''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 30 de julio de 2016 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ADRIANO ERRIGUEL
Cómo se puede ser antiamericano (V)

JOSÉ JAVIER ESPARZA
La próxima guerra ha comenzado ya (I)

AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política

PERE SERRAT
Carecemos de normas sociales
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
COMUNIDAD
Las reglas básicas de la democracia

Luys de Algaida

17 de abril de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

LUYS DE ALGAIDA

Hace no muchos días, una conocida dirigente del Régimen dijo ante los micrófonos, para que fuera divulgado entre el pueblo llano, que las reglas básicas de la democracia son el diálogo y el respeto. Lo dijo a propósito del tema de los acosadores dizque contra los desahucios y es, en esencia, una de las idioteces más grandes que ha dicho alguien de la clase dirigente en los últimos meses. Aunque no por ello deja de ser una de las ideas más difundidas entre los catedráticos de barra de bar.
 
Uno dialoga con su mujer en la comida, con los compañeros en el desayuno, con los amigos el fin de semana o, si quiere, con el vecino en el ascensor. Pero con quien incumple la ley -y acosar en su domicilio a una persona, lo es-, lo que hace un cargo público es cumplir y hacer cumplir la ley. Por dura que sea.
 
Esta idea de que todo se arregla conversando es un paso atrás en nuestra evolución. No hay diferencia entre dialogar y liarse a mamporrazos, porque todo consiste en que gana el que más fuerte da dialéctica o físicamente. Las cosas se arreglan con las normas establecidas, que para algo se pusieron. Y si no gustan, hay dos opciones:
 
1.- Huir del corral patrio a un lugar donde los políticos no puedan meter sus narices, la mano y otros apéndices en la cosa ajena, donde el Estado sea una cosa amable y residual.
 
2.- Ir detrás de cada uno de los aproximadamente 20 millones de españoles que han votado personalmente a los dirigentes del Régimen, a excepción del Rey, para convencerles de la necesidad de un cambio en las próximas elecciones.
 
La democracia es un procedimiento de elección política, no es un espíritu de vida ni una conciencia social. No se puede ser demócrata, como dicen los cursis. Se puede ser rubio, manco, aventurero o gilipollas, pero demócrata no se puede ser porque no existe la democracia como algo más que el hecho de depositar -o deponer- unas papeletas en unas urnas para dictaminar, en conjunto, quién dirigirá la cosa común de los siguientes años.
 
El hecho de que alguno de los dirigentes de este Régimen se atreva a decir que el incumplimiento de la ley puede arreglarse conversando es, en sí mismo, un atentado contra todo tipo de valor positivo. Ellos, los políticos, no son nadie para negociar la resolución de conflicto. Lo único que tienen que hacer es aplicar la ley, o cambiarla cuando así se le ordenó en su momento. Lo demás, pensar que ellos son los representantes plenipotenciarios del pueblo o que tienen el derecho a orquestar la vida de las personas hasta el último detalle, es propio de psicópatas manipuladores y arrogantes.
 

© Algaida 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Comunidad
No era una señora
La cena de los idiotas
George Steiner: "Estamos matando los sueños de nuestros niños"
La izquierda pija
Blasfemia
China cañí
¿Quién es el enemigo del obrero?
Llorar por llorar
Pedofilia: la amnesia de la prensa progre
La disminución demográfica no es, en sí, ninguna catástrofe
Imbéciles sin fronteras
La rebelión de las élites
CasaPound. Los "fascistas del tercer milenio"
Incapacitación
El mendigo del perro
Un oligarca escribe a los oligarcas
Pido disculpas
La izquierda y la libertad de expresión
Dieta mediterránea para el sueño europeo
Hoy quiero ser francés
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 GEORGE CHAYA
Occidente, víctima de su corrección política con el islamismo radical
2 JOSÉ JAVIER ESPARZA
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
3 AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política
4 ADRIANO ERRIGUEL
Cómo se puede ser antiamericano (V)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |