''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 30 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)

JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
"Esos autobuses, en La Meca, ¿cuántos kilómetros llegarían a circular?"

Los dichosos autobuses divinos


Probablemente Dios no existe, aunque todo el mundo sabe que las causas de lo probable son los accidentes de lo posible. De tal manera sería preciso un anterior desequilibrio, definitivo, en los ámbitos de lo conjeturable, para que esos anuncios que van a lucir en los autobuses de Barcelona y Madrid sobre la cuasi inexistencia de Dios tuvieran algún sentido. Lo que no tiene sentido, ni desde el punto de vista ateo, agnóstico y mucho menos creyente, es la conclusión práctica del ambiguo mensaje: "Deja de preocuparte y disfruta de la vida".
JOSÉ VICENTE PASCUAL

14 de enero de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

Probablemente Dios no existe, aunque todo el mundo sabe que las causas de lo probable son los accidentes de lo posible. De tal manera sería preciso un anterior desequilibrio, definitivo, en los ámbitos de lo conjeturable, para que esos anuncios que van a lucir en los autobuses de Barcelona y Madrid sobre la cuasi inexistencia de Dios tuvieran algún sentido. Lo que no tiene sentido, ni desde el punto de vista ateo, agnóstico y mucho menos creyente, es la conclusión práctica del ambiguo mensaje: Deja de preocuparte y disfruta de la vida”.

A ver que yo me aclare. Si alguien —persona física o jurídica, individuo o grupo—, acomete la hazaña filosófico-teológica de demostrar o acercarse milimétricamente a la demostración de la inexistencia de Dios, y organiza una campaña pública que proclame tan fenomenal hallazgo —lo que debe costar unos duros, supongo—, y todo ese esfuerzo y gasto y fanfarria se reducen finalmente a enseñanza tan hortera cual el célebre don’t worry, be happy…, pardiéz, o mejor dicho, ¡Vive Dios! Para ese viaje no necesitábamos alforjas. Las maravillas del don’t worry, be happy ya estaban sobradamente argumentadas en la popular canción de Bobby McFerrin, de la cual se hizo muy célebre en los años 80 la versión en clip musical. Sonaba a todas horas y se veía en todas las cadenas de TV, si me acordaré yo…
Sin embargo, el propósito de las asociaciones de ateos con esta campaña de publicidad parece distinto al puramente lúdico. Al menos eso afirman. Se ponen trascendentes —algo aporístico después de haber convertido el asunto en materia de publicidad ambulante—, y aseguran que la supuesta existencia de Dios es motivo de dominación ideológica por parte de las múltiples iglesias terrenales —sospecho que colocan a la católica en primer lugar del ranking—; y aseguran asimismo que las religiones nunca han servido para hermanar a los seres humanos, sino para dividirlos y enfrentarlos sanguinariamente en nombre de la creencia de cada cual. Pues muy bien, yo que me alegro de su capacidad para percibir los fenómenos más evidentes de la Historia; mas no deben de haber caído en la cuenta de que presentan como evidentes dichos fenómenos, porque su análisis de los mismos es por completo superficial, trivial, tanto en la indagación como en el enunciado de resultas. Se llega entonces a la contradicción, algo pueril en sí misma, de rebatir prácticas falaces con argumentos de una debilidad rayana en el sofisma. A eso, cualquier filósofo le llamaría hacer trampas.
Cierto es que las creencias religiosas y las mismas religiones han sido utilizadas secularmente como instrumento tanto de dominación como de agresión de unos pueblos contra otros, pero no es menos verdad que tal uso ideológico —es decir, interesadamente ceñido a los objetivos e intereses representados por la falsa conciencia—, servía al determinado poder de cada momento y situación. Las religiones en sí y per se son absolutamente incapaces de obrar milagros: ni el de que los hombres se entiendan y comprendan, ni el de que la humanidad se mate con las manos puestas en las armas y la mirada en Dios. Las religiones, para esta tarea del conflicto perpetuo, necesitan ser instrumentalizadas por personas, entidades, clases sociales y grupos de poder que pretendan servirse de ellas para sus fines. El problema no está en la religión —una forma tan legítima como otra cualquiera de expresar los anhelos espirituales del ser humano—, sino en cómo se avienen los sacerdotes del templo y los señores del acero para hacer la guerra en nombre de Dios. Puede objetarse a este argumento que tanto da una cosa como la otra, que a fin de cuentas lo que importa son las consecuencias prácticas de cada situación, y por consiguiente las religiones son perniciosas porque con facilidad pueden servir a empresas canallescas. Casi se acertaría, pero no del todo. ¿Saben por qué? Porque la ideología dominante hoy, en nuestra civilización occidental, la que nos aboca a convertirnos en súbditos sin redención de la tríada maldita (trabaja-consume-muere), no es ninguna ideología religiosa, sino la ya célebre, globalizada y al parecer irrefutable predestinación al don’t worry, be happy.
A menos que haya un problema psiquiátrico de por medio, nadie vive preocupado ni angustiado por la existencia o inexistencia de Dios. Más bien es asunto que trae al pairo al personal. Nadie en sus cabales se siente mediatizado en sus posibilidades de ser feliz por la posibilidad de que Dios exista. Y, a qué negarlo, nunca nadie siguió enseñanzas y prédicas del templo que no estuviera decidido previamente a acatar. O sea, que la campaña de los autobuses ateos no soluciona nada en este territorio del sosiego psíquico de la población. Pero eso sí, introduce un elemento perverso, ideológico, en el ya de por sí enrevesado santiscario del ciudadano contemporáneo: presenta la existencia de Dios como causa de malestar en la cultura de los pueblos, al tiempo que plantea la desaparición de esa certeza como radiante camino a la felicidad.
¿De verdad los ateos del autobús creen que la gente va a vivir más feliz, más despreocupada, más conforme, el día que comprenda la inexistencia de Dios? Tan pandos de entendimiento no pueden ser. Prefiero pensar que galanamente, de su propio bolsillo y en uso de las donaciones que reciben, sufragan una campaña encaminada a atribuir a la religión y la idea de Dios la responsabilidad de las penas de este mundo. Lo cual, en una sociedad moderna, de ciudadanos más o menos cultos y conscientes de sus derechos y obligaciones, con más de tres millones de parados, una crisis económica sangrante por agravio de comparación entre la opulencia de los poderosos y las fatigas del hombre quieto ante el semáforo, y, por añadidura, bajo la vehemente sospecha de que la soberanía del pueblo y el ejercicio efectivo de la democracia se escamotea escandalosamente en favor de los dueños del dinero, todo ello, decía y digo antes de perder el hilo, constituye una actitud que puede definirse con dos palabras: cínica y reaccionaria.
Cínica porque, a sabiendas, desvía la atención reflexiva sobre la auténtica realidad de nuestro mundo hacia ámbitos que, a estas alturas del guión, ni pinchan, ni cortan, ni tienen párrafo en el drama.
Reaccionaria porque, no hace falta decirlo, predicar don’t worry, be happy con la que está cayendo es como si el bromista, desfachatado Noé, hubiese vendido a sus vecinos un paraguas “para las cuatro gotas que asoman de aquellas nubecillas”.
Y más nada digo, aparte de una frase antofagasta que oí ayer a un amigo sobre esta cuestión del ateísmo viario. "Esos autobuses, en La Meca, ¿cuántos kilómetros llegarían a circular?"
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 16 de enero de 2009

SE HA ABIERTO EL DEBATE

No lo han entendido señores. Por un lado esta campaña pretendía abrir un debate en la sociedad que ha conseguido con muy poco dinero. Por otro lado, la gente se queda más tranquila pensando que Dios existe, cosa que nadie puede demostrar, pero ahi está la fe de cada uno, claro. No creo que yo disfrute más la vida que un creyente, eso sí, pierdo menos el tiempo y acepto y aprovecho lo que la vida me da sin esperar un paraiso o siete vírgenes o todo lo que me puedan prometer... cuando ya esté muerto! De eso va la campaña.

# Publicado por: Josep (Valencia)
viernes, 16 de enero de 2009

SE HA ABIERTO EL DEBATE

No lo han entendido señores. Por un lado esta campaña pretendía abrir un debate en la sociedad que ha conseguido con muy poco dinero. Por otro lado, la gente se queda más tranquila pensando que Dios existe, cosa que nadie puede demostrar, pero ahi está la fe de cada uno, claro. No creo que yo disfrute más la vida que un creyente, eso sí, pierdo menos el tiempo y acepto y aprovecho lo que la vida me da sin esperar un paraiso o siete vírgenes o todo lo que me puedan prometer... cuando ya esté muerto! De eso va la campaña.

# Publicado por: Josep (Valencia)
jueves, 15 de enero de 2009

autobuses

Me gustaría ver un autobus de Masrid con esta frase: Quisas ALLAH no existeNo te arrodilles tanto....

# Publicado por: Pablo (Otura)
jueves, 15 de enero de 2009

Autobuses confesionales

Alternativa Española también ha contratado publicidad en los autobuses de la línea 5 de Madrid; llevarán el lema Dios existe, confía en Él. Así, esa línea tendrá autobuses confesionales y ateos, va a ser divertidísimo. Agradezco a AES su capacidad de reacción, una vez más. Benditos sean.

# Publicado por: Mariana (Madrid)
miércoles, 14 de enero de 2009

totalitarios

¿Por qué se disfruta más si Dios no existe?

# Publicado por: gadea (madrid)
miércoles, 14 de enero de 2009

totalitarios

¿Por qué se disfruta más si Dios no existe?

# Publicado por: gadea (madrid)
miércoles, 14 de enero de 2009

Demagogia?

Lo mas gracioso es que los reyes del secreto y del complot, cegados por su odio a Dios que les preocupa que la gente crea en el? ahora se han vuelto candidos y nos quieren hacer creer, como este señor echavone, que la campaña es solo para criticar comer carne el viernes santo, u otras cosas que dan placer y restringen la libre voluntad. Su hipocrecia es tan grande y su chantaje lo es aun mas, que no resiste el minimo analisis. Los preceptos religiosos no coartan la libre voluntad para el creyente, como las leyes no la coartan a los ciudadanos. Ud. no puede tener sexo con niños porque esta penado por la ley, y eso no coarta su libre voluntad, como no puede quebrantar la ley en nombre de la gran satisfaccion, y esto no representa coartar la libre voluntad. Lo mas gracioso es que los que defienden este discursillo de la Libre voluntad construyen sociedades cada vez mas opresoras y totalitarias, imponiendo lo politicamente correcto como censura que deja a la Inquisiscion como un juego de niños. Sobre los preceptos catolicos, que le puuedo decir, sus comentarios son tan profundos como un plato, se nota que es un tipico sectario antireligioso porqu ele han dicho que creer en algo supone una especie de esclavitud. Es normal, los modernistas son tan arrogantes que creen que los 300 años en los cuales ha dominado sus valores ¿?¿? han sido el sumum de convivencia humana. Seguramente el tiempo demuestre que esta era, la Modernidad, solo fue una triste y oscura etapa de autodestruccion hedonista.

# Publicado por: Diego (Madrid)
miércoles, 14 de enero de 2009

Demagogia?

Lo mas gracioso es que los reyes del secreto y del complot, cegados por su odio a Dios que les preocupa que la gente crea en el? ahora se han vuelto candidos y nos quieren hacer creer, como este señor echavone, que la campaña es solo para criticar comer carne el viernes santo, u otras cosas que dan placer y restringen la libre voluntad. Su hipocrecia es tan grande y su chantaje lo es aun mas, que no resiste el minimo analisis. Los preceptos religiosos no coartan la libre voluntad para el creyente, como las leyes no la coartan a los ciudadanos. Ud. no puede tener sexo con niños porque esta penado por la ley, y eso no coarta su libre voluntad, como no puede quebrantar la ley en nombre de la gran satisfaccion, y esto no representa coartar la libre voluntad. Lo mas gracioso es que los que defienden este discursillo de la Libre voluntad construyen sociedades cada vez mas opresoras y totalitarias, imponiendo lo politicamente correcto como censura que deja a la Inquisiscion como un juego de niños. Sobre los preceptos catolicos, que le puuedo decir, sus comentarios son tan profundos como un plato, se nota que es un tipico sectario antireligioso porqu ele han dicho que creer en algo supone una especie de esclavitud. Es normal, los modernistas son tan arrogantes que creen que los 300 años en los cuales ha dominado sus valores ¿?¿? han sido el sumum de convivencia humana. Seguramente el tiempo demuestre que esta era, la Modernidad, solo fue una triste y oscura etapa de autodestruccion hedonista.

# Publicado por: Diego (Madrid)
miércoles, 14 de enero de 2009

No está mal

Pues mire, en milagros no había pensado, pero no estaría mal. Aunque me parece a mí que esto no lo arreglan ni siete milagros seguidos. Saludos.

# Publicado por: JVPascual (Sevilla)
miércoles, 14 de enero de 2009

demagogia

Partiendo de que me parece absurdo colocar uno u otro mensaje en autobuses, sinceramente creo que el autor hace una interpretación sesgada del mensaje al que hace referencia. Creo que este mensaje nada tiene que ver con los acontecimientos históricos que refiere, ni encuentro motivo para traerlos a colación, en mi opinión el mensaje hace referencia a ciertas normas que por definición deben acatarse si uno se considera católico practicante, posición del todo respetable siempre que este respeto sea recíproco con aquellos que no comparten esta filosofía de vida. Concretamente existen preceptos que suponen una restricción en la vida cotidiana de aquellos que realmente sean católicos, auqnue es cierto que hoy día no se salvarían muchos de los que así se llaman si el dios en el que creeen analizara sus vidas y el cumplimiento de sus mandamientos. Esas restricciones hacen referencia a las relaciones sexuales antes del matrimonio, al uso de anticonceptivos, a comer carne en determinados días del año, etc. Aquellos que decidan aplicar estas normas a su vida son del todo respetables, pero no admite dudas que suponen una restricción a la libre voluntad, y en la mayoría de los casos impiden disfrutar ciertos aspectos de la vida que aportan una gran satisfacción. No sea demagogo diciendo que con la que está cayendo salen estos con el disfruta la vida, porque en na da tiene que ver el mensaje con la crítica situación que vivimos económicamente. Aunque claro, probablemente su solución a los problemas actuales vengan del lado divino, y acudiendo al mensaje divino con unos rezos solucionará usted el problema del paro y la crisis económica mundial.

# Publicado por: echanove (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
12 tesis sobre la hegemonía de la izquierda en España
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
El tiempo como ficción secundaria en el proceso productivo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Houellebecq, el novelista inoportuno
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
2 ¡Arriba Uropa!
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |