''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
EDITORIAL
El “laicismo”, esa peligrosa antigualla

elmanifiesto.com

11 de mayo de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos


La nueva ofensiva del zapaterismo se llama “laicismo”. De momento va a traducirse en una revisión de la ley de libertad religiosa. Pero, ¿qué significa "laicismo"? Recordemos lo esencial. La laicidad consiste en que la vida social se arregla conforme a criterios no confesionales. El "laicismo" consiste en hacer de la no confesionalidad una suerte de nueva religión de Estado. Ese carácter "religioso" le impulsa a apartar a cualesquiera otras religiones, a las que ve como peligrosas competidoras.

El laicismo, tal y como lo abandera el Gobierno español, es una antigualla doctrinal que nos sumerge en un pasado ostensiblemente siniestro. Las políticas antirreligiosas, que aspiran a aniquilar cualquier sentido de lo sagrado en la vida comunitaria, nacen de una interpretación radical de la modernidad que aparece en la Revolución Francesa y que se prolonga después en distintas direcciones. La Francia de 1903, el México de 1915 o la Rusia de 1917 son ejemplos eminentes. La España de 1931 intentó lo mismo. Hay que recordar que todos esos intentos fracasaron: la semilla de lo sagrado no se puede extinguir porque es consustancial a la condición humana, la forma cultural de expresarla es la religión en sus distintas manifestaciones, y la manera política de integrar el hecho religioso es aceptar su presencia en la vida pública. A partir de aquí, caben vías muy distintas de organizar las cosas, pero ninguna puede pasar por la pretensión de reducir lo religioso al ámbito de lo íntimo, lo doméstico, lo estrictamente privado.

Las religiones tienen un valor cultural y de civilización evidente. Es verdad que la religión tradicional del ámbito europeo, que es el cristianismo, ha retrocedido de manera sensible en el último medio siglo. Pero las religiones no transmiten sólo una creencia cosmológica, sino que a lo largo de la historia han ido destilando una filosofía general de la vida y han alimentado una tradición cultural que forma parte del bagaje comunitario. Lo que quiere hacer el zapaterismo es pura ingeniería social: proscribir el pasado, sojuzgar lo sagrado y sustituir todo eso por una doctrina oficial con asiento en las instituciones políticas. Es simplemente demencial. Lo fue en el pasado. Seguirá siéndolo mañana.
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Editorial
¡HISTÓRICA VICTORIA!
Se reactivan los comentarios de artículos
El horror en la discoteca Bataclan
La visita de Alain de Benoist
Fe de erratas
Victoria del Frente Popular
Dominique Venner, ¡presente!
Este sábado, ¡todos ante los ayuntamientos! Por el honor de la patria (con perdón)
"Podemos", primer partido en intenciones de voto
Pídele a Tele5 que retire de su programación "El Gran Debate"
Corrupción, indignación y demagogia
"El Manifiesto" consigue desactivar un ataque de hackers
Lo único seguro con Obama: nada fundamental cambiará
El boom especulativo-inmobiliario hace ¡bum, pataplum!
La Mano Invisible, obligada a pedir limosna
El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla
¡Acabemos ya con la Guerra Civil!
Italia: ¿por fin la esperanza?
Zapatero se pone búlgaro y farruco
Los progres y el fútbol: patriotismo descremado
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos
3 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
4 Los otros refugiados



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |