''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
EDITORIAL
Garzón la quiere proseguir

¡Acabemos ya con la Guerra Civil!


Dentro de unos meses hará setenta años que la Guerra Civil se acabó. Cualquier día de éstos (suponiendo que Carrillo no sea inmortal) ya no quedará ni un solo español que la haya vivido como protagonista. Y, sin embargo, nuestra perra guerra sigue tercamente viva, ahí: no en la “memoria histórica” (como pretenden), sino en la arena política.
elmanifiesto.com

5 de septiembre de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Dentro de unos meses hará setenta años que la Guerra Civil se acabó. Cualquier día de éstos (suponiendo que Carrillo no sea inmortal) ya no quedará ni un solo español que la haya vivido como protagonista. Y, sin embargo, nuestra perra guerra sigue tercamente viva, ahí: no en la “memoria histórica” (como pretenden), sino en la arena política.
Rectifico: la Guerra Civil no sigue políticamente viva —la mantienen artificialmente en vida, en la UVI y con respiración asistida. Sólo una facción se empeña en ello: la más extrema, la más sectaria de la izquierda. Algunos de ellos aún sueñan, nostálgicos de chekas  y paredones, con la revolución anarco-comunista que emprendieron (y perdieron) hace setenta años. Pero la mayoría de quienes quisieran mantener abiertas las heridas ni siquiera sueñan con revolución alguna: los pijopros (pijos progres) y demás huestes zapateriles son, como todos sabemos, los más firmes valedores (y beneficiarios) de la peores taras del capitalismo.
Ante ello sólo cabe una actitud. No la de quienes, desde la calle Génova, se empeñan en esconder la cabeza y renegar de la media España que se alzó contra la Revolución. Al contrario, por lo que al debate estrictamente historiográfico atañe —el único que a setenta años vista tiene sentido—, hay que mantener alta la cabeza: hay que decir lo que pasó, lo que se jugaba, la Revolución que pretendían cometer los unos y que les impidieron perpetrar los otros. Sin olvidar nunca los horrores y desmanes que entre ambos cometieron.
Pero éste es un debate de historiadores. No un debate político. Políticamente sólo cabe hoy una actitud como la que, refrendando su reciente victoria electoral, la Aleanza Nazionaleitaliana ha expresado al lanzar el más contundente de los lemas (referido a otra y algo más reciente contienda): La guerra è finita!
¿De acuerdo, amigos?

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Editorial
¡HISTÓRICA VICTORIA!
Se reactivan los comentarios de artículos
El horror en la discoteca Bataclan
La visita de Alain de Benoist
Fe de erratas
Victoria del Frente Popular
Dominique Venner, ¡presente!
Este sábado, ¡todos ante los ayuntamientos! Por el honor de la patria (con perdón)
"Podemos", primer partido en intenciones de voto
Pídele a Tele5 que retire de su programación "El Gran Debate"
Corrupción, indignación y demagogia
"El Manifiesto" consigue desactivar un ataque de hackers
Lo único seguro con Obama: nada fundamental cambiará
El boom especulativo-inmobiliario hace ¡bum, pataplum!
La Mano Invisible, obligada a pedir limosna
El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla
Italia: ¿por fin la esperanza?
Zapatero se pone búlgaro y farruco
Los progres y el fútbol: patriotismo descremado
El Gobierno no sabe, no contesta; pero ahí sigue, tan pancho
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos
3 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
4 Los otros refugiados



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |