''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de julio de 2016 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política

PERE SERRAT
Carecemos de normas sociales

ADRIANO ERRIGUEL
Cómo se puede ser antiamericano (IV)

JAVIER R. PORTELLA
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
IDENTIDAD
A los 10 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco

De cómo el espíritu de Ermua fue alterado por la política de los complejos

Jesús Domínguez

26 de julio de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS DOMÍNGUEZ

Cuando se supo que Miguel Ángel Blanco había sido ejecutado, asesinado por ETA, un sentimiento de rabia y de indignación recorrió la sociedad española, incluyendo la vasca, donde ese sentimiento tomó la forma de revuelta popular contra los proetarras y/o batasunos, ese violento entorno marxista separatista que tenía (y tiene) como objetivo a cualquiera que se siente español.

Vivimos momentos épicos, en los que los ciudadanos de a pie  perdieron el miedo y pasaron a la acción,  dejando como muestra del desprecio a los asesinos alguna herrikotaberna  guarida de proetarras reducida a humo y cenizas. Realmente parecía que las cosas habían cambiado para siempre en el País Vasco, cuando incluso la gente se encaraba abiertamente a los batasunos y les increpaban, y acongojaban, a la puerta de sus sedes.
Sin embargo, toda esta enorme algarada de libertad popular se cortó repentinamente. Las alarmas saltaron en los salones del poder político del más alto nivel, y activaron una inmediata operación en forma de gigantesco “bisturí social”, que extirpó cualquier tipo de reacción espontánea y popular. Se quería, y se creía, que estaba todo atado, bien atado, y repartido, y por lo tanto era impensable dejar espacio para la aparición de nuevos actores en escena que modificaran el plan maestro trazado desde la Transición.
Se quería en definitiva que la sociedad española siguiera dormida y aborregada. Es aquí cuando surgen las “manos blancas”, el “aquí está mi nuca”, e incluso se marginaba y expulsaba de las manifestaciones contra el terrorismo a aquellos que defendían una mayor contundencia en la lucha contra ETA y su entorno.
Además, se pacta y adopta la estrategia de pasar a definir mediáticamente a los etarras como “nacionalistas” o “fascistas”, y se dejan de usar las definiciones más ajustadas a la realidad como son separatistas, marxistas, y sobre todo anti-españoles.
…Y de aquellos polvos, estos lodos. Gracias a esa actitud de equiparación en la legitimidad de posturas, y de negación del conflicto, nos encontramos hoy en día en una dificilísima situación, en la que ellos, los ETA-Batasuna-Amaiur, dominan la calle y las instituciones, y todo parece indicar que esta batalla la han ganado.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Identidad
Orlando: los agentes de seguridad, ¿un peligro para la seguridad?
Austria: nunca un partido identitario había llegado tan lejos
Autoflagelarnos
"¡Gloria a Alá!", rezan ya los autobuses londinenses
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
800.000 inmigrantes podrían llegar a la UE desde Libia esta primavera
Presión en la caldera alemana
Ser europeo: nuestro orgullo, nuestro ser
Vuelve el macho
Alemania: inmigrantes violadores. El silencio de los medios
El gringo feliz
En el país de Voltaire
Defensa de la Hispanidad
El niño cuyo padre quería ir al dentista
EE. UU. subvenciona el transporte de inmigrantes a Europa
Los húngaros quieren seguir siendo europeos
Europa contra las patrias
La época de Al-Andalus fue terrorífica
Viktor Orbán: ¿para qué aumentar el PIB si nuestro pueblo se extingue?
Ni Lampedusa ni Bruselas: ¡ser europeo!
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Impactantes revelaciones sobre EE. UU. y el terrorismo islámico
2 PERE SERRAT
Carecemos de normas sociales
3 AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política
4 GEORGE CHAYA
Occidente, víctima de su corrección política con el islamismo radical



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |