''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 28 de julio de 2016 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JOSÉ JAVIER ESPARZA
La próxima guerra ha comenzado ya

AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política

PERE SERRAT
Carecemos de normas sociales

ADRIANO ERRIGUEL
Cómo se puede ser antiamericano (IV)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
TRIBUNA
En torno a la manifestación contra "la puta Espanya"

España: ¿pasión o declive?

Damián Ruiz

14 de julio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

DAMIÁN RUIZ

De entrada mis respetos a toda posición nacionalista o independentista, sea catalana, vasca o gallega. Esta ideología es tan legítima como cualquier otra ideología democrática, y esto lo afirmo honestamente, sin ambigüedad alguna. El nacionalismo, por otra parte, permite el mantenimiento y la proyección de las lenguas, las culturas y las identidades de sus territorios.Pero una cosa es que los nacionalistas aspiren al máximo autogobierno y a la máxima soberanía y los independentistas a la construcción de un Estado propio, y otra muy diferente es que el presidente del gobierno de una nación con más de quinientos años de historia active subterfugios y elabore operaciones políticas que conduzcan a la nación al mayor declive que haya ocurrido en los últimos siglos.

El PSOE, en cuyas filas hay gentes sensatas y con sentido de Estado, está permitiendo, al mantener al pusilánime más inepto al frente de la jefatura del gobierno, que España camine hacia no se sabe dónde. Determinadas políticas, determinados pactos y determinadas actitudes rozan la traición de Estado, porque a ningún, repito e insisto, a ningún presidente de gobierno de ninguna nación civilizada del mundo se le habría podido ocurrir pertrechar semejante proceso de desmembración nacional.
Lo que ocurrió este sábado en Cataluña, reivindicación legítima por parte de nacionalistas e independentistas, se convierte, en cambio, en un grave atentado contra el Estado de la nación por parte de aquellos colaboracionistas que gobiernan en España y en Cataluña y que lejos de apuntalar una actitud centrada, prudente y ecuánime que ponga límites a las interminables reivindicaciones y frustraciones de un determinado sector social, -el nacionalismo radical-, se han convertido en acicates, auspiciadores y jaleadores de este sector, llevando la situación a un punto en extremo conflictivo y de difícil retorno u oscuro porvenir.
La política de la oposición ha sido también lamentable en extremo. ¿De quién es la culpa sino de que muchos ciudadanos de la periferia metropolitana de Barcelona que apenas hablan el catalán en ninguna ocasión se manifiesten a favor de que el catalán sea la única lengua vehicular de la enseñanza? ¿Cuánta manipulación por parte de los socialistas? ¿Cuánta estupidez por parte de los populares que en lugar de activar la pasión por España se han preocupado por oponerse cerrilmente al “mito catalán”?
¿Aún no han entendido unos y otros que los jóvenes necesitan símbolos y proyectos con los que identificarse? Y si España se esconde, ¿no habrá otros que ocupen ese lugar? ¿Cuántos complejos habrá que superar para volver a despertar la pasión?
Pusilánimes de ánimo vengativo, -¡hasta el abuelito estaría avergonzado del deterioro al que ha llevado esta nación!-, y timoratos temerosos de despertar la esencia, la energía y la historia de este país, esos son nuestros líderes.
España tiene que redescubrirse a través de la pasión, tiene que volver a unir a todas sus gentes, a vibrar por el espíritu colectivo, por nuestra historia común, respetando y defendiendo firmemente la pluralidad lingüística y cultural que nos enriquece.
Hemos llegado a un punto de inflexión, estamos cercanos al declive más absoluto, pero esperemos como ocurre, según el taoísmo, con los flujos energéticos, que el yin viejo de lugar a una renovada energía yang, una energía constructiva, positiva, transformadora, que devuelva la esperanza.
La presidencia de Zapatero debe ser el máximo grado de deterioro de una nación que debamos soportar. Esperemos que la razón despierte y que se una a la pasión para traernos, de nuevo, un futuro prometedor.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Damián Ruiz
Libertad política y libertad psicológica
Un domingo en Lisboa
Derecha nacional, social, moderna, democrática y monárquica
¿Por qué en España no existe un partido como el de Marine Le Pen?
Un excedente del veinticinco por ciento
La copla, la jota, los toros y el boxeo
Terremoto Marine Le Pen
Espíritu, eros y pragmatismo
¿Es posible una derecha laica y social en España?
Heaven…
La gran belleza
En el Bronx
Encontrarse a Olivia de Havilland en París
Un tipo romántico
El poder del "diablo" en el mundo
New York, New York...
El afecto entre hombres
Investigación, Ciencia, Producción, Ecología e Identidad Cultural
Cataluña independiente: socialista y multicultural
Repúblicas bolivarianas, islámicas y nacionalistas
El Rey de España
¿Por qué caerá Rajoy? ¿A quién le interesa y a quién no?
Liquidemos la escuela hippy
Cocaína y putas: el alimento de los psicópatas sociales
La existencia
España y el catalanismo político
Las fuerzas armadas y los politiquitos
Los tiempos adelantan
En tiempos de decadencia (en pos de la reunión de hoy viernes en Barcelona)
Intrigas de Palacio
Una visión gaullista para España
La atomización, el individuo y los círculos de amistad
El azar no existe
España debe defender (aún más) la lengua y la cultura catalanas
Vuelta al orden
El nacionalismo arrebatado
Entrevista imaginaria a un independentista catalán
¿Qué va a suceder con el conflicto catalán?
Ponga un excéntrico en su vida
Adultos
Gallardón, la caspa y las malformaciones
El rescate deseado
Elogio del cinismo
Las vidas que vivimos
¿Qué quiere Merkel?
Rozando el desastre
Queridos figurantes
Un griego se suicida
¿Cómo tarar a un niñ@?
La Quinta Columna
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 GEORGE CHAYA
Occidente, víctima de su corrección política con el islamismo radical
2 AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
La próxima guerra ha comenzado ya



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |