (véanse algunos diálogos de Baroja). El sonido sh es difícil para el castellano-parlante en general, pero aun así los lingüistas babélicos lo transcriben con la X. Ya Méjico, al independizarse y sustituir la lengua española por la llamada “lengua nacional”, justificó esa sustitución imaginaria con un arcaísmo, México, con lo que no hizo sino rendir homenaje a la memoria de los conquistadores extremeños.
 
En Italia, las palabras que nosotros escribimos con J ellos las escriben con S (Javier es Saverio, anglosajón anglosássone). En la piel de toro se toma distancia de la lengua de Castilla con una profusión de Xs pronunciadas a la catalana y de Ks que no vienen a cuento, más una confusión deliberada de la B con la V o de la F con la P.Anda por ahí más de un Javier que se firma Xabier, con X de xenófobo y con B de burro.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Víctor Laínez, ¡Presente!
2 SERTORIO
La nueva desigualdad
3 Las golfas-monjas
4 Tórtolos...
5 Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |