''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 19 de diciembre de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
Sigue el delirio. También Leonardo da Vinci era catalán Y la Mona Lisa
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JAVIER RUIZ PORTELLA
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros

ALAIN DE BENOIST
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios

JESÚS J. SEBASTIÁN
La soberanía digital
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
MUNDO Y PODER
Se oponía a la conchabanza URSS-USA durante la II Guerra Mundial

El asesino del general Patton confiesa que fue para ayudar a la URSS


Diez años tardó el historiador Robert Wilcox en reunir el material necesario para escribir la biografía de este famoso general norteamericano:"Target Patton" ("Objetivo Patton", editada por Regenery Publishing, una obra de más de 400 páginas. Patton era uno de los generales más carismáticos del Ejército norteamericano. Fue el primero en denunciar que los aliados se habían equivocado de enemigo: el enemigo era la Unión Soviética. En diciembre de 1945, Patton murió tras un extraño accidente de coche. El historiador habló con su asesino.
PATRICIA LAMSA

10 de septiembre de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

PATRICIA LAMSA

George Smith Patton está considerado como el mejor militar de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Ya había destacado en la Primera Guerra Mundial como comandante del recién estrenado cuerpo acorazado de los Estados Unidos. En la Segunda Guerra Mundial se hizo famoso por coordinar los movimientos de cuerpos de ejército en Africa, en Sicilia y en el teatro de operaciones del centro de Europa. Posteriormente fue relevado de su cargo por dar una bofetada a un soldado norteamericano convaleciente en un hospital, que sufría un ataque de nervios. Patton lo llamó cobarde.

Pero al final de la guerra, volvió a tomar el mando del Tercer Ejército en Francia, donde pudo maniobrar a tiempo para responder a una contraofensiva alemana en las Ardenas.
Su grupo de combate continuó derrotando a las tropas alemanas y el plan de Patton era tomar Praga y Berlín antes que los rusos y ocupar Checoslovaquia y Alemania. Por algo le apodaban “Sangre y Cojones”. Pero recibió la orden de detener la ofensiva, pues se había pactado en Yalta que la Unión Soviética tenía que conquistar el centro de Europa. Además, el general en jefe Eisenhower le cedió al británico Montgomery la gasolina de los carros de combate de Patton para que éste no avanzase tan rápido.
A partir de ahí, Patton se convirtió en un general bocazas. Denunció la connivencia entre el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Soviética para ganar la guerra, y señaló a los rusos como enemigos irreconciliables. Cuando la guerra terminó, Patton aumentó sus críticas a la ocupación soviética de media Europa, cosa que no se habría logrado sin el apoyo de los Estados Unidos.
En diciembre de 1945 Patton sufrió un extraño accidente en Manheim. Su coche se topó en medio de la carretera con un camión y sufrió un aparatoso accidente del que los ocupantes del vehículo apenas sufrieron rasguños. Sin embargo, un francotirador acertó con una bala al cuello del general, que tuvo que ser hospitalizado.
Patton se empezó a recuperar de sus heridas pero, sorpresivamente, murió en el hospital.
El historiador Robert Wilcox ha reconstruido estos hechos, pues pudo hablar con una persona que participó en el atentado contra Patton. Su nombre: Douglas Bazata. Por aquel tiempo este hombre trabajaba para la OSS (Office of Strategic Services, antecesora de la CIA) y recibió de su jefe, el general “Wild Bill” Donovan, la orden de ejecutar a Patton.
Fue Bazata quien logró cruzar un camión en la carretera y él mismo disparó un proyectil de baja velocidad que perforó la garganta de Patton. Wilcox habló con Bazata poco antes de que este espía muriese en 1999. Le confesó que, una vez en el hospital, los servicios secretos norteamericanos hicieron la vista gorda para que los espías soviéticos envenenasen a Patton.
Todo esto se lo contó a Wilcox Bazata, acuciado por sus remordimientos, según revela el diario británico The Sunday Telegraph, que recoge un comentario del libro. “Sostenía una guerra interior consigo mismo por culpa de crimen que había cometido”, confiesa el historiador. “Me confesó que fue el causante del accidente y que lo había ordenado Donovan.”
Según el historiador, Donovan le dijo a Bazata lo siguiente: “Se nos presenta una situación dramática con este patriota [Patton], está fuera de control y lo debemos de salvar de sí mismo, y también porque puede arruinar todo lo que los aliados han hecho”.
Bazata fue condecorado con cuatro medallas púrpuras durante la guerra. Fue un paracaidista excepcional, pues saltó sobre Francia antes del día D para ayudar a formar la Resistencia.
Tras la guerra, Bazata se hizo artista y fue muy amigo de Salvador Dalí, quien usó sus rasgos para pintar un cuadro de Don Quijote.
El historiador también entrevistó a otro testigo, Stephen Skubik, un oficial de la contrainteligencia del Ejército de los Estados Unidos. Skubik avisó a Donovan de que Stalin tenía a Patton en la lista de personas que debían asesinarse. Donovan envió a Skubik de vuelta a Estados Unidos.
Wilcox destapa más cosas en su libro. El Cadillac de Patton, que está expuesto en el museo de Fort Knox, no es el mismo que sufrió el atentado. Con ayuda de un experto, Wilcox asegura que tiene pruebas de que se ha suplantado al verdadero Cadillac.
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 07 de agosto de 2014

cobardes

esto demuestra que las advertencias del general sobre la union sovietica eran ciertas.stalin tenia en mente lo mismo que hittler.

# Publicado por: LUIS H BARRERA (colombia)
sábado, 26 de julio de 2014

militar

e visto la reseña de este general me parecio un buen militar pero tubo su problema de psicologia por la guerra nunca debió de bofetear a los soldado sincluso quiso sacar su arma: que se puede aprender de este general es q seamso como el y sepamos considerar que el que esta enfermo esta enfermo por su crueldad con sus propios soldados fue que murio por su propio estado no se pero para mi no hay nada q aprender UN GENERAL DE CUIDADO, SANGRE Y AGALLAS ESO NO ENTIENDO Y NO ENTENDERE asi tenemos oficiales en nuestro ejercito.

# Publicado por: militar (ecuador)
jueves, 15 de mayo de 2014

UNA VIL COBARDIA

Hijos de Perra, solo con la cobardía y traición se pudo derrotar a este gran Guerrero de todos los tiempos

# Publicado por: MIGUEL DAVID MONTES APOALAYA (Huancayo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Alegría de caballo capado
Lenin, el caudillo bolchevique (III)
Lenin, el caudillo bolchevique (II)
«¡Viva Francia, Viva Rusia!», exclamó entre ovaciones el vicepresidente de la Duma
Nacimiento y muerte de la Unión Europea
El judío que dudaba del Holocausto y acabó reconociendo la verdad
La tragedia francesa en Argelia: "la maleta o el ataúd" (y II)
La tragedia francesa en Argelia: "¡Os he comprendido!" (I)
Francia y el Frente Nacional: dos estrategias para la victoria
El Estado Islámico de Irak, ¿es el verdadero o el falso islam?
Odio de destrucción masiva
Polvos y lodos
Agosto de 1914: el gran suicidio
Sanciones contra Rusia: el autocastigo europeo
La yihad sexual
Último sondeo en Francia: ¡un 45% para Marine Le Pen!
No a los Estados Unidos de Europa
Eso es el capitalismo. Y eso es América. ¡Imbéciles!
Europa imperium, Europa soberana
Todo anda (demasiado) revuelto
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
2 JAVIER RUIZ PORTELLA
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
3 Lo de Zemmour en Francia no es un fenómeno cultural sino social
4 Lenin, el caudillo bolchevique (III)
5 Alegría de caballo capado



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |