''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis
 
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El eterno retorno al mito nacional europeo

Jesús J. Sebastián

26 de noviembre de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

El mundo moderno está racionalizado demoníacamente. Sus consecuencias inmediatas son la desacralización y la desmitificación que pueden ser -y frecuentemente lo son- contestadas en forma de lamentaciones genéricas contra la técnica incontrolada, protestas contra la moderna organización económica e, incluso, manifestaciones de los “nuevos bárbaros” del irracionalismo sumido en la oscura noche de los tiempos legendarios. “Nos encontramos -afirmaba Mircea Elíade- frente al deseo y la esperanza de regenerar el tiempo en su totalidad, es decir, de poder vivir en la eternidad, mediante la transfiguración del tiempo en un instante eterno”.

La cuestión del mito figura entre las más tempestuosas en la historia de las civilizaciones. La tradición dominante en la antigüedad clásica enfrentaba mito y “logos” como los polos contrapuestos de la fábula y la verdad, si bien no faltan en la actualidad los defensores de la función metafísica y religiosa del mito. Frente al juicio desfavorable de la filosofía acerca de la religión popular y el politeísmo, los que propugnan “el retorno al mito” se remiten a la tradición platónica que ve en él una integración de la razón, probable y verosímil, aunque no demostrable. El mito constituye, desde luego, una forma de expresión natural del pensamiento metafísico para descubrir el hecho de la trascendencia irrumpiendo misteriosamente en la Historia. Jaspers puso punto y aparte a la polémica, al reivindicar el valor perenne de los mitos, los cuales pueden combatirse o eludirse, pero no pueden ser sustituidos más que por otros esquemas mitológicos.
En esta época conflictiva y exigente de racionalismo y tecnicismo científico, surgen tendencias míticas que satisfacen mejor, con su lenguaje de símbolos, imágenes e hierofonías, las necesidades siempre latentes de la fe y el sentimiento. Precisamente, uno de los problemas más urgentes de nuestro tiempo está en el intento de hacer discurrir el flujo intelectual y el espíritu crítico por la actitud conservadora del sentido común, sin despreciar por ello la gran reserva de energía emocional situada en los niveles menos racionalistas de la inteligencia humana. Y es que la inteligencia no es más que un elemento del propio ser, que no puede ignorar la profunda realidad del inconsciente, el comportamiento biológico, los mitos, símbolos y leyendas, como experiencia de lo sagrado, no sustituible por “la razón pura”.
La Historia es cíclica, con procesos de mitificación y otros de desmitificación, y no rectilínea con una dirección única y un fin absoluto. Las grandes religiones y las ideologías más vitales atraviesan constantemente una fase mítico-mágica, golpeada después por otra ético-racional que desea purificar y desmitificar los centros ideológicos de las toscas simbologías: los grandes movimientos de secularización sólo son etapas de un enorme proceso de profanación de lo sagrado, tras las que renace una vocación mitológica, siempre reprimida pero no extinguida.
En esta “nueva Edad Media” en la que se encuentra sumergida Europa, un renovado mito se abra paso, el de la “nación europea”. La “nación” es un sentimiento difícilmente racionalizable o reducible al sentido o a la razón. El mismo hecho nacional parte siempre de un mito fundacional, impreciso y por tanto manipulable. La “nación” está siempre rodeada de mitos, símbolos y leyendas. Es la propia naturaleza histórica la que crea las naciones, la política hace lo propio con los Estados. De ahí que una nación no pueda dotarse de un soporte estatal en tanto la naturaleza no se transforme en política. 
Y por eso también, sólo las naciones donde una minoría política ha llevado a cabo la difícil tarea de “racionalizar un sentimiento”, puede dotarse de una interiorizada comunidad nacional. Dicha tarea es sumamente compleja, puesto que la cuestión nacional se encuentra siempre acechada de enemigos dignos de un irracionalismo peligroso, como son la identificación de la “nación” con la raza o con la lengua. La nación es un mito y como tal no puede explicarse mediante parámetros racionalistas. La nación se siente a través de la sangre, el suelo, el paisaje, la costumbre, la familia, mediante una abstracción de sentimientos ancestrales, a veces incluso salvajes.
La “nación” constituye por si misma un auténtico sistema mitológico que arranca del concepto “etnia” como realidad comunitaria histórico-cultural para dar legitimidad a la razón del ser nacional, el hecho constitutivo de la nacionalidad. Se produce aquí un fenómeno de retroalimentación: el mito nacional constituye precisamente el núcleo fundacional de la nación. Ahora bien, el “mito nacional” no es algo que se invente o se construya, sino que se “descubre” como algo real que subyace en la misma esencia de la “nación”, pero que debe sustraerse de su estatismo para dotarle de ese sentido fundacional, creador, primigenio. La nación, por tanto, no es un producto ideológico, pero necesita de la política para poder transformar el mito en algo inteligible. Y aunque en la mayoría de las ocasiones, sea mínima la coincidencia entre ese milenario pasado mítico y la verdad histórico-científica, lo determinante es la reconstrucción del pasado, la recreación de una memoria colectiva.
Precisamente, la identidad de un pueblo consiste en la reunificación de los “lugares comunes” o rasgos diferenciales que se expresan socialmente y se afirman nacionalmente frente a otra identidad, bien por exclusión, bien por negación, o bien por coexistencia. La identidad colectiva adquiere su relevancia social como principio orientativo de la acción social, con referencia y en contraposición a otro u otros grupos. Es el “nosotros” frente a los “otros”, o “ellos”. Los rasgos distintivos -científicamente verdaderos o falsos sobre los que se apoya la identidad y, sobre todo, su discurso racionalizador- se constituyen como diferencias, y aun cuando el propio discurso los catalogue como rasgos objetivos lo hace siempre con relación a otro grupo sobre el que predica la posesión de un rasgo diferente.
Pues bien, el núcleo fundacional de la “nación europea”, como producto de naturaleza histórica, implica el “eterno retorno al mito” (¿quizás el mito indoeuropeo?) y se manifiesta en una constante redefinición de la identidad colectiva. La “nación europea” surge en un momento determinado por evocación de un mito de naturaleza trágico-heroica (¿quizás el nacimiento de la Europa romano-germánica?) y va adquiriendo su forma a través de su respectivo ámbito histórico y de la toma de conciencia de la identidad colectiva. Esto es, la “nación europea” existe como fenómeno independiente de la voluntad humana -es algo metafísico, irracional- pero sólo alcanzará a constituirse como tal cuando el pueblo europeo adopte el espíritu de identidad formulado por una élite o intelligentsia nacional-europeísta. Y en ello estamos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 26 de noviembre de 2010

Tiempos duros,cambios venideros

De esta nueva Edad Média,saldrá como salio de la pasada,una Europa
un Occidente y por que no un Oriente nuevo,¿volveremos a un nuevo
Renacimiento y porteriormente una Ilustración?,no lo se,no creo,pero,
si que despues de todo lo que hemos pasado y estamos en el dia de hoy pasando,algo nuevo vendrá,solo que desearia que los princípios
y valores actuales,no cayeran en saco roto.

# Publicado por: josepxicot (barcelona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |