''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 20 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
A degüello


JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El inasible concepto de raza (I)

Jesús J. Sebastián

10 de septiembre de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

La “raza” es un concepto sencillamente sociocultural formado a partir de la evidencia de ciertos aspectos físicos externos –el fenotipo– como la pigmentación de la piel, el color del pelo y de los ojos, los rasgos faciales, o simplemente antropológicos, como la estructura craneal o la constitución anatómica, a los que se les suponen ciertas predisposiciones intelectuales y espirituales, caracteres todos ellos que, en principio, se perpetuarían por la herencia –el genotipo–.

Desde otra perspectiva, actualmente con un uso popular muy reducido, “raza” significa “casta o calidad del origen o linaje”. En cualquier caso, el concepto de “raza” es general y cualquier intento de encasillarlo en un significado más específico representaría una rígida clasificación.
 
La complejidad de la especie humana –que, sin embargo, sigue siendo una o única– produjo una rápida y asombrosa diferenciación geográfica, no exenta, desde luego, del prodigioso resultado de generaciones de mezcla y cruce de pueblos que intercambiaron sus caracteres recesivos o dominantes a través de procesos de “amalgamiento, selección y respuesta al medio ambiente”. En otras palabras, mestizaje interpoblacional, selección sexual reproductiva y adaptación fisiológica al medio natural y a los cambios climáticos.
 
El resultado es una variedad de grupos humanos, cada uno de ellos con una comunidad de rasgos físicos relativamente unificados y razonablemente homogéneos, que viven en una determinada situación de aislamiento geográfico respecto a otros grupos diferentes. Por último, habría que añadir la acepción académica de “raza” como “subespecie”, que hace referencia a “cada uno de los grupos en que se subdivide la especie humana, cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia”. Ya tenemos todos los componentes básicos del concepto “raza”: grupo de la especie humana, características físicas diferenciales, transmisión hereditaria y aislamiento geográfico.
 
Paulette Marquer define la raza como “un hecho biológico, una unidad zoológica, que no hay que confundir ni con la etnia ni el pueblo, que son unidades culturales y lingüísticas, ni con la nación, que es una unidad política”, insistiendo sobre este hecho “porque muy a menudo se incrimina de ‘racista’ al pobre antropólogo que tiene la audacia de querer mostrar las diferencias entre los hombres y que con ello puede hacer peligrar el ‘sacrosanto’ principio de igualdad”. El concepto de raza concebido por los antropólogos “sólo se apoya en consideraciones físicas, intencionalmente ajenas a todas las motivaciones afectivas, sociales o políticas que están en el origen del racismo”.
 
En definitiva, el significado del concepto “raza”, además de arbitrario, es puramente convencional, una especie de acuerdo social tácito para designar la diversidad, no especializada evolutivamente, de la humanidad. La cuestión, entonces, no es tan simple como reconocer la compleja y rica variedad biológica, genética y antropológica de la humanidad. El problema radica en que, inmediatamente después del reconocimiento de la existencia de las razas, aunque sea como un mero concepto reducido a los rasgos fisiológicos, siempre hay alguien dispuesto a proclamar la presunta superioridad de una raza –casualmente, la suya– sobre las demás, jerarquizándolas en una escala de “valores humanos” que, en última instancia, se traducen en privilegios y derechos políticos, civiles, sociales o económicos que pueden ser concedidos o denegados en función de la pertenencia racial de cada individuo. Y es entonces, como lógica reacción defensiva, cuando se produce la negación del propio concepto de raza (nihilismo racial), pensamiento dirigido a combatir efectivamente cualquier forma de racismo o diferencialismo biológico.
 
La antropología física es un intento de clasificación científica de los seres humanos en función de las diferencias somáticas mayoritarias o predominantes en el grupo o colectivo del que forman parte: pigmentación de la piel, color de ojos y cabello, así como otras características fisiológicas como la forma del cráneo, la frente, la nariz, los ojos o el mentón, la mayoría de ellas condicionadas por el tipo de clima, los hábitos alimenticios y la selección natural que conserva los rasgos mejor adaptados al medio ambiental circundante.
 
Sobre el origen de las razas existen varias teorías. Una de ellas –en la actualidad totalmente abandonada– explica la diversidad racial de la humanidad por referencia a un proceso de evolución independiente de varias especies de homínidos en distintas áreas geográficas (hipótesis “multirregional”). Frente a esta tesis, la mayoría de los investigadores sostienen la unidad de la especie humana, sin perjuicio de la constatación de variedades raciales (hipótesis “fuera de África”). Y sin embargo, en el estado actual de la investigación científica todavía no existe una sólida teoría sobre el proceso de formación de las diferenciaciones raciales. No sabemos si la diferenciación del homo sapiens en diversos grupos raciales se debe a cambios, derivas o mutaciones en la composición genética, al aislamiento geográfico de distintos grupos humanos, a la adaptación al medio climático y ambiental, al cruzamiento entre grupos ya diferenciados o a la propia selección; explicaciones insuficientes si consideramos que la adquisición y fijación de características diferenciales requieren un largo y dilatado período de tiempo que no encaja con la “relativa proximidad” de nuestros ancestros directos, aunque seguramente será el resultado de una combinación de todos estos factores la que podría proporcionar una hipótesis coherente y razonablemente aceptada por la comunidad científica sobre la diferenciación racial.
 
Desde estas diferencias, la clasificación tradicional de las razas -fundamentada en la idea del “creacionismo” que hacía derivar a la humanidad de los tres hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet– distinguió tempranamente tres grandes grupos raciales: “caucasoide” (blanca o europea), “mongoloide” (amarilla o asiática, de la que también deriva la conocida como roja o amerindia) y “negroide” (negra o africana, de la que, en ocasiones, se separa la “australoide”), representación incongruente con la realidad antropológica, si consideramos que el aspecto físico externo predominante es el que ofrece una variada gama de rasgos mixtos o híbridos. Sin embargo, la morfología cefálica y facial puede resultar muy útil en un estudio, como el presente, que trata de desenmascarar el mito de una raza nórdica predestinada al dominio de la humanidad. 
 
Así, en función del grado de pigmentación, la especie humana ha sido dividida en tres grandes troncos raciales: leucodermos (piel blanca), melanodermos (piel negra) y xantodermos (piel amarilla), lo que no impide, como es obvio, la existencia de innumerables tipos mixtos, así como de diversas graduaciones y tonalidades del color de la piel. Asimismo, existe una enorme variedad de colores presentes en el cabello y en los ojos, si bien suele existir una estrecha relación entre una pigmentación clara con ojos claros –caracteres recesivos– y entre una pigmentación oscura con ojos oscuros –caracteres dominantes–, coloración predominante en la mayoría de los grupos humanos a excepción, precisamente, de la “raza nórdica”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 14 de septiembre de 2010

bueno...

sí, lo divertido es que ahora se niega la idea de raza, que en sí no es ni buena ni mala, lo unico que habla es de diferencias... es como si un chihuahua negara la existencia de diferencias con un dogo... en pos de lo caninamente correcto. Cada uno con lo que tiene y cada raza debe tratar de sacar lo mejor de sí, porque la negación de diferencias obvias, la discriminación positiva y toda la batulea ´´correcta´´ solo habla de complejo de inferioridad.
Por cierto, es bueno el chiste del blanco y el negro (ya lo conocía) pero me pregunto: ¿os atreveriais a sacar otro en sentido inverso?

# Publicado por: kikecarrera (vigo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
Contra "Occidente"
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Palabras
2 JAVIER R. PORTELLA
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
3 Retorno sentimental de un catalán a Gerona
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
Contra "Occidente"
5 El pueblo moral



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |