''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 25 de julio de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
También Santa Teresa era catalana. Y Cervantes, y Colón, y los Tartessos (de Tortosa), dicen los separatas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)

DAMIÁN RUIZ
Libertad política y libertad psicológica

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Master Class

JESÚS J. SEBASTIÁN
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Psicólogos Madrid
 Psicólogos Mundo
 Cursos de Atención
 al Cliente
TRIBUNA
El criollismo

Juan Pablo Vitali

23 de julio de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN PABLO VITALI

 En multitud de ocasiones, hablando del criollismo, me pareció inútil establecer unas definiciones rígidas que terminan siendo contraproducentes. Que lo criollo presupone lo europeo es algo indiscutible, luego tendremos el problema de definir lo europeo en porcentajes dentro del criollismo y así hasta el infinito.

En una tierra de aluvión como Sudamérica, es muy difícil saber quién es quién más allá de la segunda o tercera generación. Por otra parte, ese corte hacia atrás permite un crecimiento de la voluntad hacia adelante, tanto en el tiempo como en el espacio.
Ya de por sí europeo para nosotros no quiere decir nórdico, como para algunos adalides de la pureza racial. Tampoco quiere decir católico, como para todos los que definen criollo como una tendencia del cristianismo católico, más que como una identidad completa. Ni el nordicismo ni el catolicismo definen para mí la identidad criolla. La idea de hombre blanco y del cristianismo están presentes en el criollismo, pero no del modo como lo manifiestan los dogmáticos del racismo nórdico o del catolicismo internacional.
En primer lugar una visión amplia de lo que es el hombre blanco nos distingue de las estrecheces germanistas, en segundo lugar el Cristo del criollo era un dios propio y lejano de Europa, hecho a su propia imagen y semejanza. Un espejo de su propia soledad, escindido de un imperio como el de Carlos V que había pasado a saco a los estados pontificios.
Evidentemente el oro y la influencia clerical que nos quieren colgar a los criollos del cuello es una excusa para que internalicemos las culpas y enseñar en las escuelas el progresismo destructor. No tenemos porqué hacernos cargo de eso.
Cuando por primera vez leí La raza del espíritu de Evola, no fue algo que me asombrara. Luego me di cuenta que lo asombroso había sido haberlo vivido durante mi niñez, a estas alturas de la historia. La pertenencia era para nosotros más una actitud espiritual que una exacta medida racial, y compartir la cultura que daba pautas de conducta a nuestra acción, era algo que se nos daba en forma natural. De hecho todos antes o después, teníamos antepasados europeos que se nos perdían en la nebulosa de la historia y en la decisión espiritual de asumir nuevos espacios y un destino común trasmutados, sin los odios religiosos, ideológicos y sociales de la vieja Europa. Quizá por eso asumimos una cultura en general europea y no en particular de las regiones o de los países. Como Borges dijo: “Ellos eran españoles, italianos, franceses, etc. Nosotros somos europeos”, ciertamente de un modo particular, con un matiz y una mentalidad particulares. “Europeos en un dulce exilio”, como dijo también Borges. Una dulzura que hace tiempo terminó, para dar paso al peor rostro del sentido del mundo. Primero fueron por Europa, luego vinieron por nosotros, los europeos del destierro, a quienes la lejanía ya no pudo proteger en un mundo empequeñecido.
El criollo ha sido libertario respecto de órdenes ajenos, pero prusiano y estoico respecto del propio orden, establecido en forma natural por él mismo en su territorio, desde que los primeros españoles dejaron de ser nada más que españoles para convertirse en algo más. Algo presentido desde el principio en la epopeya española de América y desencadenado cuando el iluminismo Borbón metió a España dentro del sentido del mundo. Luego el comercio inglés hizo lo mismo con América, con igual ideología.
Las alianzas, las afinidades y los rechazos con otros habitantes de América fueron inmediatos. La gesta de Cortés fue una guerra civil americana que continuó con el protagonismo español. Lo mismo pasó en el Perú. No hubo un mundo bueno antes del hombre blanco y un mundo malo después. Esa forma de pensar es de enajenados, aunque ha tenido mucho éxito desde la escuela primaria hasta la universidad. Poco nos importa.
¿Cuál es entonces en definitiva la raza y la religión de los criollos? Nuestra identidad tiene raíces en el hombre blanco europeo, pero desdeñamos que  el oro y la inquisición sean nuestra identidad. Más bien es la idea de una orden guerrera o de varias órdenes muchas veces enfrentadas entre sí y en permanente alianza con gentes de otro origen a las cuales respetamos y  muchas veces amamos, en la dinámica y en la relación con el territorio infinito y en la recuperación de un sentido antiguo de lo sagrado, del héroe y de la vida como lucha y como destino en el sentido que los griegos nos definen.
El criollo en el terreno ha tenido una cierta idea fatalista del destino. Algo en cierta forma de oriental, de barón Unger Khan en las soledades de los últimos tiempos. Esa idea ha hecho también que la identidad de pertenecer a una raza y a una cultura se puedan observar desde una óptica mucho más amplia en relación con otros pueblos. Una comunidad orgánica aunque no sea la propia debe ser respetada y reconocida, aunque deba ser  combatida si no hay más remedio porque nuestros intereses terminan por ser irreconciliables.
No estamos contra los pueblos ni contra las identidades ¿Qué sentido tendría eso en un mundo globalizado por un poder enemigo de todos los pueblos del orbe? Los pueblos son nuestros aliados y nuestros hermanos en cuanto quieran y busquen la forma para serlo.
Más que la idea cerrada de raza lo que definió al criollo como destino en el mundo fue justamente ir en contra de tal sentido, a partir de la diáspora de un hombre europeo diezmado por el capitalismo y las ideologías del progreso. Si hay alguien que ha sido víctima de esas plagas ha sido justamente el hombre blanco criollo, cuyas élites degeneradas se aliaron con el mismo poder que hoy en día lo lleva a su aparentemente inevitable final.  Una idea equivocada de los criollos es un posible regreso espiritual y cultural a Europa sin más, a un europeísmo sudamericano desfasado que, aunque lícito por amor y por cultura, es inútil y nos tira para atrás como pueblo que no ha agotado su energía ni su destino. Arriba y adelante es para donde van los grandes pueblos, nunca hacia atrás en el sentido del mando y la voluntad.
La sabiduría de una identidad es no caer en una rigidez mórbida, pero que a su vez la dinámica del destino y de la historia no nos haga perder rumbo, el poder y el carácter. La flexibilidad cuando no es debilidad se convierte en sabiduría. La elección entre los elementos que nos fortalecen y aquellos que nos destruyen es la clave para sobrevivir.
Lo fascinante de todo esto es que está vivo, en movimiento. Una de las cosas que más me llamó la atención de Europa es la inmovilidad, su inmensa riqueza cultural totalmente congelada, como un premio al turismo adocenado, como una mera imagen. Ciertamente, todavía hay menos muerte en las calles de Europa que en las de Sudamérica, menos miseria; pero también hay menos locura vital, como si ya la raza hubiera agotado allí sus últimos bríos, soltando sus últimos y cansados estertores.
Hay un punto en el que todo es un misterio. No tendría sentido preguntarse por qué fue Alejandro el conquistador y no otro. No hay respuesta para eso. Tampoco hay respuesta ni instrumento para medir la cantidad de voluntad, la cantidad de arte, la cantidad de política que nosotros podemos generar ni cuáles son nuestros límites. Tampoco hay una definición de manual para saber quiénes son los nuestros. Existe un eje, una serie de conceptos y actitudes, pero al final hay una decisión que tomar. La Lealtad tiene mucho que ver en esto. A veces el manual nos invita a desechar de nuestro seno, a quienes finalmente terminan siendo los más leales a nuestra causa.
Hay que permanecer centrados y reflexivos, mantener un estilo y una forma de hacer las cosas que nos caracterice. Sin imitaciones. Sin prejuicios superficiales. Criollo es un tipo de persona con ciertas características materiales y espirituales, pero sobre todo lo que define es una voluntad de combatir a los mismos enemigos y responder a un centro espiritual y de poder propios, que aunque tarden en recuperarse sabemos que todavía existen porque lo sentimos dentro del pecho. Quizá nos vaya mejor cuando se acaben las explicaciones, después de todo, tampoco han explicado el nirvana, ya que lo superior acontece, luego se defiende, pero difícilmente pueda explicarse en su totalidad.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 23 de julio de 2013

Un poco antipático

Soy nueva interviniendo en este foro. Con toda delicadeza quiero decir que el comentario de La Redacción, más allá que tiene todo su derecho a hacerlo y a implementar el mismo, me parece antipático. He leído bastantes artículos de ´´El Manifiesto´´ y me parece que se repiten los comentaristas en todos ellos. No parecen que sean muchos los asiduos comentaristas. No más de diez. Creo que una publicación de éstas características se enriquece con los intercambios de opiniones y con mas reflexiones que los foristas insertan. Además, todos tienen un estilo sobrio y educado, más allá de que tengan posiciones muchas veces opuestas. En fin, son políticas editoriales y se deben respetar. Pero muchas veces no son las mejores. Es simplemente una opinión y una invitación a la reflexión. Sobre el artículo, excelente. Como argentina hija de inmigrantes españoles e italianos y emigrante a mi vez, me siento muy identificada con varios conceptos del mismo.

# Publicado por: Elisa (EEUU)
martes, 23 de julio de 2013

Los comentaristas que se toman por articulistas

A fin de impedir los largos comentarios con los que algunos lectores intentan satisfacer sus ansias de escribir artículos (para lo cual no es éste ciertamente el lugar), la extensión de los comentarios está limitada a 1.500 caracteres. La forma de eludir esta norma (sólo por parte de algunos, es cierto) era hasta ahora muy fácil: se escriben varios comentarios (I, II, III, etc.) y asunto concluido. Para evitar tal subterfugio se acaba de abolir tal posibilidad estableciendo un máximo de un comentario al día. Y como ello se puede obviar, aunque incómodamente, mediante otro subterfugio que no vamos a explicar, advertimos que tal práctica llevará a suprimir tales artículos, así como a bloquear el acceso de dichos lectores a la sección de Comentarios.

# Publicado por: LA REDACCIÓN (Madrid)
martes, 23 de julio de 2013

Interesantes reflexiones las del artículo.

Una primera anotación: el racismo europeo hace ya tiempo que ha dejado de ser nórdico o germanista. Hoy se habla del hombre europeo, indo europeo o ario, como raza y de las distintas etnias que a lo largo de la historia se han conformado. También, en los expositores serios ha dejado de ser supremacista, enarbolando la bandera del orgullo racial sin que implique estar en contra de otras razas o pretender dominarlas. Ha superado el espíritu colonialista del siglo XIX, que duró hasta la SGM y que fue una de las causas de la derrota de Alemania. Hoy un racista europeo alemán, se siente más cerca de un griego de Amanecer Dorado o de un palestino en Gaza, que de un germano socialdemócrata. Respecto al criollo, leyendo estas líneas me vino una imagen que no doy por cierta, pero que dejo para su crítica: los descendientes de romanos en las provincias del Imperio. Ellos fueron similares a quienes somos europeos de sangre y venimos de América. Una vez caído el Imperio Romano, en pocos siglos desaparecieron, tanto en Britania como en Hispania o Galia, absorbidos por grupos ya fueren originales, ya alógenos, que entraron en la historia. ¿Nos esperará el mismo destino? ¿Seremos los últimos sobrevivientes de un Imperio ya desaparecido? ¿Es nuestro destino ahogarnos en la marea de indígenas, afroamericanos y asiáticos y sus respectivas mezclas? Desaparecerán los valores que encarnamos para ser sustituidos por otros mejores o peores, pero sin duda diferentes?

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez Sosa (Reykjavik)
martes, 23 de julio de 2013

IDENTIDAD. la fe era factor eminente (1parte)

Que los criollos fueran católicos fue producto de la Potencia conquistadora.En la historia de la humanidad la religión fue un factor dado por hecho, no era una practica privada Esta consideración subalterna de la religión es hija de la Revolucion Francesa, del mundo moderno secularizado.-- También los indios aplicaban el concepto de religión como un componente vital, seria inimaginable ver a un indio decir YO NO CREO EN ESTO O EN TAL OTRA COSA, todos creían en lo que la clase ´´sacerdotal´´ dictaba. Resulto ser que los ídolos de piedra eran fáciles de derribar y los lideres con pretensiones de divinidad también eran fáciles de tocar y ser derribados. LA FE no era algo privado, ERA LA VIDA COTIDIANA, ERA EL ORDEN CIVIL . Mis documentos ciudadanos, eran la partida de bautismo, el matrimonio en la iglesia.-El factor de unión entre los ciudadanos no eran contratos sociales eran sacramentos impartidos por la Iglesia. Aunque no eran teocracias, como el Islam,,-. eran gobiernos CONFESIONALES (no secularizados, que es historia de la humanidad reciente).-

# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Europa: pagana y cristiana
Todo son negocios
Pobres los hombres sin mitologías
¿En manos de quién está el poder?
Contra la muerte de la Tierra y del espíritu
Los mercaderes del Templo navideño
El capitalismo mató al hombre blanco
Política y religión
La Argentina de Cristina Fernández de Kirchner
Magna Europa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Revista Elementos
Nº 76. La cultura como objeto-mercancía
Jesús J. Sebastián
1 Se cumplen 70 años del complot de Claus von Stauffenberg contra Hitler
2 Alexander Dugin, Rusia y la ´Gran Europa´
3 Vuelve a crecer la construcción. Más que en toda Europa
4 DAMIÁN RUIZ
Libertad política y libertad psicológica
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Master Class


Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |